Se abre la veda en el cielo de la Sierra

Aproximadamente a las 11 y media de la noche, entre Calzadilla y Guijo de Coria, a una altura de entre 2 y 3 palmos, se extiende Orión. Así que, a buscar sus muy visibles estrellas y nebulosas. Además, el 13 de diciembre, Cástor, de Géminis, estará a una altura de casi 3 palmos sobre Santibáñez el Alto. De allí, en la segunda mitad de la noche, irradiará la lluvia de meteoros conocida como las GEMÍNIDAS
M42 La nebulosa difusa más bella del firmamento
M42 La nebulosa difusa más bella del firmamento

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión”

(Roy, el replicante, en “Blade Runner”)

Muy bien. Vale. Sí, muy bonito, pero ¿de qué distancia está hablando?, porque hasta ahora no hemos dicho que las imaginarias figuras que los humanos colocamos en el cielo son, además, ilusiones ópticas; sus estrellas parecen estar en el mismo plano, pero las de Orión, por ejemplo, están unas a 300 años--luz, otras a 910 años--luz, otras a …,es decir, que no podemos hacernos una idea del lugar del que está hablando. A ver si somos más precisos.

ORION (el Gigante, el Cazador) era hijo de Poseidón y le enseñó a caminar sobre las aguas. Gran cazador, fue llamado por el rey de Khíos para que acabara con todas las fieras que asolaban su reino. Luchas, promesas rotas, violaciones, venganzas… Orión salió ciego de allí y se fue al país de Oriente, donde la
Aurora le devolvió la vista. En su persecución del rey de Khíos, se encontró con Diana, la Cazadora, delante de la que presumió y presumió de ser mejor que ella. Gaía, madre de Diana, le envió como castigo al Toro, al León y a la Osa Mayor, pero, como no podían con él, acabó mandándole al terrible Escorpión, del que tuvo que salir huyendo. Pero entonces Diana lo mató con una flecha, por haber acosado a sus siete vírgenes, las Pléyades. Y así está para siempre en los cielos, enfrentándose al Toro, huyendo del Escorpión y contemplando a las Pléyades.

“La más brillante y grandiosa de las constelaciones”, “la más espléndida del firmamento”, “la reina de las constelaciones”…a ella viajamos hoy. Está en parte en la Vía Láctea y el Ecuador Celeste la divide en dos. Seguramente llegó a la mitología griega a través de los aqueos y su nombre venga, entonces, de Uru--anna, “la Luz del Cielo”. Casi todas sus representaciones son como un guerrero armado con una especie de bastón y protegido por un escudo. Siempre fue asociada a un carácter tormentoso y se dijo que el naufragio de las naves romanas en la primera guerra púnica fue causado por haber zarpado justo después de la salida de Orión. También estuvo relacionada con el calendario, porque su orto matutino indicaba el comienzo del verano, el de medianoche marcaba la época de la vendimia y su aparición vespertina señalaba la proximidad del invierno.

En esta constelación descansó, para los egipcios, el alma de Osiris.

En la antigua Arabia era conocida como Al Jauzah, en alusión metafórica a su lugar Central en el cielo, y de aquí viene precisamente el nombre de la primera
de sus estrellas, BETELGEUSE (de “la axila del Central”) supergigante roja (si estuviera donde nuestro Sol, llegaría hasta Marte) de magnitud variable cada seis años, entre 0,4 y 1,3, portadora para los astrólogos de suerte, riqueza y honores militares. Más brillante que ella es RIGEL (de la expresión “la pierna izquierda del Central”), supergigante blanca de magnitud 0,1, junto a la que nace Eridanus. BELLATRIX (“la mujer guerrera”, de una traducción muy libre de su nombre árabe), en el hombro izquierdo, es la estrella de los destinados a grandes honores civiles o militares y, para las mujeres, portadora de fortuna y locuacidad. SAIPH (“la espada”, aunque en realidad está en la pierna derecha). Y ahora las tres famosas estrellas que forman el cinturón, también llamadas las TRES MARÍAS: MINTAKA (de “el cinturón”), prácticamente pegada al Ecuador Celeste; ALNILAM (“la sarta de perlas”), que es la central y ALNITAK (“el cinto”). En el mundo inglés se las conoce también como el BÁCULO DE JACOB.

Hay dos objetos en esta constelación que parecen manchas, a simple vista, pero que con telescopios muestran su gran belleza: junto a Alnitak, la NEBULOSA DE LA CABEZA DE CABALLO (NGC 2024), y debajo del cinturón, más o menos en el centro de la mitad inferior de Orión, la “nebulosa difusa más bella del firmamento”, M42, la GRAN NEBULOSA DE ORION, que brilla por la potente radiación de las jóvenes estrellas calientes que en ella se forman.

Hoy, 30 de noviembre, a eso de las 11 y media de la noche, entre Calzadilla y Guijo de Coria, a una altura de entre 2 y 3 palmos, se extiende Orión. Así que, a buscar sus muy visibles estrellas y nebulosas.

P.S.: Además, el 13 de diciembre, Cástor, de Géminis, estará a una altura de casi 3 palmos sobre Santibáñez el Alto. De allí, en la segunda mitad de la noche, irradiará la lluvia de meteoros conocida como las GEMÍNIDAS.