Cuatro con la ‘C’, en el cielo de la Sierra

Hoy, 22 de febrero, a eso de las 12 de la noche, Gemma está a medio palmo por encima de Torrecilla de los Ángeles. Podemos ver a la brillante Arcturus a casi un palmo sobre Hernán-Pérez, y a Diadema a poco más de un palmo por encima de Santibáñez el Alto
Corona y Coma
Corona y Coma

"Aquel que enumeró // Todos los luceros del cielo inmenso...// Kónon, en medio de la luz celeste, me vio"

("Poesías", 66, Catulo)

De nuestras constelaciones de hoy, dos están en el hemisferio norte y las otras dos, en el sur, y cada pareja lleva dentro una relación. Empezaremos por el norte.

Teseo, hijo de Poseidón- aunque Egeo, rey de Atenas, creyera que era suyo-se ofreció voluntario como uno de los 14 jóvenes atenienses que debían ir a Creta para ser ofrecidos en sacrificio al Minotauro. Una vez allí, tras discutir con el rey Minos y presentarse como hijo de Poseidón, Minos le puso a prueba arrojando su sortija al mar. Pero Teseo, con ayuda de las Nereidas, logró encontrarla, y la esposa de Poseidón, Anfitrite, le regaló una corona de oro y joyas. Entonces convenció al rey para que le dejara enfrentarse, solo y desarmado, al Minotauro: en caso de que venciera, los jóvenes atenienses serían liberados y el tributo terminaría para siempre. Ariadna, hija del rey, no pudo evitar enamorarse locamente de él y le ayudó, entregándole un ovillo de hilo para poder salir del laberinto en el que el Minotauro se encontraba. Muchas cosas pasaron, pero lo que aquí nos atañe es que Teseo acabó abandonando en Chipre a la fiel Ariadna, embarazada. Afrodita la protegió y la unió a Dioniso, llevando en su cabeza la corona que Anfitrite había regalado a Teseo. Murió en el parto, y en su recuerdo

los dioses colocaron en el cielo la CORONA BOREALIS ("La Corona Boreal" o "del Norte"). Es un semicírculo de siete estrellas, casi todas de magnitud 4, a un palmo por encima de Arcturus, como si fuera uno de los brazos de Boötes. Su estrella central, de magnitud 2,2, se llama GEMMA o ALPHECCA (de la expresión árabe "la brillante del plato"), y también es conocida a veces como "La Perla de la Corona" o "Santa Margarita". En la parte externa inferior de la Corona hay una curiosa estrella, la ESTRELLA FULGURANTE, que suele tener magnitud 11, pero de repente pasa a 2.

Al otro lado de Boötes, y casi por encima de la cola de Leo, está COMA BERENICES ("La Cabellera de Berenice"), constelación que nació en el siglo III a.C., de la mano del poeta Kallímakhos. Berenice era la esposa del rey de Egipto, Ptolomeo III, y había ofrecido su hermosa trenza a Afrodita, si su marido volvía a salvo de la guerra contra el rey de Siria, cosa que ocurrió. Pero un tiempo después la trenza desapareció del templo en el que estaba de ofrenda, y el Rey amenazó con un escarmiento a todo el pueblo.

Como parte interesada, el astrónomo Kónon  se inventó la historia de que Afrodita se la había llevado al cielo y que él allí la había encontrado, mostrándosela al rey. Todos felices y él, Astrónomo Real. Después Kallímakhos la inmortalizó en su poema "La Causa", donde sugería que Afrodita la había colocado en el firmamento para que la corona de Ariadna no estuviera sola. De todas formas, no fue una constelación oficial hasta que en 1602 fue introducida en el catálogo póstumo del astrónomo danés Tycho Brahe (1546-1601). Es una constelación muy débil, llena de galaxias, que se unen a las del cúmulo de Virgo, pero su observación es tarea de los telescopios. Sus tres estrellas principales forman una "uve", y sólo comentaremos la primera, DIADEMA, de magnitud 4,3, a poco más de medio palmo a la derecha de Arcturus.

Y nos vamos al hemisferio sur. Dos pequeñas constelaciones, debajo de Leo y Virgo y encima de la Hydra, pertenecientes al mismo relato mitológico, como Ovidio nos contó en los primeros años de nuestra era, en su obra "Fastos". Apolo, preparando una fiesta en honor de Júpiter, envió a un cuervo a una fuente a por agua y le entregó una copa, para que en ella la trajera. Pero fue pasando el tiempo mientras el cuervo estaba entretenido, esperando en una higuera a que sus higos madurasen. Cuando volvió, con una serpiente entre sus garras, le echó a ella la culpa de su tardanza, a lo que Apolo respondió "¿Y te atreves a engañar con tus palabras al dios de la profecía?". Y el cuervo fue castigado. Y en recuerdo de este relato, las tres constelaciones están juntas en el cielo.

Ya visitamos la Hydra en nuestros viajes por el mundo de las aguas celestes, así que nos quedan dos.

CORVUS ("El Cuervo"), no lejos de la brillante Spica, de Virgo. Tiene forma de cuadrilátero irregular y y sus dos principales estrellas son AL CHIBA ("La Tienda", que era el nombre que los árabes del desierto daban al conjunto de estas estrellas), de magnitud 4, y GIENAH (de la expresión árabe "el ala derecha del cuervo"), de magnitud 2,6.

Un poco al oeste del Cuervo está CRATER ("La Copa"). Todas sus estrellas son de magnitud superior a 4, así que sólo mencionaré a la primera, ALKES (del árabe "cuenco poco profundo"), de magnitud 4,1.

Hoy, 22 de febrero, a eso de las 12 de la noche, Gemma está a medio palmo por encima de Torrecilla de los Ángeles. Podemos ver a la brillante Arcturus a casi un palmo sobre Hernán-Pérez, y a Diadema a poco más de un palmo por encima de Santibáñez el Alto. Si vamos girando la cabeza lentamente hacia la derecha, nos iremos encontrando sucesivamente a Corvus y Crater, a una altura de entre medio y un palmo, en la zona comprendida entre Guijo de Coria y Calzadilla.