Pequeñitas, en el cielo de la Sierra

Hoy, 22 de marzo (¡Ya estamos en Primavera!), a eso de las 6 de la madrugada (del 23, naturalmente), mirando un poco hacia la derecha de Moraleja está Corona Australis muy cerca del horizonte. Lupus se extiende hasta casi un palmo, mirando hacia Calzadilla. El Escudo, entre uno y dos palmos por encima de la Corona Austral y un poco hacia su derecha. Sagitta y Vulpecula, a casi tres palmos por encima de Pozuelo de Zarzón. Lacerta, a un palmo y medio entre Cadalso y Hernán-Pérez. Para Pyxis hay que mirar a una hora distinta, a eso de las 10 de la noche está más o menos a un palmo por encima de La Moheda

PysisBueno, ya sólo nos quedan dos o tres excursiones para completar el recorrido anual por los cielos de la Sierra. Hoy he seleccionado siete constelaciones y así habremos visitado casi todas las que son visibles desde nuestra latitud. Tienen varias cosas en común: son pequeñas, poco brillantes, ninguna de sus estrellas tiene un nombre especial y se van desplegando por el camino de la Vía Láctea. Tres fueron introducidas en un catálogo del astrónomo polaco Johannes Hevelius (1611-1687), publicado póstumamente en 1690 (Lacerta, Vulpecula y Scutum), otra en 1763 en un catálogo del francés Nicolas Louis de Lacaille (1713-1762) (Pyxis) y las otras tres pertenecen a la antigüedad (Sagitta, Corona Australis y Lupus).

La parte de la Vía Láctea que nosotros podemos ver a lo largo del año se extiende desde la zona de las constelaciones de la Nave Argo hasta la de Scorpius. Recorrida en este sentido, el orden del viaje de hoy será: Pyxis (entre Vela y Cassiopea), Lacerta (entre Cassiopea y Cygnus), Vulpecula y Sagitta (entre Cygnus y Aquila), Scutum (entre Aquila y Sagittarius), Corona Australis (por debajo de Sagittarius) y Lupus (al lado de Scorpius). Y ya empezamos.

PYXIS (la Brújula), evidentemente con un nombre poco apropiado para una parte de una nave de la Grecia antigua, pero así quería Lacaille rendir homenaje a los instrumentos técnicos que fueron fundamentales para la ciencia del siglo XVIII (de hecho, introdujo también la Bomba de Aire, los Compases, el Reloj, el Microscopio,…). Está encima de la Vela y a la izquierda de la Popa.

LACERTA (el Lagarto), con sus estrellas descendiendo en zig-zag, se dice que fue elegida por Hevelius porque no había espacio entre Andrómeda y el LacertaCisne para ningún animal de otra forma.

VULPECULA (la Raposilla), junto a Albireo, del Cisne. En julio de 1967 unos astrónomos de la Universidad de Cambridge descubrieron en ella el primer objeto celeste que emitía pulsos de radio regulares, es decir, el primer PÚLSAR (del inglés “pulsating star”, estrella pulsante). Son estrellas de neutrones muy densas, que giran a velocidades enormes y al hacerlo emiten ondas de radio. En la parte inferior, frontera con Sagitta, están sus dos objetos más llamativos, pero son necesarios unos prismáticos: la PERCHA, grupo de estrellas con esta forma, y M 27, la NEBULOSA DUMBBELL o de las PESAS, por la forma de la nube de gases que va arrojando una estrella en la fase final de su vida.

SAGITTA (la Flecha), justo por debajo de Vulpecula y por encima de Altair, del Águila. Ha tenido diversas interpretaciones: la flecha que lanzó Hércules, en su quinto trabajo, contra las aves del lago Estínfalo, o aquella con la que Apolo acabó con los Cíclopes, e incluso la de Cupido. Es la tercera constelación más pequeña del firmamento, y en el centro de sus cuatro estrellas principales tiene un hermoso cúmulo globular, M 71, pero hacen falta prismáticos.

ScutumSCUTUM (el Escudo), junto a la parte sur del Águila y por encima de Nunki y Kaus Australis, de Sagitario. Hevelius le puso en un principio Scutum Sobieskii, en honor del rey polaco Juan Sobieski III. En la parte norte, pegado al Águila, está M 11, llamado el CÚMULO DE LOS PATOS SAVAJES, porque sus estrellas parecen el dibujo de una bandada de estas aves. En la parte sur, en la frontera con Sagitario-y a la que en realidad pertenece- está M 17, la NEBULOSA OMEGA  o de la HERRADURA.

CORONA AUSTRALIS (la Corona del Sur), por debajo de Nunki, Se suele decir de ella que es la corona que llevaba el centauro Sagitario.

Y la última, LUPUS (el Lobo), a la derecha del Escorpión y no lejos de Antares. En la tradición mitológica está asociada al centauro Quirón, como ofrenda de éste a los dioses. Está llena de estrellas dobles, pero aquí se necesita un telescopio.

Hoy, 22 de marzo (¡Ya estamos en Primavera!), a eso de las 6 de la madrugada (del 23, naturalmente), mirando un poco hacia la derecha de Moraleja  está Corona Australis muy cerca del horizonte. Lupus se extiende hasta casi un palmo, mirando hacia Calzadilla. El Escudo, entre uno y dos palmos por encima de la Corona Austral y un poco hacia su derecha. Sagitta y Vulpecula, a casi tres palmos por encima de Pozuelo de Zarzón. Lacerta, a un palmo y medio entre Cadalso y Hernán-Pérez. Para Pyxis hay que mirar a una hora distinta, a eso de las 10 de la noche está más o menos a un palmo por encima de La Moheda.