Pero mira cómo beben en el cielo de la Sierra (II)

Alrededor de las 11 de la noche, nuestras tres constelaciones están entre el Este y el Sur. Fomalhaut, un poco a la izquierda de Moraleja, a un palmo más o menos. Si después vamos girando lentamente nuestra mirada hacia Santibáñez el Alto, a un palmo y medio nos iremos encontrando con Cetus. Encima de ella, Pisces, con el primer pez a casi 3 palmos sobre Santibáñez, y la Rueda del segundo, a 2 palmos y medio sobre Calzadilla
“… un pulso entre el agua y su mano,
El tacto de algo antiguo y enterrado en lo hondo,
La visión y el latido haciendo movedizas las arenas.”

(“Pisces”, J. Burnside)

El punto Aries está ahora en…

¡PISCES!, vulgarmente conocido como Piscis; pero dicho de esta forma está en singular, lo que probablemente sea restos de una época en la que esta constelación consistía en un sólo pez.

¡Y otra vez una venganza!, en este caso de una madre, Rhéa, contra su hijo, Zeus. En unión carnal (o, más bien, celestial, digo yo) con Tártaros, engendró al monstruo más terrible, Typhón, cuyos tentáculos eran serpientes que cubrían desde Oriente hasta Occidente. Los dioses huyeron aterrados y fueron convirtiéndose en distintos animales. Dos de ellos, Afrodita y Eros, en peces, que son los simbolizados en esta constelación. Unos dicen que en su huida se sumergieron en el Nilo, otros, que en el Éufrates, y que por esta razón los sirios no tomaban pescado de río. En el cielo están unidos por dos cordones atados con un nudo. Toda la constelación, de estrellas poco brillantes, es como una gran boca dispuesta a comerse el Cuadrado de Pegaso. Uno de los peces empieza cerca de Mirach, de Andrómeda, y el otro se halla por debajo del Cuadrado, con una parte de su cuerpo formada por un grupo de estrellas llamado el PEQUEÑO CÍRCULO, o también la RUEDA. El Ecuador Celeste la separa de su vecina Acuario, quedando ésta por debajo y Pisces por arriba.

Era considerada como una malvada influencia en los asuntos humanos, y los egipcios, cuando querían representar algo odioso, usaban un pez en sus jeroglíficos. Pero para los judíos era la constelación nacional, porque varias conjunciones planetarias que en ella ocurrieron fueron relacionadas con la guía de los Reyes Magos hacia Belén y con el nacimiento de Moisés. Su estrella más conocida es AL RISCHA (del babilonio Riksu, que significa “cuerda”), el nudo que une las dos cuerdas que atan a los peces. Sin embargo, la más brillante (¡de magnitud sólo 3,6!) está en la cuerda más al norte, ETA-PSC.

Por debajo de Acuario, y bebiendo el agua que mana de su ánfora, está PISCIS AUSTRINUS o PISCIS AUSTRALIS (“el pez del sur”), que en las creencias antiguas representa al padre de los otros dos peces; incluso, a veces, se relacionaba con el dios babilónico Oannes, el que enseñó la sabiduría a la humanidad. Aunque no es una constelación muy famosa, tiene una estrella que está entre las veinte más brillantes del firmamento, FOMALHAUT (“la boca del pez”), blanco azulada y de magnitud 1,2. Considerada una de las llamadas estrellas lunares, fue muy importante en las cartas celestes para la navegación.

El pez norteño de Pisces, por su cercanía a Andrómeda, era para algunos la representación del monstruo dispuesto a devorarla, pero no es así. El verdadero terror de Andrómeda es CETUS (“la ballena”), que se extiende por debajo de Pisces y cruza el Ecuador Celeste. Es la cuarta constelación por tamaño, y como su cabeza no está lejos de Tauro, que es más visible, se suele usar ésta para localizarla. Formando parte de una especie de pentágono irregular, en ella está MENKAR (“la nariz”, aunque en realidad señala las mandíbulas del monstruo). En la cola, cerca de las aguas vertidas por Acuario, está DENEB KAITOS (del árabe “la cola de la ballena que queda hacia el sur”). Y, finalmente, la estrella más famosa de esta constelación es MIRA (“asombrosa” o “maravillosa”), más o menos a mitad del cuello y cerca del nudo de Pisces. Lo que tiene de especial es que es una estrella variable de periodo largo, unos 11 meses, cambiando su magnitud entre 3 y 10, es decir, que unas veces es visible y otras, no. En 1638 fue el primer testimonio escrito de una estrella de estas características.

Hoy, 19 de octubre, alrededor de las 11 de la noche, nuestras tres constelaciones están entre el Este y el Sur. Fomalhaut, un poco a la izquierda de Moraleja, a un palmo más o menos. Si después vamos girando lentamente nuestra mirada hacia Santibáñez el Alto, a un palmo y medio nos iremos encontrando con Cetus. Encima de ella, Pisces, con el primer pez a casi 3 palmos sobre Santibáñez, y la Rueda del segundo, a 2 palmos y medio sobre Calzadilla.