RESTAURANTE CASA LAURA EDITA LA PRIMERA CARTA DEL MUNDO EN FALA

La fala se sirve en plato

El Restaurante Casa Laura, en Valverde del Fresno, da un paso más allá en la defensa, difusión y preservación de su lengua materna y edita una nueva carta bilingüe castellano/valverdeiro, una de las tres variantes de A Fala. Más de 35 platos de temporada y una carta de vinos compuesta por 25 exquisitos caldos. Además, el restaurante crea un sello de garantía que certifica que, salvo el pescado, todo lo que se sirve en sus platos está elaborado con productos de la Sierra de Gata. 

 

Fátima Carrasco, alma junto a José A. Cano de Casa Laura
Fátima Carrasco, alma junto a José A. Cano de Casa Laura

Hay una máxima en la cocina que sostiene que el cariño es el ingrediente secreto de los mejores platos. Si este cariño salta de los fogones e impregna la barra, las mesas y la terraza de un restaurante, el resultado no puede ser sino una experiencia maravillosa. José A. Cano es mañego y Fátima Carrasco, valverdeira de cuna y corazón. Un maridaje falante que combina en casa y en el trabajo dos de las tres variantes de la lengua.

Con la ayuda de la asociación cultural A Nosa Fala, José y Fátima acaban de editar la primera carta bilingüe castellano/valverdeiru del mundo. Con este gesto quieren “defender, preservar y difundir la lengua de nuestros ancestros”, declara la experta cocinera a este digital, que heredó el arte de los fogones de su madre, doña Laura. 

Su afán pionero ha ido en esta ocasión más allá de su lengua materna. También han creado un sello de calidad y garantía por el que certifican que Casa Laura “protege, promueve y consume los productos locales de gran calidad de la zona”. Sello de Protección de productos locales Casa Laura, de Valverde del Fresno. www.sierradegatadigital.es

Así podemos disfrutar, tanto por precio como por calidad, de un menú a base de “Axins da horta asaus en carbon con lomus de bonitu y regaus con AOVE Vieiru” y continuar con “secretu ibéricu a plancha con mermelá xalimegu gourmet” o decantarnos por un pescado “Bacalau a lagareira asau y regau con aceite Vieiru”. Y para compartir “croquetas caseiras de boletus”.  

Casa Laura cumple 18 años de servicio sin descanso a la comunidad y quiere celebrarlo mirando al futuro pero sin olvidar su pasado, sin renunciar a la lengua en la que ambos, José y Fátima; Fátima y José, todo lo aprendieron. 

Para la traducción de su carta han contado con la inestimable colaboración de la asociación cultural A Nosa Fala, y más concretamente, de su vecina valverdeña Pilar Téllez que, como ellos, ama su idioma casi casi por encima de todas las cosas. 

Este fin de semana los comensales pudieron disfrutar de la nueva carta y la sorpresa y los parabienes se fueron multiplicando de mesa en mesa. 

La elegante carta con cubiertas negras y decoración vegetal ha sido diseñada por Laura Lajas y en su página de Bienvenida//Ben Vindu pueden leerse verdades como puños tales como que en la Sierra de Gata “estás en un lugar único, en el oasis extremeño, ajeno a la dehesa... una Extremadura diferente de agua y sierra, un lugar donde se conservan las costumbres y fiestas típicas, un rincón con una lengua propia, A Fala, transmitida de generación en generación sin más sustento que el amor hacia ella”, como el que José y Fátima sienten.  “Y es que aquí.. no hablamos, aquí falamus, aquí no olemos, aquí cheriamus, aquí no escuchamos, aquí escutamus”. 

La riqueza culinaria de Casa Laura también se embota. Casa Laura ha creado la marca Xalimegu (Xali, de Xálima, Me, de mermelada y Gu, de gourmet), de mermeladas caseras con las que puedes disfrutar de las tradicionales de albaricoque o ciruela roja o las más modernas como la elaborada con piña y vodka. 

Mucho repetimos en este digital que A Fala está pasando un momento dulce, como las mermeladas de Xalimegu, y con iniciativas como la de Casa Laura este momento se convertirá en una eternidad. 

Enhorabuena. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481