La fala, motor económico del Valle del Eljas

El interés que despierta este fenómeno lingüístico entre los investigadores allende nuestras fronteras y el inicio de las obras para la construcción del Centro de Estudios sobre A Fala marcan un nuevo rumbo en la estrategia de desarrollo de Us Tres Lugaris

Torre Campanario de San Martín de Trevejo
Torre Campanario de San Martín de Trevejo

A fala guarda en sus formas y en sus modos arcaísmos medievales del gallego del siglo XIV. Ese pronombre final tras el participio constata una forma ya desaparecida en Galicia.

Para Xosé Henrique Costas, profesor y vicerrector de la Universidad de Vigo, los arcaísmos léxicos, morfológicos y sintácticos preservados en a fala de Us Tres Lugaris son el eslabón perdido entre el gallego antiguo y el actual. 

Lo que en la calle de Us Tres lugaris es lenguaje común, en Galicia, el vocabulario del valle de Xálima es terminología culta, --marmelu, en Valverde o Peró, en Eljas, para membrillo o migrá para granada--. Con más esfuerzos que resultados, instituciones educativas y formaciones políticas intentan extender en las calles de Galicia lo que en Valverde, Eljas y San Martín es fluir natural entre vecinos.

A fala. A fala se mueve, la fala preocupa y alrededor de ella se está creando una renovada corriente de opinión que busca su prestigio y difusión. 

El peligro está, coinciden falantes y estudiosos de la fala, en la castellanización de sus tres variantes. Este peligro se sitúa en los jóvenes menores de 25 años, pero en realidad comenzó en los años 80.  Paradógicamente, cuando los niños dejaron de trabajar, de ayudar a sus familias en el campo, la fala comenzó a desaparecer. La televisión y la homogeneización cultural que han traído la globalización económica y los medios de comunicación de masas están dando el último empujón a la llegada de un peligro inminente de extinción.

Es necesario incluir la fala en las aulas y convencer a la comarca en su conjunto del enorme tesoro que supone este idioma para Sierra de Gata desde un punto de vista cultural, patrimonial y de investigación, pero también económico y de desarrollo turístico. 

En estos momentos, se está fraguando la creación de una asociación cultural para la recuperación, preservación y difusión de la fala. Universidades como la de Vigo mantienen continuas líneas de investigación abiertas. En breve, se leerá la tesis de Arantxa Román sobre la misma, un diccionario con 5.000 términos en valverdeiro, lagarteiro y mañego que estamos deseando conocer. 

Us Tres Lugaris son, permítanmelo mis lectores, un Parque Temático Lingüístico donde investigar, estudiar en vivo una de las lenguas minoritarias que existen en el mundo.  Cuando otros se quiebran la cabeza para crear un “producto turístico definido”, Valverde del Fresno, San Martín de Trevejo y Eljas lo tienen en sus calles, en su oferta de alojamientos y restaurantes, en la posibilidad de actividades en la naturaleza, rutas, equitación, escalada, senderismo, micología...,los más hermosos castañares de la Sierra.

La organización de cursos de verano y seminarios es una posibilidad inexplicablemente ignorada en la zona, hasta el momento, por las autoridades que tienen competencia y dinero para poder promoverlos. El Centro de Estudios sobre A Fala cuyas obras ahora se inician debe ser un revulsivo en este sentido y organizar y promover jornadas, encuentros y seminarios entre falantes y hablantes de otras lenguas minoritarias, entre investigadores y científicos, entre asociaciones y estudiosos particulares. 

La promoción de A fala no solo beneficia a los falantes y a la Sierra de Gata en su conjunto. El beneficio de su promoción revierte en toda Extremadura y la pone en la órbita internacional de las exclusivas comunidades que poseen lenguas minoritarias.

Pero tan importante o más que su promoción es, en estos momentos, su registro.  Es urgente, y así lo entienden los creadores de esta nueva asociación de falantes que ahora comienza a andar,  promover las relaciones intergeneracionales. En este punto hay que tener en cuenta que el tiempo juega en contra del registro del vocabulario y la riqueza oral de la zona por la avanzada edad de sus depositantes.  

En este sentido, como agua de mayo comienzan las obras del futuro Centro de Estudios sobre A Fala en San Martín de Trevejo. A fala ya cuenta con un continente, ahora viene el reto de llenarlo de contenido y vida.