Jesús Vicente Chamorro “ el Fiscal Rojo”. De Valverde del Fresno a la Fiscalía del Tribunal Supremo

Durante años estuvo vigilado y controlado por la Brigada Político Social arriesgando su carrera profesional y su comodidad personal además de otras cosas. Fue escudo de perseguidos y cuando algún conocido suyo era detenido se presentaba en la comisaría tan sólo para inquietar a todos con su presencia
El fiscal Jesús Vicente Chamorro
El fiscal Jesús Vicente Chamorro

Jesús Vicente Chamorro nació en 1929 en Valverde del Fresno era hijo de un carabinero de ideas republicanas. Seguramente tenía algún vínculo familiar con Jesús Chamorro Piñeiro, médico de Valverde del Fresno que fue depurado en 1936; ya que había sido nombrado por el Frente Popular médico del cuerpo de carabineros destinado en esa localidad y retirado del cargo cuando se produjo la insurrección armada.

Muchos años después contaba reiteradamente que se hizo fiscal porque era pequeñito y ello le impedía hacerse carabinero como él deseaba.

Se licenció brillantemente en la Universidad de Salamanca. Durante esos años universitarios, 1948, tuvo el coraje de repartir octavillas clandestinas en la calle del Partido Comunista de España, al que estaba afiliado.

En 1966 promovió un acto de homenaje a Antonio Machado en la localidad de Baeza que terminó disuelto por la policía a golpe de porra, y eso que tenían el beneplácito del alcalde de la localidad para realizar el acto e inaugurar un busto del escritor. Tanto Jesús como todos aquellos que colaboraron en dicho acto tendrían que esperar diecisiete años para celebrar dicho homenaje.

En 1968 promovió la creación de Justicia Democrática, pero hasta 1977 no pudieron celebrar su primer congreso.

Durante años estuvo vigilado y controlado por la Brigada Político Social arriesgando su carrera profesional y su comodidad personal además de otras cosas. Fue escudo de perseguidos y cuando algún conocido suyo era detenido se presentaba en la comisaría tan sólo para inquietar a todos con su presencia.

En mayo de 1978 se le aperturó un expediente por orden del Fiscal General del Reino, Juan Manuel Fanjul, por intervenir en el programa La Clave, en el que se trató los errores judiciales en España, sin autorización de sus superiores. Finalmente acabó con un apercibimiento y una campaña de solidaridad.

Fue nombrado Fiscal del Tribunal Supremo el 25 de junio de 1978; sin embargo su nombramiento fue recurrido por la Asociación de Fiscales para que no fuese nombrado para dicho cargo.

Ese año decisivo abandonó su militancia en el Partido Comunista de España. En 1982 recibió un homenaje de sus compañeros de tertulia del Café Gijón. Fue un orador impecable y un optimista patológico; de pequeña estatura tenía una inteligencia privilegiada y una gran sabiduría. Fue un gran procesalista, civilista y penalista, su vida estuvo dedicada a la justicia y el derecho.

Su carácter intelectual no le eximió de un perfil combativo, no arrugándose en ningún momento ante el prepotente y siempre en defensa del débil; además durante toda su vida fue un fiscal comprometido.

Tuvo sus escritores fetiches, Unamuno, Antonio Machado y Cervantes. Su manejo del lenguaje era perfecto, preciso y escueto como su sobriedad personal.

Durante 37 años estuvo casado con Carmina Carbajosa. Jesús Vicente Chamorro fallecía el dos de abril de 2001 en Madrid dejando un gran vacío en el seno del mundo del derecho.

Escribió entre otros los siguientes libros:

Año nuevo, año viejo en Castilblanco (1985); Algunas consideraciones sobre delito y sociedad (1983); La Persiguilidad del Falso Testimonio en Causa Civil; Derecho Procesal: Civil y Penal ajustado al programa para oposiciones al ingreso en la escuela judicial; El recurso de Casación en Materia Civil.