116. Inteligencia (II)

Durante la mayor parte de la historia del hombre, siempre se dio por sentado que no estábamos solos. La existencia de otras inteligencias siempre se dio por aceptada como lo más general

Una de las grandes preguntas que el ser humano se ha hecho siempre es: ¿estamos solos?

¿Son los seres humanos los únicos  con ojos que exploran las profundidades del universo? ¿Los únicos constructores que construyen dispositivos que amplían los sentidos naturales? ¿Los únicos dotados de mentes que se esfuerzan por comprender e interpretar lo que ve y se intuye?

La respuesta quizá podría ser: ¡no estamos solos! Hay otras clases de seres que buscan y se hacen preguntas y hasta puede que de una manera más eficaz que la nuestra.

Muchos astrónomos creen que esto es así, y yo también lo creo.

No sabemos dónde se encuentran esas mentes, pero están ahí en alguna parte. No sabemos qué hacen, pero algo harán, no sabemos como son, pero si se preguntan cosas, es que son inteligentes.

¿Nos encontrarán, si están ahí fuera? ¿Acaso nos han encontrado ya?

Si no lo han hecho todavía, ¿podemos encontrarlos? O mejor aún, ¿Debemos encontrarlos? ¿No será esto peligroso?

Estas preguntas son las que deberemos hacernos cuando hayamos convenido que no estamos solos, y los astrónomos se las están haciendo ya.

Todo este asunto de la búsqueda de vida inteligente extraterrestre, se ha vuelto ahora tan común, que de hecho se ha abreviado en SETI (Search ExtraTerrestrial Inteligence), para evitar confusiones de a que nos estamos refiriendo.

Tal vez el lector crea que antes de las últimas décadas, los seres humanos daban por sentado que estábamos solos, y que el concepto de inteligencia en otros planetas llega como una gran sorpresa y obliga a la gente a someterse, lo quiera o no, a la revolución interna de una nueva idea.

¡Nada más lejos de la realidad!

Durante la mayor parte de la historia del hombre, siempre se dio por sentado que no estábamos solos. La existencia de otras inteligencias siempre se dio por aceptada como lo más general.

Esas creencias no han surgido a causa de los adelantos de la ciencia. Todo lo contrario, lo que la ciencia ha hecho ha sido retirar todos los apoyos de las antiguas suposiciones casuales, acerca de la existencia de inteligencia en otras partes. Toda la antigua mitología y cosmología está poblada de seres muy distintos a los humanos terrícolas.

Es la ciencia “moderna” la que ha creado en torno nuestro, el concepto de que la humanidad es única.

Como decía Albert Einstein:”si estamos solos, cuanto espacio desperdiciado”

Hasta otro día amigos.

Un abrazo.

Agustín.

Basado en Isaac Asimov, Civilizaciones Extraterrestres, de editorial Bruguera.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481