153. Vivir o supervivir

No podemos perder el punto de vista que nos dice, que la tecnología sin corazón es destructiva, pero tampoco podemos perder la referencia de que la espiritualidad sin ciencia es absurda e incompleta

Vivir o supervivir
Vivir o supervivir

Como ya he expresado en otras ocasiones, yo pienso que todo lo que existe es energía. Toda la materia, la visible y la invisible, incluidos los pensamientos, todo es energía en diferentes grado de manifestación o de vibración.

El proceso evolutivo de la Tierra es energía manifestada en sus diferentes reinos: mineral, vegetal, animal y también el nivel humano. Es lo que la filosofía oriental llama La Danza de la Energía o Universo Manifestado.

Dentro de esta manifestación el ser humano se ha creído y auto titulado,  “el ser más inteligente de la creación”. ¿Pero es esto así?  Esto afirmaría que estamos por encima de los otros reinos, que somos los reyes de lo creado.

Esta idea parte, supongo, de la observación de los logros alcanzados, ante los que deberían inclinarse las demás criaturas, como son: el descubrimiento y uso del fuego, la rueda, la agricultura, las pirámides, la bombilla, la radio, la penicilina, el teléfono, la televisión, internet…etc. etc. etc. Tantos y tantos descubrimientos e ideas prácticas que nos ha regalado el ser humano, para llevarnos a esta “sociedad del bienestar”.

Pero no podemos perder el punto de vista que nos dice, que la tecnología sin corazón es destructiva, pero tampoco podemos perder la referencia de que la espiritualidad sin ciencia es absurda e incompleta.

Aún a pesar del tiempo transcurrido y de la cantidad de logros obtenidos como especie, seguimos matándonos, participamos de guerras reales y dialécticas, desconfiando del vecino y del inmigrante, colocando etiquetas enjuiciadoras a propios y extraños en una escalada de despropósitos que parece no tener fin o en todo caso llevarnos a la desaparición.

Llegados a este punto cabe preguntarse ¿realmente el ser humano es la  más inteligente manifestación de la creación?

Toda manifestación de lo creado incorpora algo de conciencia del Creador. ¿Y la madera? por ejemplo. Cada átomo de su estructura, cada bosón, cada leptón de su constitución energética tiene conciencia ¿de qué?...de ser madera. Es madera porque todo su ser tiene conciencia de su naturaleza de madera. ¿Podemos decir lo mismo como seres humanos?

Cargados de inconsciencia y de razón, mal utilizamos nuestra capacidad pensante, esa que tan alegremente catalogamos de superior, desviando el enfoque de nuestra verdadera naturaleza, la divina, hacia cosas mundanas e incluso irreales, lo que nos impide regresar a nuestra verdadera casa, a nuestro origen divino.

La naturaleza es como es, nunca se han visto árboles impuros o salamandras inmorales o montañas vengativas o águilas ridículas. Cada cual cumple su rol en la naturaleza a la perfección al 100%. Excepto el ser humano.

Hasta que no encarnemos al 100% nuestra naturaleza divina que, por supuesto, incluye la aceptación y vivencia de la humana, estaremos viviendo solo al 50%, es decir, superviviendo.        

Hasta otro día amigos

Un abrazo

Agustín

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481