¿Qué es un notario?

La pregunta puede parecer muy simple, pero la respuesta no lo es tanto. De entrada, el notario es un funcionario público, pero también es un profesional del Derecho

La pregunta puede parecer muy simple, pero la respuesta no lo es tanto. De entrada, el notario es un funcionario público, y así puede dar fe pública de cómo está una cosa en un momento determinado (por ejemplo, una casa el día después de una inundación, justo antes de empezar las obras de reparación). El acta así firmada hará prueba en juicio, salvo que se demuestre que fue falsificada.

Pero también es un profesional del Derecho. Es decir, no sólo da fe pública de los hechos que recoge en acta (por ejemplo), sino que asesora a las partes sobre la mejor manera de lograr lo que quieren. Por eso, unas veces hay que recomendar un camino muy distinto al que pretendía el cliente al llegar a la notaría; otras, simplemente, que no se firme. Ejemplo de lo primero he tenido ante clientes que venían a renunciar a una herencia de un primo "para evitarse líos", y han terminado otorgando un poder a otro primo de confianza para cobrar su parte, superior a los mil euros, después de descontar gastos. Y ejemplo de lo segundo, en algunas donaciones que, incluso de padres a hijos y con la ley actual, podían resultar carísimas fiscalmente por el impuesto de ganancia de patrimonio (el "susto del irpf siguiente").

El notario no cobra un sueldo de la administración, sino el arancel a quienes le requieren, regulado en un decreto de 1989, y corre con todos los gastos de personal, local y material de la notaría. Por eso las oposiciones han seguido convocándose a pesar de la crisis.  

Para ser notario, hay que aprobar la carrera de derecho, y después, unas oposiciones que pueden durar desde un año, para casos rarísimos, hasta más de veinte, e incluso treinta, en el otro extremo. La media ronda los ocho años, y servidor empleó casi diez en aprobarlas. Incluso tiré la toalla en 2003, para volver a intentarlo a partir de 2008, y lograrlo en 2011. Tomar la decisión de empezarlas es mucho más difícil que la de dejarlas, pues a medida que avanza el tiempo, más difícil es abrirse camino en el mercado laboral, y más se "domina" el temario, con muchos artículos cuya memorización, como si se tratase de un drama de Calderón de la Barca, lleva horas y horas...

Como curiosidad, terminar diciendo que cada vez hay más mujeres en este cuerpo, desde que en 1942 Consuelo Mendizábal aprobase las oposiciones, antes de que el régimen les vedara el acceso, pues sólo se permitieron tres convocatorias para que intentaran aprobar las que habían empezado desde 1931, cuando se les abrió la puerta. Y entraron sólo dos más, Margarita Baudín y Carolina Bono, en 1944 y 1947; hasta 1971, en que aprobó María Jesús Guardo, y empezó a normalizarse el acceso sin dicha discriminación. La número uno de mi promoción, y con diferencia, fue una chica de 26 años.     

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481