Premiados...también somos todos

Hace tiempo, en una entrevista, el famoso presentador Carlos Sobera contestaba que quien siempre ganaba en sus concursos era Hacienda. Bien lo sabe quien, antes que presentador y actor fue...profesor de Derecho de la Publicidad

Mondoñedo, Lugo
Mondoñedo, Lugo

Uno de los mayores éxitos de la televisión es la producción de concursos donde los premios pueden llegar a ser cuantiosísimos. Es raro el que no ha oído hablar de "Pasapalabra" o de otros programas por el estilo, cuyos ganadores consiguen hasta cantidades con siete dígitos (que es como decir más de un millón de euros).

Hace tiempo, en una entrevista, el famoso presentador Carlos Sobera contestaba que quien siempre ganaba en sus concursos era Hacienda. Bien lo sabe quien, antes que presentador y actor fue...profesor de Derecho de la Publicidad.

Y es que, al abonar un premio, la productora del programa hace una retención a efectos del IRPF, es decir, no se abona todo lo que se gana. Es más, al hacer la declaración del año siguiente, hay que pagar más, especialmente en los casos de grandes importes en periodos relativamente cortos de tiempo (cantidades en torno al millón de euros conseguidas en tres o cuatro meses, por ejemplo).

De esta tributación no se escapa ya ni la lotería nacional o la ONCE. Si hasta 2012 lo que se ganaba en estos juegos de azar "protegidos" iba íntegramente al bolsillo del jugador, la crisis también hizo mella en esta vía directa a la "felicidad", y desde entonces, cualquier premio de éstos tributa al 20%, si es superior a 2.500 euros. 

La finalidad de esta medida es doble: por una parte, que los más afortunados contribuyan algo con su premio, aunque esto les haga menos afortunados; y, sobre todo, evitar el blanqueo de capitales, cometido mediante la compra de boletos premiados por un precio superior al obtenido, dejando el problema de blanquear el dinero procedente de actividades ilícitas al jugador-vendedor que, o bien lo gastaba poco a poco, o bien se encontraba la visita de un inspector, de Hacienda o de Policía...

Para entenderlo, basta recordar que a un  político que luego acabó en la cárcel por delito fiscal, le había tocado la lotería (según él mismo decía) nueve veces en 12 años. Vamos, tuvo suerte hasta que le abandonó la diosa fortuna.

Naturalmente, la cuantía del impuesto, en el caso de los programas de televisión, es progresiva, es decir, más paga quien más gana. Si en "Saber y ganar" pagan poco, eso es porque los premios son muy modestos, comparados con la valía de los concursantes, algunos de los cuales han triunfado después en otros programas mejor remunerados.

Modestamente, quien esto escribe, ganó 25.000 pesetas en "La ruleta de la fortuna" hace 25 años, por decir "Mondoñedo-Lugo". ¡Cómo pasa el tiempo...!       

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481