ACEBO. Capital del encaje de bolillos (XIV)

Aunque fue el centro encajero más importante de Extremadura a principios del siglo XX, no sólo en Acebo se hacían encajes de bolillos. El segundo pueblo en importancia, dentro de la provincia de Cáceres, es Acehuche, pero también se trabajaba esta labor en Hoyos, Perales, Villamiel y en el resto de la Sierra de Gata. Así mismo existen mujeres dedicadas al encaje en Zarza la Mayor y el Casar y en los partidos de Garrovillas y Alcántara

A principios del siglo XX, es general el estado lamentable de las carreteras que van de pueblo a pueblo, situación que fue mejorando a partir del año de 1979 y que se ve culminada en los comienzos del siglo XXI. Es tanto así que a Acehuche sólo se puede llegar en caballería por una vereda que sale de Torrejoncillo y por otra que lleva a Cañaveral.

Las acehuchanas conocieron el encaje de bolillos en torno al año de 1890, de mano de las mujeres de Zarza la Mayor que a falta de picados, consiguieron singulares dibujos para sus encajes. En 1914 montaron su primer taller, en las que trabajan mujeres escogidas por su buen hacer, que miden por varas castellanas. Se vende en las ciudades más importantes de la provincia de Cáceres, Sevilla y Madrid, a un precio que oscila entre los dos reales y hasta más de veinte reales la vara. Las mujeres cobran entre doce y catorce perras chicas, quejándose las mujeres de no poder llegar a la peseta y los dueños del taller, del escaso mercado para la venta, lo que supone dejar parado el género y todo lo invertido en jornales e hilo. Animadas las encajeras de Acehuche, tenían previsto presentar, a la Exposición Nacional de Encajes, una blusa de seda hecha toda ella a bolillo (1).

De todo lo expuesto, en cuanto a la industria encajera extremeña, se deduce hasta ahora la necesidad de su impulso en cuanto a los mercados de venta del producto y del establecimiento y de la puesta en marcha de escuelas industriales del encaje, en las que se enseñe dibujo ornamental.

No queda duda de que las encajeras de Extremadura tenían intención de acudir a la Exposición Nacional de Encajes, prevista en Madrid para la primavera de 1915, pero un elemento inesperado surgió de las conspiraciones de las frías calles de Madrid.

Sin que el Comité de Organización ni los promotores de la Exposición Nacional de Encajes supieran nada, se coló por las rendijas de palacio una exposición organizada por la Sociedad Española de Amigos del Arte con el título “Exposición de lencería y encajes españoles, del siglo XVI al XIX”, patrocinada por el marqués de Valverde de la Sierra y el conde de las Almenas y Casal.

En ella se expusieron encajes  con dibujos de figuras de animales, halconeros, personajes, unicornios, dragones, escudos y otros detalles, todos ellos datados en el siglo XVI. Colecciones con los evangelistas, de Punto de España, enredos, imitaciones nacionales y extranjeras, datados en el siglo XVII. Trabajos en oro y plata y otros, datados en el siglo XVIII. Resaltaron mucho los encajes del vestido de novia de la infanta Maria Luisa, hija de Carlos III, procedente de la colección de SM la reina María Cristina.

En definitiva, más de 238 vitrinas, de las cuales 110 están datadas en el siglo XVI, 85 en el siglo XVII y 37 en el siglo XVIII, a los que hay que añadir algunas piezas carentes de fechas y algunas colecciones de varias piezas fechadas en los diferentes siglos que se trataban (2).

Si sorprendente fue esta exposición de lencería y encajes españoles, con piezas de  los siglos XVI al XVIII, (no hemos podido localizar ninguna del mentado siglo XIX), no menos sorprendente es la nobleza de las personas que ceden las piezas. Encabeza las cesiones la marquesa de Valverde y el conde de las Almenas, con dos amplias y excelentes colecciones, os recuerdo que el adalid de la muestra es el marqués de Valverde,  y algunas piezas del Museo Arqueológico Nacional, Real Monasterio del Escorial y Museo Pedagógico Nacional. No menos importantes son las colecciones particulares de Juan Lafora y, en menor cantidad, los hermanos Páramo, Manuel Ruiz, Antonia García Cabrejo y otros.  No he conseguido identificar piezas de encajes originarias de Acebo, pero dada la cantidad de expositores es posible que alguna lo fuese de esta localidad cacereña.

La “Exposición de lencería y encajes españoles de los siglos XVI al XIX”, fue inaugurada el día 19 de mayo de 1915 por el rey Alfonso XIII. Acudió a la planta baja del Palacio de Museos de Madrid, acompañado de las reinas doña Victoria y doña Cristina, así como las infantas doña Isabel y doña Beatriz, el infante don Fernando y la duquesa de Talavera. Les recibieron el presidente del Gobierno, el conde de las Almenas, el marqués de Vega Inclán y otras personalidades. Para el evento se habilitaron dos salones y un vestíbulo que fueron admirablemente preparados para este concurso de lienzos, bordados, cortinas, toallas, paños de mesa y de cáliz, tapetes y tiras que se exponen en vitrinas, constituyendo un conjunto de 238 instalaciones (3).

En el catalogo de la exposición, el marqués de Valverde nos recuerda que en España, a finales del siglo XV y principios del XVI,  la industria del encaje era una industria doméstica  floreciente que, en su fuerza expansiva se fabricaba no sólo para las necesidades del país sino también se exportaban al extranjero, donde eran sumamente apreciados y reivindica su clasificación dentro de las ramas de la industria artística.

Os he contado todo esto porque no entiendo como el Comité Organizador de la “Exposición Nacional de Encajes” no supo de la preparación de esta otra exposición de lencería y encajes, con todo el trasiego que debió significar su preparación y montaje, además del curso de las invitaciones a las autoridades. No es lógico ni creíble que el ministro responsable no estuviera al tanto de todo este evento, pero eso forma parte del siguiente capítulo.

NOTAS:

1.- Para más información “Nuevo Mundo” del 3 de abril de 1915. Año XXII. Número 1.108. Página 36.

2.- Valverde de la Sierra (marqués de). Catálogo de la Exposición de Lencería y Encajes Españoles de los siglos XVI al XIX”. Madrid 1915

3.- ABC del jueves 20 de mayo de 1915. Año 11ª. Número 3615. 2ª época. Edición 3ª. Página 16.

Foto 1.- Reproducción portada catálogo “Exposición de lencería y encajes españoles, de los siglos XVI a XIX”. Sociedad Española de Amigos del Arte. 1915. Original rectángulo vertical.

Foto 2.- “Antiguos empedrados”. Foto calendario 2015. Cedida Colección Café Bar Trébedes.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481