Extremadura vivirá un mes de junio Verde en defensa de la educación pública

El próximo día 13 de junio, la marea verde volverá a inundar las calles de Mérida, desde la rotonda del Puente de Lusitania hasta la Plaza de España, en defensa de la educación pública en Extremadura.
Cartel convocando a las movilizaciones
Cartel convocando a las movilizaciones

Después de las concentraciones realizadas en los centros educativos, la huelga y las manifestaciones realizadas a lo largo del mes de mayo contra los recortes en educación por parte de los gobiernos regional y nacional, los sindicatos continúan sus actuaciones durante el mes de junio para defender una educación pública de calidad en Extremadura.

Se trata de un conjunto de movilizaciones en las que forman parte, de manera conjunta, todos los sindicatos de Educación de nuestra región, que cuentan con el apoyo de los docentes, padres, estudiantes, centros educativos y plataformas en defensa de la educación pública.

Estas actuaciones se unen a las que también se vienen realizando en otras comunidades del país y son consecuencia de la indignación ante la falta de respuesta por parte de los dirigentes. Recordemos que el punto de partida del descontento por parte de todo este colectivo está motivado por el Real Decreto del Ministerio de Educación que supone el recorte de 3000 euros en educación y que, como consecuencias directas, trae consigo un aumento de la ratio de las aulas, la disminución del profesorado, la disminución de las modalidades de Bachillerato, la subida de las tasas universitarias y otra serie de despropósitos que han provocado la huelga general del pasado mes de mayo.

En el conjunto de movilizaciones se plantean actuaciones como llamadas de atención semanales en los centros educativos (hacer ruido, en definitiva, con cacerolas u otros instrumentos semejantes), encierros, paros durante un número de horas determinadas al día y, de nuevo, el próximo día 13 de junio, manifestación en la capital extremeña. Todo ello encaminado a dejar constancia en la sociedad de que la crisis económica que invade nuestro país no puede considerarse una excusa para que nuestros niños y jóvenes sean los que paguen algo de lo que no son –en ningún caso- responsables.