Quien tenga prisa que meta gente

Frase con la que se quiere frenar la urgencia del interlocutor. Antiguamente era la frase que el obrero decía al patrón cuando éste azuzaba en el trabajo.