El Plan del Sexpe genera agravios comparativos con las Escuelas de Adultos y los desempleados de más edad

Se ofertan 3.900 plazas. Los desafortunados que no consigan recibir la esperada llamada del SEXPE, ¿esperarán hasta nueva oportunidad? A ver si van a conseguir obtener el título por otra vía y se quedan sin los 1000 euros
La consejera de Educación Trinidad Nogales Basarrate
La consejera de Educación Trinidad Nogales Basarrate

Ayer, 12 de noviembre, se produjo la esperada reunión de la Mesa Técnica de Educación para tratar el tema de más actualidad: El Plan de Formación del SEXPE para desempleados. En líneas generales, y como ya es sabido, de la financiación de este proyecto (8.000.000 de euros) se encargará el Servicio Extremeño Público de Empleo y de su puesta en funcionamiento (aportando los profesores y los centros) la Consejería de Educación. El objetivo: conseguir que los parados de 18 a 25 años sin titulación académica obtengan el título de Graduado en Educación Secundaria. El incentivo: dotar con 1000 euros a aquellos que lo consigan.

Yo me pregunto: si esto es así, ¿qué se les puede ofrecer a aquellos alumnos –mayores de 18 años- que están cursando, a día de hoy, Educación Secundaria en los Centros de Adultos o Radio ECCA (entre otros) para que no abandonen nuestras aulas? Lógicamente, todos querrán unirse a este Programa. ¿Quién no? Y más si se tiene en cuenta que está contemplada la posibilidad de que, aunque ya estén matriculados, se les llame del SEXPE y se les ofrezca el caramelito.

Y un poco más lejos, ¿y por qué los parados que no estén en esa franja de edad ya pierden esos “derechos”? ¡Qué lástima para aquellos que acaben de cumplir los 26! Menos mal que, según parece, quizás pueda ampliarse este plan también a estos últimos. “¡Qué alivio!, todavía puede tocarme”. “Qué lástima, tengo 27”.

Los Centros de Adultos, mientras tanto, sin alumnos. ¿Y qué hablar de la labor del docente de estos cursos? ¿A qué la vamos a reducir? Desde luego no creo que sea necesario, si todo esto es así, que tengan que esforzarse por motivar, ¿qué mejor motivación que el dinerillo en el bolsillo? A lo mejor en esto consiste ese esfuerzo del que tanto se ha hablado que tienen que hacer los alumnos para conseguir sus propósitos. Yo, desde luego, no me lo puedo creer.

¿Y quién les examina? ¿Sus profesores? ¿Por qué no explican este punto con claridad?

Los Centros de Educación de Adultos ofrecían la posibilidad de estudiar dos cursos por año. De esta forma, un alumno sin estudios previos podía conseguir el Graduado en Educación Secundaria –con su esfuerzo y voluntad– en dos años. Nos parecía magnífico, si tenemos en cuenta que, por la vía ordinaria, nunca esto sería posible en menos de cuatro. Ahora, en período de rebajas, se les ofrece el título en 35 semanas, a razón de 18 horas semanales, desde el 16 de noviembre (fecha de contratación).

Se ofertan 3.900 plazas. Los desafortunados que no consigan recibir la esperada llamada del SEXPE, ¿esperarán hasta nueva oportunidad? A ver si van a conseguir obtener el título por otra vía y se quedan sin los 1000 euros… No, por favor, qué faena.

Y ahora el padre, ¿qué aconseja a su hijo que está matriculado por la vía ordinaria? ¿Le dice que abandone, se apunte al paro y espere la llamada del dinero?