El gobierno regional y el ministerio de Hacienda se enzarzan en una polémica por el IVA cultural

El Día de Extremadura, el presidente extremeño anunció que el gobierno regional asumiría la subida IVA sobre las actividades culturales. Al día siguiente, el Ministerio de Hacienda emitió una nota en la que recuerda a Monago que estas medidas “serían incompatibles con la normativa de ayudas del Estado”

El presidente del gobierno regional, José Antonio Monago
El presidente del gobierno regional, José Antonio Monago

En relación con las noticias relativas al Impuesto sobre el Valor Añadido aplicado a las actividades culturales, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas manifiesta lo siguiente:

1.- La reforma del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobada en el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, es de aplicación, sin excepción, a todo el territorio nacional, y por lo tanto también a la Comunidad Autónoma de Extremadura. La aplicación del tipo impositivo general del Impuesto sobre el Valor Añadido a una serie de productos que, hasta el 1 de septiembre, estaban sujetos a un tipo impositivo reducido responde al cumplimiento de los requisitos de la Unión Europea. Como resultado de la evaluación del Programa de Estabilidad de España, el Consejo Europeo del pasado 28 y 29 de junio, decidió recomendar una ampliación de las bases imponibles del Impuesto sobre el Valor Añadido.

2.- Cualquier propuesta que pretenda contrarrestar la decisión del Impuesto sobre el Valor Añadido, y que suponga un trato discriminatorio en favor de las actividades culturales sería incompatible con la normativa de ayudas de Estado.

3.- El Gobierno de la Junta de Extremadura está obligado a cumplir con el objetivo de déficit presupuestario autorizado. Cualquier política del Gobierno de la Junta que tenga impacto en los ingresos o gastos del sector público deberá ser compatible con el objetivo de estabilidad presupuestaria, y encuadrarse en el marco de los compromisos anunciados en el Plan Económico Financiero, aprobado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 17 de mayo.

El Gobierno de Extremadura ante las manifestaciones del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en relación al IVA cultural quiere manifestar:

1. Que la propuesta del presidente Monago de apoyo a la industria cultural en Extremadura se enmarca dentro de su ámbito competencial y de la capacidad normativa del Gobierno autonómico sin inferir en el IVA. Lo que ha anunciado el Gobierno de Extremadura, y va a llevar a la práctica, es el impulso de ayudas a las industrias y empresas culturales que operan en la región con el fin de que en términos prácticos afronten únicamente una carga equivalente a la que correspondería a un IVA cultural del 13 por ciento.

2. No cabe duda alguna sobre el compromiso del Gobierno de Extremadura con la estabilidad presupuestaria, como viene haciendo desde hace un año, con el cumplimiento del objetivo de déficit, con la aplicación de la reforma del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobada en el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad y con el marco de los compromisos anunciados en el Plan Económico Financiero, aprobado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado 17 de mayo.

3.- Las industrias y empresas culturales que se acojan a las ayudas del Gobierno de Extremadura deberán comprometerse así mismo a no repercutir el incremento del IVA ordenado por el Estado en las entradas que pagan los espectadores. De este modo, el beneficiario final es el consumidor de cultura.

4.- La cultura es uno de los principales activos económicos de Extremadura, región en la que está vinculada de forma necesaria e inseparable al turismo. Extremadura necesita que su sector turístico-cultural siga desarrollándose a un ritmo elevado para poder converger en un futuro a medio plazo con el resto de comunidades autónomas de España. Sin un crecimiento destacado de su sector turístico, que en el caso de Extremadura se concentra sobre todo en el turismo cultural, el futuro de la región es bastante más complicado que si se permiten estímulos al mismo desde la Administración Autonómica. No se puede exigir, bajo ningún concepto, a Extremadura que converja con el resto de autonomías, tras siglos de agravios, si no se le permite evolucionar y consolidarse en aquellos sectores en los que tiene mayores potencialidades.