El mundo de las aguas en el cielo de la Sierra

Hoy, a eso de las 10 de la noche, podemos localizar a Sadalmelik, ya que no es muy brillante, con la ayuda del Cuadrado de Pegaso: prolongamos la diagonal que va desde Sirrah hasta Markab, y a una distancia un poco mayor que la diagonal está nuestra estrella. A su izquierda quedan las del Ánfora. El Cuadrado está entre dos y tres palmos sobre Pozuelo de Zarzón, y el Ánfora más al sur, mirando hacia Guijo de Coria, a unos dos palmos sobre el horizonte
Aquarius
Aquarius
“En la parte del año jovenzuelo
En que el sol en Acuario su crin templa
Y va la noche a repartirse el cielo…”
(“Infierno”, canto XXIV, Dante)
 
¡Cómo disfrutan los poetas jugando con el cielo para hablar del tiempo en que transcurren sus poemas! ¿Qué quiere decir con esto? (la solución, al final de nuestro viaje de hoy).

En la mano de Sagitario, Nunki anunciaba el mar celeste, y por sus aguas vamos a estar algunos días.

Era Ganymedes, hijo del rey fundador de Troya, el joven más hermoso de la Tierra. Zeus, prendado de él, se lo llevó al Olimpo con la excusa de que fuera su copero. Celos y venganzas, asuntos comunes entre los dioses, pusieron su vida en peligro y Zeus, para salvarlo, lo colocó en el cielo. Copero de agua: AQUARIUS, Acuario, nombre que, según algunos eruditos, podría venir de primitivas civilizaciones, significando “Señor de los Canales”. Para los griegos clásicos, es el Aguador. Magos y druidas consideraban que representaba a la ciencia de la astronomía, y su unión con el agua es debida a que cuando el Sol está en esta constelación, febrero-marzo, es época de lluvias.

No es de fácil localización, porque sus estrellas más brillantes son todas de magnitud superior a 3. La parte más reconocible y famosa esta formada por cuatro estrellas con forma de “Y”, que está prácticamente en el ecuador celeste. El vértice central de esta “Y” corresponde a ZETA-AQUARII, sin otro nombre especial y, en realidad, una estrella doble. Los extremos superiores son PI-AQR (la letra griega correspondiente y la abreviatura de la constelación), al norte, y, al sur, SADACHBIA, “la estrella afortunada de las cosas o lugares ocultos”, porque, según algunos traductores, la época en que emergía de los rayos del Sol coincidía con aquella en que los gusanos y reptiles salían a la luz, después de su larga hibernación. Pero otros afirman que significa “la felicidad de las tiendas” porque correspondía al momento en que los nómadas, después de las inclemencias del duro invierno, levantaban sus tiendas y comenzaban su marcha. En la parte inferior de la “Y” está ETA-AQR, y las estrellas que van cayendo hacia abajo representan al agua dirigiéndose hacia el Pez Austral. Al conjunto de estas cuatro estrellas se le conocía como “El Agua” o “El Ánfora” y formaba parte de una especie de zodíaco antiquísimo, cuando sólo había cuatro signos representando a las cuatro estaciones anuales (los otros tres eran Taurus, Leo y  Scorpio).

La estrella más brillante de la constelación, de magnitud 3, queda a la derecha de este asterismo, en el hombro del Aguador, y se llama SADALMELIK (“el afortunado del rey”). Entre ella y Eta-Aqr está el radiante de una lluvia de meteoros visible entre el 5 y el 6 de mayo: Las ETA-ACUÁRIDAS.

Y ahora vamos con un famoso musical de los años `60: “Hair”. Una de sus canciones más famosa se llama precisamente “Aquarius”, y en su estribillo se canta “This is the dawning of the age of Aquarius” (“este es el amanecer de la era de Acuario”). En todas nuestras excursiones celestes, nosotros nos
expresamos como si la Tierra estuviera quieta y el Sol y las demás estrellas fueran describiendo trayectorias alrededor de ella. Recordemos que además de la Eclíptica hay un círculo (¡imaginario!) en la esfera celeste, el Ecuador Celeste. Estas dos curvas se cortan en dos puntos, uno correspondiente al momento en que el Sol cruza el Ecuador Celeste en su movimiento ascendente hacia el Hemisferio Norte. Como los rayos del Sol están entonces en el mismo plano que el Ecuador, caen perpendicularmente sobre él y, por tanto, los días y las noches tienen la misma duración. Es decir, corresponde a un Equinoccio, que en este caso es el de Primavera, y se conoce como PRIMER PUNTO DE ARIES (porque hace miles de años estaba en esta constelación y era, para algunas civilizaciones, el comienzo de su calendario) o PUNTO GAMMA (porque el símbolo que representa a Aries es parecido a la letra griega “gamma”, como los cuernos del Carnero). Este punto es el origen de medida de una de las Coordenadas Celestes, la ASCENSIÓN RECTA, que se mide a lo largo del Ecuador en horas y minutos (1 hora equivale a 15º, ya que 24x15= 360º, qu es una vuelta completa). Por el “bamboleo” del eje terrestre (movimiento de PRECESIÓN) va cambiando la posición del Ecuador y por tanto su corte con la Eclíptica. Es decir, el Punto Gamma se irá desplazando. Y no estará en Acuario hasta dentro de unos cientos de años. Si a esto se le llama “la Era de Acuario”, la canción se ha anticipado bastante. ¿Y dónde está ahora? Tendremos que esperar hasta el próximo capítulo.

Hoy, a eso de las 10 de la noche, podemos localizar a Sadalmelik, ya que no es muy brillante, con la ayuda del Cuadrado de Pegaso: prolongamos la diagonal que va desde Sirrah hasta Markab, y a una distancia un poco mayor que la diagonal está nuestra estrella. A su izquierda quedan las del Ánfora. El Cuadrado está entre dos y tres palmos sobre Pozuelo de Zarzón, y el Ánfora más al sur, mirando hacia Guijo de Coria, a unos dos palmos sobre el horizonte. El agua va cayendo hacia la tierra.

(Solución a la pregunta del principio: “que ya vamos hacia la primavera”. ¡Toma ya!)