El regreso de los planetas a la Sierra

Finales de julio, primeros de agosto, alrededor de las 11 de la noche. Mirando entre Hoyos y Perales del Puerto, a una altura de más o menos un palmo, encontramos a nuestra Spica. Un poco por encima de ella está Saturno y a la derecha de ella, pero por debajo, Marte
Coordenadas circumpolares
Coordenadas circumpolares
"Teniendo esto, observa los meses y los astros del cielo:
Dónde se retira la estrella de Saturno,
 por qué órbita vaya en el cielo el fuego cilenio"
 
  ("Geórgicas", 1ª, Virgilio) 

Hace ya algún tiempo que comenzamos este viaje celeste animados por un planeta, Marte, y hablamos de lo difíciles que eran como acompañantes para principiantes. Ahora que ya tenemos algunas constelaciones como escenario fijo de fondo, podemos intentar volver a ellos. Nuestros ojos no han cambiado desde la época romana de Virgilio (siglo I d.c.) y, como él nos decía, sólo nos dan para ver desde el más cercano al Sol ("el fuego cilenio", es decir, MERCURIO, por el dios nacido en el monte Cileno), pasando por VENUS, MARTE, JÚPITER y SATURNO, el más alejado (miércoles, viernes, martes, jueves y saturday, día de Saturno, que nosotros llamamos sábado, por el sabbath).

A veces más brillantes que las estrellas, pueden ser confundidos con ellas, pero de un modo bastante general podemos decir que su brillo es casi siempre constante, pues no es propio, sino reflejo de la luz solar (el de las estrellas oscila, titila) y su posición con relación a las estrellas va cambiando (ellas mantienen entre sí unas distancias que podríamos llamar fijas). Sin embargo, para matizar un poco más su observación, los separaremos en dos grupos:

   a) Los que están entre la Tierra y el Sol (MERCURIO y VENUS). Esto significa que con respecto a nuestra mirada siempre están en el mismo lado que el Sol, el cegador. Si están alineados con el Sol y la Tierra se dice que están en CONJUNCIÓN ("inferior", cuando están entre los dos, y "superior" cundo están al otro lado del Sol) y si quedan hacia los lados del Sol se dice que están en ELONGACIÓN. Pues bien, las mejores condiciones para su observación ( lo que no significa que siempre sea posible) son en elongación máxima (lo más alejados visualmente del Sol) y al amanecer o al atardecer.

   b) Los que están más alejados del Sol que la Tierra (MARTE, JÚPITER, SATURNO, URANO y NEPTUNO) dependen de más factores: tamaño (Marte es más pequeño, Júpiter y Saturno son gigantescos), distancia (Marte está más cerca, los otros, más lejos), posición relativa (cuando, con respecto a nosotros, están al lado contrario que el Sol, se dice que están en OPOSICIÓN, y en este caso pueden ser visibles durante casi toda la noche),...En particular, Marte, por el tiempo que tarda en su órbita alrededor del Sol, permanece entre un mes y medio y dos meses en la morada de cada constelación zodiacal   , Júpiter, casi un año, y Saturno unos dos años y medio.

Para nuestra observación de estos días, Marte y Saturno están en la zona de una conocida nuestra, Virgo; pero, para Venus y Júpiter, vamos a estudiar antes su residencia actual:

TAURO, la fuerza, el sol, el toro que raptó a Europa o el toro al que Hércules mató, todo dependerá de la tradición que sigamos, pero en cualquiera de ellas fue una de las primeras y más importantes constelaciones, tal vez porque hace unos miles de años marcaba el Equinoccio de Primavera y se consideraba el comienzo del año. Los egipcios creían incluso que el hombre fue creado cuando el Sol estaba en ella. "Rico en muchachas", se le llamaba, porque tiene los dos grupos de estrellas más famosos del firmamento, las HYADES y las PLEIADES.

Las HYADES, hijas de Atlas y Aethra, reciben su nombre por "llover", en alusión a dos épocas de lluvia relacionadas con su ORTO (del latín, "nacer") HELÍACO (de "Helios·, el Sol, de donde viene también el nombre del elemento químico), que corresponde al momento en que su salida se produce al alba, un poco antes de la del Sol, y su OCASO (del latín, "morir, caer") HELÍACO, que corresponde al momento en que se pone un poco después que el Sol. O, según otra historia, por su amado hermano muerto, Hyas. Hoy representan el hocico del Toro, y siguiendo el camino de la "uve" de los cuernos se encuentran las dos estrellas más brillantes de la constelación: ALDEBARAN ("la que sigue" a las Pleiades), rosa pálida, de magnitud 0,9, que es el ojo del Toro, y EL NATH ("el extremo"), brillante azulada, que es la punta del cuerno más al norte. Junto a la del otro cuerno se halla el resultado de la famosa explosión estelar vista en 1504, LA NEBULOSA DEL CANGREJO.

Las PLEIADES, amadas por historiadores y poetas, eran hijas de Atlas y Pleione. También se les llama LAS SIETE HERMANAS. Están en el hombro el Toro. El gigante ORION las persiguió enamorado hasta que Zeus se apiadó de ellas y, transformándolas en palomas ("peleiádes"), las colocó en el cielo; pero, no lejos, el gigante las persigue eternamente. Otra explicación de su nombre viene  de la palabra griega "muchas", y otra, simplemente, del nombre de su madre. Su orto, a principios de noviembre, señalaba el momento para la adoración de los amigos muertos, costumbre que continuamos hoy. Su estrella principal es ALCYONE, amarillo-verdosa, de magnitud 3, y cuyo nombre está relacionado con Halcyon, el ave llamada "Martín Pescador", que sólo aparecía en la época propicia para la navegación, entre los Equinoccios de primavera y otoño, cuando el orto y el ocaso de las Pleiades coinciden con los del Sol.

Y ahora, a observar.

Finales de julio, primeros de agosto, alrededor de las 11 de la noche. Mirando entre Hoyos y Perales del Puerto, a una altura de más o menos un palmo, encontramos a nuestra Spica. Un poco por encima de ella está Saturno y a la derecha de ella, pero por debajo, Marte.

Alrededor de las 5,30 de la madrugada, Taurus está a entre uno y dos palmos por encima de Santibáñez el Alto. Cuando tengamos localizada a Aldebaran, por encima de ella, un poco a la izquierda, está Júpiter, y por debajo, un poco más a la izquierda, Venus. Las Pleiades están a unos dos palmos y medio, encima de Aldebaran.

Goodbye, planetas.