XII. Mayo en el cielo de la Sierra

Esta última excursión la vamos a comenzar con una lluvia de meteoros, las ETA-ACUÁRIDAS (cap.13). Se verán mejor al final de la noche del día 4 al 5, por ejemplo, a eso de las 6 de la madrugada su radiante, la estrella ETA-AQR, estará a un palmo sobre Villa del Campo

Libra
Libra

"- O alguien

Me regalara una estrella-"

        ( Else Lasker-Schüler)

El mes de la diosa MAYA, asociada por los romanos a la fertilidad y la maternidad.

Esta última excursión la vamos a comenzar con una lluvia de meteoros, las ETA-ACUÁRIDAS (cap.13). Se verán mejor al final de la noche del día 4 al 5, por ejemplo, a eso de las 6 de la madrugada su radiante, la estrella ETA-AQR, estará a un palmo sobre Villa del Campo.

Y ahora, como estamos acostumbrados, volvemos al día 1, a las 12 de la noche.

La constelación zodiacal que nos quedaba por visitar es Libra (cap.19). De ella ZUBENELGENUBI (la pinza del sur) está a un poco más de 1 palmo sobre Morcillo. ZUBENELSCHAMALI (la pinza del norte) y ZUBENELAKRAB (la pinza del escorpión) están las dos un poco a la derecha de Guijo de Coria, la primera a un poco más de 1 palmo y la segunda a un poco menos.

De la Cabellera de Berenice (cap.23), con su forma de "v", sólo nos fijaremos en DIADEMA, un poco a la izquierda de Calzadilla y a un poco másde 3 palmos.

El Boyero (cap.5), con forma de cometa, tiene una de las estrellas más brillantes del firmamento, ARCTURUS (el guardián de la osa), a un poco menos de 3 palmos sobre Guijo de Galisteo. Aunque es una constelación grande, sus otras estrellas no son muy brillantes, por lo que sólo comentaremos IZAR (el cinturón), un poco a la izquierda de Pozuelo de Zarzón y a un poco más de 2 palmos y medio.

Debajo del boyero podemos ver las bonitas siete estrellas de la Corona Boreal (cap.23), de las que destaca GEMMA o ALPHEKKA (de la expresión árabe "la más brillante del plato"), a más de 2 palmos y un poco a la derecha de Santibáñez el Alto. Y esto nos lleva al principio de nuestro largo viaje. A los primeros meses del verano, en cuyos cielos ya estuvimos.

Y el círculo se cierra.

Y es hora de volver al hogar.

Gracias por la compañía de estos meses, y que la fuerza, siempre, nos acompañe.