Sandra Mangas: "De mi infancia en Extremadura recuerdo muchísimo las magdalenas y los dulces de mi tía Luz"

La bloguera internacional charla con Trostrós sobre la publicación de su libro Las recetas de la felicidad. De raíces serranas, SandeeA pasó todos los veranos de su infancia en Villasbuenas de Gata. Conócela en tu digital

Sandra Mangas firma ejemplares de su libro
Sandra Mangas firma ejemplares de su libro, IMAGEN DE MIRIAM GARCÍA

Sandra Mangas nació en Cáceres, aunque ha vivido en Chiclana, Plasencia, Madrid, Hannover, Bruselas y varios lugares más. Desde hace diez años, tiene su residencia en Valladolid. Es licenciada en Administración de Empresas y Graduada Superior en Lenguas Aplicadas y, en la actualidad, trabaja como profesora, actividad que compagina con la de madre y bloguera de éxito.

Sandra pasó todas sus vacaciones de la infancia en Villasbuenas de Gata, pues sus padres y sus abuelos vivieron aquí durante muchos años. Reconoce que ahora va un poco menos, pero que le encanta la zona y por eso procura escaparse aquí algunos fines de semana, puentes, días de vacaciones… Además, nos cuenta que sus padres están barajando la posibilidad de volver a vivir en la Sierra, con lo que la relación se afianzará aún más.

Charlamos con ella sobre sus ya reconocidas recetas de cocina.

Hasta ahora conocíamos tu blog “La receta de la felicidad”. ¿Por qué este título, que repites casi literalmente en tu libro? Porque creo que hay una gran relación entre lo que comemos, y nuestro estado de ánimo, de hecho es un concepto que parece que se ha puesto ahora muy de moda con el “mood food”. También porque todos los momentos felices creo que se desarrollan con amigos, familiares o gente que quieres alrededor de una mesa con comida. ¿O no?

¿Cuál crees que ha sido tu receta para atraer a tantos lectores a tu blog? (Recordemos que has conseguido con él una proyección internacional). Pues imagino que el trabajo, la constancia, y la suerte

¿Son recetas para el día a día o para ocasiones especiales? Hay de todo: recetas de las que no hay que abusar, y recetas para el día a día pero disfrazadas de recetas especiales. Me gusta darles un acabado especial a mis platos, que sorprendan, que sean originales.

Hoy en día parece que la sociedad se inclina cada vez más hacia la cocina rápida (por falta de tiempo). ¿Son tus recetas asequibles para las nuevas formas de vida? ¿Cuál es su nivel de dificultad? Yo soy probablemente la persona con menos tiempo del mundo (y la más exagerada también) La mayor parte de mis recetas se preparan rápidamente. Estamos confundidos o engañados con respecto a los tiempos en la cocina. Por ejemplo se tarda exactamente lo mismo (o quizá menos) en preparar unas natillas de verdad que en hacerlas de “polvos”.

¿Dulces, salados? ¿Cuál es tu especialidad? Me atraen más los dulces para el blog… y supongo que es lo que se me da mejor en general.

Hace ya unos años que escribes en el blog y ahora, por fin, el libro, editado por El País Aguilar. ¿Cómo recibiste la noticia? Con incredulidad. Todavía hoy no termino de creérmelo. ¡Y con mucha alegría! Para mí es un sueño hecho realidad: ver mis recetas publicadas en un libro…  ¡y que la gente se lo compre! De hecho cada vez que lo veo en una librería me entran ganas de ponerme al lado y hacerme una foto, pero la gente me mira raro.

Nosotros hemos disfrutado ya del libro y nos parece una estupenda edición. ¿En qué medida has colaborado tú en su diseño? Bueno, yo tenía claro qué tipo de libro quería: buen tamaño, tapas grandes… pero en el tema de portada, maquetación y demás me he dejado guiar por la editorial, al fin y al cabo ellos son los profesionales. Yo en este libro he puesto las fotos, la ilusión y las recetas.

¿Alguna receta inédita en tu libro? ¡Muchas! Aproximadamente la mitad de las recetas del libro son nuevas, me apetecía que la gente que ya me conoce pudiese encontrar contenidos nuevos en el libro, además de mis recetas favoritas del blog.

¿Cómo definirías tu cocina, es decir, qué crees que la hace distinta de las demás? Pues justamente eso, que es original, distinta. No son recetas que encuentres normalmente en otros blogs, o libros de cocina, sorprenden… Y además son fáciles de hacer y con fotografías que aunque nunca hayas pisado la cocina te dan ganas de ponerte a cocinar. O eso dicen.

En gastronomía, ¿tradición o innovación? Me da igual. Si está bien hecho y tiene sentido… Ni perpetuar por perpetuar, ni innovar por innovar. Que esté rico, y sea saludable, ¿no?

Pasaste tu infancia en Villasbuenas de Gata y sigues viniendo cada verano, ¿hay algún guiño en tu libro a la cocina de la Sierra? No pasé mi infancia allí. Llevo pasando allí todas las vacaciones desde que era pequeña, ahora de mayor ya voy menos, pero me encanta el pueblo. La verdad es que no hay ningún guiño, salvo que recomiendo el aceite de oliva virgen extra en muchas recetas, y ya sabemos que el de nuestra tierra es de los mejores.

La cocina de Sierra de Gata se caracteriza por su valor tradicional, la riqueza de sus productos (de temporada)  y el exquisito aceite de oliva. ¿Son estos ingredientes habituales en tu cocina? Efectivamente, el aceite de oliva virgen extra no puede faltar: desayunos con pan, ensaladas, verduras, pescados, guisos… la verdad es que termino rematando muchos platos con un chorrito de AOVE en crudo, mis padres suelen traerme aceite extremeño cuando vienen a verme. Y procuro usar productos de temporada, de hecho es lo que deberíamos hacer todo para comer más sano, barato, rico y ecológico.

Entre las recetas típicas de la Sierra, la cachuela extremeña, el caldo de huevo, la chanfaina, perdices estofadas, los sapitos, las perrunillas… ¿Con cuál te quedas? Tiro por lo dulce (y confieso que desconozco muchas de las saladas): las perrunillas, o los repápalos en leche que hacía mi abuela y me encantaban. De mi infancia en Extremadura recuerdo muchísimo las magdalenas y los dulces de mi tía Luz, que tenía una tahona y siempre olía fenomenal. Ahora me gusta que mi casa huela así.

Tienes un invitado a comer en Villasbuenas. ¿Qué menú confeccionarías para él aprovechando los productos de la tierra? Dependería de la temporada… Pongamos una ensalada de naranja para empezar, y luego haría una pizza con “patatera”.

Por cierto, nos encanta tu nick “Sandeea”, muy apropiado. ¿Verdad? Ya usaba el nick de Sandee en las redes, así que cuando descubrí mi faceta “gastronómica” solo tuve que añadirle la A al final para que sonase como Sandía, que me encanta.

Gracias, Sandra. Desde aquí, te deseamos muchísimo éxito, que consideramos seguro.