I ANIVERSARIO ¿Tiene sentido Sierra de Gata Digital?

Para Domingo Domené, autor de la Historia de Sierra de Gata en este diario, la comarca está muy lejos del mundo y de los políticos y debe ser ella la que se acerque a ese mundo lejano que la posterga y haga oír su voz. En opinión del historiador, Sierra de Gata Digital es la voz, y debe seguir siéndolo, de nuestra comarca
Domingo Domené, historiador. Autor de La Historia de Sierra de Gata en www.sierradegatadigital.es
Domingo Domené, historiador. Autor de La Historia de Sierra de Gata en www.sierradegatadigital.es

¡Sierradegatadigital! ¡Qué mayor!. ¡Un año ya! Su madre, Sara Fontán, puede estar orgullosa. Ese hijo informático suyo ha sustituido con éxito al hijo de papel que era la fenecida CRÓNICA DE SIERRA DE GATA. ¿Cuántas tonterías he colgado en sus páginas a lo largo de este año? No lo sé, tendría que contarlas y lo de contar –que no es lo mismo que narrar- se me da mal porque soy esencialmente un hombre de letras.

En más de una ocasión me he preguntado, y me sigo preguntando: ¿Tiene sentido un periódico como Sierradegatadigital que por sus característas (área geográfica limitada, no demasiados lectores porque la población de la Sierra es escasa, posibles dificultades de financiación) debe andar con frecuencia a la pata coja?

Quiero convencerme de que sí, de que tiene sentido porque si Sierra de Gata está muy lejos del mundo -¿a cúanto tiempo de la capital?- y de los políticos (tiene pocos electores) debe ser ella la que se acerque a ese mundo lejano que la posterga y haga oír su voz. Sierra de Gata Digital es la voz, y debe seguir siéndolo, de nuestra comarca.

Y tiene sentido, además, porque es la única forma de que quienes amamos Sierra de Gata y estamos lejos de ella cuando por la mañana encendemos el ordenador nos enteremos de cuanto allí sucede.

Gracias, hermana Sara (Sara y yo nos hemos hermanado espiritualmente) por hacer que podamos seguir amando –y sufriendo- con la Sierra. Mientras tenga alguna bobada que contar y tú no la tires a la papelera, y aunque la tires, cuenta conmigo.

Gracias una vez más y un beso, solo uno y mío porque nadie me ha dado hoy otro para ti.