Achillea millefolium L. (Milenrama) en la botica de la sierra

De sus mil virtudes destaca desde antiguo la vulneraria (cicatrizante), tanta importancia se le daba que era la única cura de la que disponían los soldados en el campo de batalla, también restablece la normalidad menstrual, es tónica, estimulante, antiespasmódica, antihemorroidal, y febrífuga. Su acción tónica sobre el aparato digestivo, activa las funciones motrices y secretoras del mismo. Previene las gastritis agudas y crónicas, aumenta la secreción del jugo gástrico y de la bilis, disminuyendo las fermentaciones intestinales
, Achilea.jpg
Achilea

Cientoenrama, milefolio, mil hojas, aquilea, hierba de aquiles, herba das heridas, milfolhas, erva dos militares, y mil nombres más tiene esta planta curativa que nos descubren sus mil y una virtudes y beneficios para ser humano desde el principio de los tiempos.

Hierba vivaz de tallos derechos que pueden alcanzar el medio metro y tienen vello abundante. El contorno de las hojas es prolongado y estrecho con una lámina dividida en segmentos profundos. Las flores forman pequeñas cabezuelas que rematan los tallos, son como pequeñas campanitas con cinco dientes en su extremo, de color blanco o sonrosadas.
Sus hojas son amargas y muy aromáticas, florece en verano.

Virtudes
Se recolectan las sumidades floridas y se desecan a la sombra en lugar seco y aireado, pues aunque contiene esencia en todas sus partes, en sus flores se haya en mayor proporción, contienen también un aceite graso con ácido oleico y linoleico, con taninos en abundancia.

De sus mil virtudes destaca desde antiguo la vulneraria (cicatrizante), tanta importancia se le daba que era la única cura de la que disponían los soldados en el campo de batalla, también restablece la normalidad menstrual, es tónica, estimulante, antiespasmódica, antihemorroidal, y febrífuga.
Su acción tónica sobre el aparato digestivo, activa las funciones motrices y secretoras del mismo. Previene las gastritis agudas y crónicas, aumenta la secreción del jugo gástrico y de la bilis, disminuyendo las fermentaciones intestinales.
Controla los flujos hemorroidales excesivos mediante una acción astringente, tónica y sedante, porque actúa directamente sobre los nervios y vasos del recto.

Las flores de la Achilea se preparan en infusión, a la razón de 35 gramos por cada litro de agua, preparando cada vez infusión nueva y tomando tres tazas al día, dos después de la comida y una tras el desayuno. Además de sus efectos favorables para el aparato digestivo, esta infusión mitiga los procesos febriles y restablece la normalidad menstrual.
Esta misma infusión sirve para lavar las heridas para limpiarlas favoreciendo su cicatrización utilizandola mediante emplastos, también calma las molestias producidas por las hemorroides, aplicando estos emplastos directamente sobre ellas con cuidado de no quemarse.

Como tónico, digestivo y aperitivo, se puede preparar el vino de milenrama que se prepara con la misma cantidad de flores secas añadidas a un litro de vino blanco, dejándolas en maceración durante una semana y filtrando el resultado final. Se toma un vasito después de las comidas o durante las mismas.
Podemos preparar licor de milenrama con un litro de alcohol mitigado al que añadimos unos 100 gramos de flores, pero esta vez frescas, se tapa la botella con corcho y la dejamos boca abajo, procurando que no rezume líquido, se deja al sol y sereno durante nueve días, removiendola todos los días y filtrando el resultado final al amanecer.

Aunque para recolectarla tendremos que esperar hasta finales de primavera, los más impacientes podrán encontrarla en herbolario para ir preparando alguna de estas recetas, que tantas satisfacciones os darán debido a sus multiples aplicaciones.
Que disfruteis de la mágica milenrama, amiga del hombre desde tiempos ancestrales, cuando la buena cicatrización de una herida o controlar una fiebre, marcaba la diferencia entre la vida y la muerte.