Ajenjo (Artemisia absinthium L.) en la botica de la sierra

Esta planta es muy aromática con intenso sabor amargo, muy desagradable por lo persistente. El ajenjo se recolecta en verano, cuando florece, suelen cortarse sus ramas florecidas con las hojas que acompañan los ramilletes.Debemos procurar desecarlas rápidamente y guardarlas al abrigo del polvo y la humedad.
Ajenjo
Ajenjo

Absintio, axenxio, asenjo o asensio, son algunos nombres comunes con los que se identifica esta planta de color blanquecino por el vello canoso que recubre sus tallos y hojas. Sus hojas profundamente divididas en segmentos son redondeadas. Las flores se agrupan en cabezuelas hemisféricas, planas por arriba y amarillas, en cada cabezuela puede haber entre treinta y cuarenta flores, forman en conjunto grandes panículas en el extremo del tallo.

Esta planta es muy aromática con intenso sabor amargo, muy desagradable por lo persistente.

El ajenjo se recolecta en verano, cuando florece, suelen cortarse sus ramas florecidas con las hojas que acompañan los ramilletes.

Debemos procurar desecarlas rápidamente y guardarlas al abrigo del polvo y la humedad.

Virtudes

La más conocida por todos es la aperitiva, con ella se prepara el famoso wermut, nombre del ajenjo en alemán, que da nombre al conocido licor.

Es tónico estomacal, vermífugo y capaz de provocar el menstruo, etc...

Su infusión es tan amarga que es difícil tomarla, pero combinado el ajenjo con otros ingredientes mezclado con alcohol fuerte, se hace más tolerable.

Su uso siempre es peligroso, porque produce una serie de síntomas conocidos como absintismo, más graves que la misma intoxicación alcohólica. Esta intoxicación por exceso de ajenjo, se atribuye a su esencia.

El vermut podemos tomarlo antes de las comidas, pero sin habituarnos demasiado, además de aumentar nuestro apetito, es un eficaz remedio contra las lombrices, su peligrosidad reside en tomarlo constantemente, ya que su exceso puede tener nefastas consecuencias.

Hay tantas recetas como clases de vermut, pero la más sencilla consiste en introducir en una botella de vino blanco (1 litro), un saquito de hierbas secas que contenga: 2 gramos de ajenjo, 1 gramo de canela, 1 gramo de clavo de olor, 2 gramos de coliandro, 3 gramos de corteza de naranja, 2 gramos de flores de sauco, 2 gramos de quina, 2 gramos de flores de centaura, y 1 gramo de nuez moscada.

Dejando macerar la mezcla durante un mes, podemos filtrarla y servirla muy fría antes de las comidas cuando falte el apetito o tengamos algún problema.

Disfrutad de sus virtudes, pero en infusión con precaución o en vermut con moderación, puesto que todo en exceso es malo, pero en el caso del ajenjo es peor.