El bar Avenida celebra su XXV aniversario por todo lo alto

La familia Acosta Torres regenta este bar soyano desde el año 1989. El pasado 27 de diciembre quisieron celebrar su vigésimo quinto aniversario rodeados de todos sus clientes. Un millar de pinchos dulces y salados y una magnífica paletilla de jamón para una noche inolvidable

Tres generaciones de la familia Acosta Torres en el XXV Aniversario del Bar Avenida
Tres generaciones de la familia Acosta Torres en el XXV Aniversario del Bar Avenida

Hace 25 años entraron por una de las tres puertas del Bar Avenida, Foro y Pepa, palentino él soyana ella, para hacerse cargo del negocio que hasta ese día dirigían con recio carácter Felipe y Manola.

Pepa regenta ahora el bar junto a su hijo Jesús, que tomó el relevo generacional tras la jubilación de su padre, hoy dedicado de lleno a sus aficiones: El huerto, la caza, la pesca y la conversación a este lado de la barra del bar.

En el año 1989, a la joven pareja no le supuso mayor tragedia abandonar el País Vasco --donde habían vivido los últimos años-- para regresar al pueblo natal de Pepa. Sus hijos, Raquel y Jesús, siempre disfrutaron durante los largos meses de verano o en las vacaciones de Navidad en el pueblo. De hecho, ambos han formado y ver crecer a sus propias familias en Hoyos, Jesús junto a Montaña y Raquel junto a José Antonio.

Pepa Torres es la sexta de nueve hermanos de la conocida familia soyana de Gregorio, El guarda. Su hermano Félix es un afamado tamborilero cuya presencia ha sido imprescindible en las fiestas mayores de la provincia. José, artesano como Félix, regaló a la localidad, una talla de San Antón, patrón de los pastores.

Tantas historias vividas, tantos secretos guardados al otro lado de la barra. El pasado día 27 de diciembre, todos sus clientes, amigos después de tantos años, no quisieron perderse la fiesta del XXV aniversario.

Para la ocasión, para celebrarlo con sus clientes, Pepa, Montaña y Raquel emplearon muchas horas en los días previos para preparar cerca de mil tapas elaboradas y una paletilla de jamón: hojaldres, corazones de queso con membrillo, rollos de chistorra, napolitanas, bolitas de coco y chocolate...  A los mandos de la nave musical, Tonny Cáceres, que hizo bailar a los presentes hasta altas horas de la madrugada.

La anfitriona recibió emocionada una tarta regalo de Montaña, su nuera, en la que la fachada del Avenida había sido reproducida con nata, fresa y buen chocolate. Un Photocall para grabar el momento y muchos deseos de vivir junto a ellos otros 25 años.

Antes que bar, que ventanilla de apuestas, que taquilla de autobus, el local albergó la escuela de Hoyos bajo la batuta de don Celedonio, maestro de Acebo. Así lo recuerda Luis, suegro de Jesús, situando la escuela en los años treinta. Ya convertido en bar, Luis recuerda también los braseros de picón, después eléctricos, que, misteriosamente, se apagaban cuando los sempiternos jugadores de zápite olvidaban renovar sus consumiciones.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481