500 KILÓMETROS A LOMOS DE MOTOS CON UNA ANTIGÜEDAD SUPERIOR A LOS 25 AÑOS

El Club Clásicas Sierra de Gata inicia su tercera aventura con más de 20 participantes

Con la participación de personalidades relevantes del motociclismo clásico español como Segundo Alonso, Paco Nieto, Paco Rincón, Javier Francés o Ángel Funcia y procedencias tan dispares como Asturias, País Vasco, Cantabria, Zamora, Valladolid, Madrid, Ciudad Real, Toledo o Cáceres

Club Clásicas Sierra de Gata on the road
Club Clásicas Sierra de Gata on the road

El Club Clásicas Sierra de Gata fue fundado hace años por los hermanos santibañejos Pedro y Juan Carlos Martín y su primo hermano Juan José Rarmos. Apasionados de los vehículos en general y de las motos clásicas, en particular, el trío decidió en su día “restaurar una que cayó en nuestras manos y por supuesto, circular con ella, y a ser posible, por nuestras carreteras, por nuestra Sierra”, declara a este digital, Pedro Martín, presidente del Club. De aquel primer cacharro restaurado y compartido pasaron a disponer cada uno del propio y de ahí a crear el Club Clásicas Sierra de Gata. Como rezan sus estatutos, la finalidad del club de motos clásicas es “cooperar con el mantenimiento  de los  vehículos históricos y clásicos, vehículos que fueron un día de sus progenitores, de sus paisanos, de sus antepasados, que fueron medios de locomoción y de comunicación a su vez”, declara Martín, quien añade entusiasmado: “y ¡¡cómo no!! divulgar y dar a conocer esta fabulosa comarca, sus gentes, su historia y sus costumbres”. 

Club Clásicas Sierra de Gata on the road

De aquel sueño inicial a la más palpable realidad. Este año organizan la III concentración del Club Clásicas Sierra de Gata con la participación de una veintena de motocicletas clásicas --con más de 25 años de historia sobre ruedas-- y “ancianas”, como se denominan a los “hierros” fabricados en las décadas de los años 40 y 50 --para motos extranjeras-- y en los 50 y 60 --para motos nacionales--. Entre estas joyas de la ingeniería del motor circulan marcas como BSA, BMW R 50/2 - /5, Zundapp, Guzzi Falcone, MV Agusta, Montesa, Vespa, Bultaco, Sanglas, Jawa u Ossa. En opinión de su presidente, “es todo un lujo y un  placer ver a estos artefactos rodando y aún más, conduciéndolos.

Entre los participantes podemos encontrar a personalidades relevantes del motociclismo clásico español como Segundo Alonso, Paco Nieto, Paco Rincón, Javier Francés o Ángel Funcia,  y de lugares como Asturias, País Vasco, Cantabria, Zamora, Valladolid, Madrid, Ciudad Real, Toledo o Cáceres. 

La edad normalmente suele ir “pareja” con el vehículo y es raro ver a un joven con una “anciana”. El motero más veterano es Javier Polín, con 73 años sobre ruedas y el más joven es Victor, cillerano de 29 años de edad. Aunque, a decir verdad, más joven aún es Alberto Ramos “paquete” de 18 años de edad.  

Si bien como indica su presidente, la edad del conductor va pareja a la antigüedad de su moto, el relevo generacional está garantizado. Aida, Cristian, Alicia, Azahara, Cristina y Alberto, veinteañeros todos ellos e hijos de los fundadores del club, están enormemente ilusionados con el proyecto y cooperan con lo realizado por sus progenitores.

Este año la cita tiene lugar el sábado 21 de mayo en Montehermoso, lugar de residencia de Juanjo, el vicepresidente. De aquí, buscando siempre las carreteras más recónditas y los mejores parajes,  tomarán camino hacia La Alberca, para bajar y recorrer las Hurdes; parada en Rubiaco para comer, La Pesga, Casar de Palomero y vuelta al hotel. El domingo 22 partirán hacia la localidad portuguesa de Monsanto, pasando previamente por Coria y el puente romano de Alcántara. Pararán a comer en Peña García y de ahí de nuevo a Montehermoso”. 500 km en total.

Clásicas Sierra de Gata, on the road again

Por la Sierra  rodarán en esta ocasión por las hermosas carreteras de Cilleros, Hoyos y Villasbuenas de Gata antes de llegar a su destino final en Montehermoso. En anteriores anteriores, estas joyas de la automoción partían desde Valverde, pasando por Trevejo, Acebo,  Puerto de Perales, Gata, y Torre de Don Miguel. Los moteros llegaban a un alto en el camino, un gran alto, Santibáñez, “encuentro de emociones, añoranzas y recuerdos”, indica el presidente santibañejo. Aquí, y con permiso del Ayuntamiento, en la plaza de toros sita en el castillo,  se merendaba un bocadillo y un refrigerio amablemente servido por César, de la casa rural El Tío Benito. Un disfrute, sobre todo para los foráneos. 

Recorrían la Sierra de Gata salmantina y parte de Las Hurdes y vuelta a Valverde,  pasando previamente por la Almazara As Pontis, donde les agasajaban con una rica bicatosta, que cada uno se preparaba, untada con un no menos rico aceite de cosecha propia, que hacía de las delicias de los participantes. 

Finalmente, hay que destacar que algunos socios del club, entre ellos su presidente y vicepresidente, han participado en grandes encuentros clásicos nacionales como 9 Valles, Jabalinera, Picotas, Pirineos y Vuelta a España, colaborando además en la organización de estos  tres últimos eventos  y con el punto de mira en los Alpes franceses. “Ahí es ná”, señala Martín.