Villasbuenas prepara el primer Puchero del Gato para el 8 de diciembre

Es habitual que los negocios de hostelería organicen acciones promocionales para aumentar su clientela. Pero esta es la historia del caso contrario: un grupo de clientes y amigos que organizan un puchero para promocionar su local favorito

Algunos de los organizadores del I Puchero del Gato en Villabuenas
Algunos de los organizadores del I Puchero del Gato en Villabuenas

La asociación La Candela, Cientocontando, Reperkusión Callejera y amigos varios se han unido con una misión común: promocionar el bar en el que tan buenos ratos pasan. Así, el día 8 de diciembre, desde las once de la mañana, Villasbuenas de Gata vivirá un día de la Inmaculada lleno de actividades lúdicas y culturales que llenarán de sonido y color las calles y plazas de la localidad.

El Puchero del Gato es un encuentro de amigos, abierto, donde tú también puedes participar con tu propio puesto en el Mercado Artesanal, bailar con la cara pintada por las calles de la localidad a ritmo de batukada, disfrutar de un buen puchero extremeño para este frío de invierno y tocar en directo en la primera jam session abierta a todos los músicos locales y visitantes que estén en la Sierra el próximo sábado. 

El puchero de Gato es una iniciativa conjunta promovida desde la Asociación cultural La Candela --que mantuvo un local social en la localidad durante más de un año-- vecinos de Villasbuenas, como Carlos y Yolanda, --organizadores el pasado 23 de abril, de la lectura colectiva de leyendas y mitos de Sierra de Gata, que se emitió por megafonía, y las jornadas Aché en la sierra--, Pacho y Andrea, artesanos muy implicados con la vida cultural local, y Elva, una de las tres socias fundadoras --junto a Susana y Pepa-- de La Candela.

“Nunca me había pasado algo parecido, una muestra de cariño así por parte de los amigos”, declara Mónica Durán Fagundo, joven emprendedora de 27 años, que desde hace 18 meses regenta el Gato Negro, bar de la casa de la cultura de Villasbuenas de Gata. “Estoy francamente nerviosa y muy emocionada, espero que haga buen tiempo y todo salga bien”, declara la joven empresaria.

Sus amigos no han permitido que Mónica se encargue de nada, de la preparación de todas las actividades y las viandas se encargan ellos. “Mónica se lo merece --declara Carlos-- es una mujer muy emprendedora, siempre pendiente de sus clientes”. “Este apoyo que queremos darle es también una forma de demostrar que aun en tiempos tan oscuros como estos, en tiempos de crisis, la gente se sigue moviendo, la gente se mueve”, concluye.

Mónica dejó el trabajo que tenía para iniciarse en el negocio de la hostelería con apenas 25 años. Ella ha elegido quedarse a vivir en el pueblo donde ha nacido y crecido “para mí era más fácil buscar trabajo fuera, pero quería quedarme aquí, en Villasbuenas”. En estos 18 meses al frente del local Mónica declara que “he aprendido mucho, es mi primer negocio y ha sido como comenzar a hacer camino”, porque como a ella le gusta citar “se hace camino al andar”.

La idea del puchero surgió de la matanza tradicional extremeña. “Me gustaba mucho la colaboración que se daba en las matanzas tradicionales extremeñas de antaño, declara Mónica, y que hoy ha desaparecido”. Esa colaboración que Mónica echa de menos en estos tiempos se vuelve a dar y ella ha sido la culpable, la responsable de que un buen montón de gente se una para organizar en común una buena fiesta.

El puchero del Gato

Ingredientes

  • Mercado Artesanal (11:00h)
  • Talleres de globoflexia y maquillaje (11:00h)
  • Pasacalles (13:00h y 19:00)
  • Cocidito Extremeño (14:30h)
  • Marionetas (16.30h)
  • Cuentacuentos (17:30h)
  • Jam Sesion (20:30h)

Preparación

En el puchero del Gato  añadimos un buen manojo de artesanía y, al mismo tiempo, un buen puñado de talleres, que su sabor siempre agrada a los más pequeños, mientras los mayores prefieren el sabor de lo manufacturado, lo hecho a mano, y hasta poder comprar ese regalo que están buscando para llevar a casa tras pasar el puente de diciembre en Sierra de Gata.

A continuación, en otro recipiente, una buena dosis de Reperkusión Kallejera que siempre levanta el ánimo y el apetito para, justo después, añadir ese buen cocido extremeño ofrecido por los amigos del Gato para todos los participantes.

Con la mezcla reposando, añadimos una buena dosis de marionetas y una ración de cuentos con denominación de origen Cientocontando. Volvemos a subir la temperatura del puchero con otra buen manojo de batukada callejera y, por último, cuando ya está todo cocinado, añadimos música variada, libre, improvisada, a petición de los oyentes. Esta es la receta secreta del puchero del Gato. Que ustedes lo disfruten el 8 de diciembre.