Las mil y una rutas de los zahurdones, chajurdones, chafurdones en Sierra de Gata

Estos Chajurdones sirvieron en su tiempo como refugio para pastores, campesinos y guardas de fincas. Su origen es muy remoto y algunos estudiosos los ubican en tiempos prerromanos, vinculándolos con la antigua cultura castreña . Los chozos los hay de las más diversos y variados tamaños y el material empleado va desde el granito hasta la pizarra; aunque por lo general no se suelen mezclar ambos tipos de piedra

Chajurdón
Chajurdón

Conocidos en otras partes de la península por el nombre de Chozos, Zahurdones, Cucos, Buhios, etc; los Chajurdones o Zahurdones son los típicos chozos de piedra que se extienden por toda la Sierra de Gata y que tan magníficamente ha estudiado y catalogado José Luis Martín Galindo en el término municipal de San Martín de Trevejo; estudio que se recoge en su libro Os Choçus Manhegus. 

Estos Chajurdones sirvieron en su tiempo como refugio para pastores, campesinos y guardas de fincas. Su origen es muy remoto y algunos estudiosos, como el autor citado anteriormente, los ubican en tiempos prerromanos, vinculándolos con la antigua cultura castreña celta.

Estos chozos, a diferencia de otros, son construcciones rudimentarias en piedra seca y de planta circular que se rematan con una falsa bóveda. A principios del siglo XX se podían encontrar infinidad de ellos por todos los valles de Sierra de Gata; tanto en huertas, prados como anexos a corrales de animales, majadas. En la actualidad la mayor parte de ellos han desaparecido debido a la emigración y al abandono de las tareas agrícolas; aunque aún se conservan algunos en muy buen estado; los cuales deberían ser protegidos, tanto por sus actuales propietarios, como por los diferentes Ayuntamientos serragatinos, la Diputación de Cáceres así como por la Junta de Extremadura, dado su elevado valor etnográfico. Además deberían ser incluidos dentro de la oferta turística de cada municipio y de la región.

José Luis Martín Galindo es el vecino de Sierra de Gata que más se ha volcado en la defensa de estas construcciones tan típicas de nuestra comarca y muestra de ello es la publicación que desde hace bastantes años se encarga de que vea la luz, la revista Piedras con Raíces.

Estas construcciones, a pesar de su simpleza, son un alarde de la arquitectura, sobre todo si tenemos en cuenta que todos estos chozos se construyen íntegramente sin ningún tipo de argamasa que una las piedras que se utilizan para levantarlos. Lo más maravilloso de ellos son esas falsas bóvedas en las que se consigue una techumbre perfecta sin más sujeción que las mismas piedras que la componen.

Los chozos los hay de las más diversos y variados tamaños y el material empleado va desde el granito hasta la pizarra; aunque por lo general no se suelen mezclar ambos tipos de piedra. Habitualmente los únicos elementos que se solían trabajar eran el dintel y las jambas; aunque no en todos.

Cualquier visitante que quiera conocer a fondo Sierra de Gata no se puede ir de ella sin hacer una ruta de senderismo por cualquiera de los municipios serranos visitando y localizando esas construcciones tan rudimentarias; pero que a buen seguro no les dejaran de maravillar, ya que no existen dos iguales.