Moraleja regresa a los ochenta con Cayuela

Manuel Cayuela fue pinchadisco en la discoteca Las Vegas entre 1979 y 1992. Ahora regresa con la mejor selección de la década de los ochenta para hacer bailar hasta la madrugada a los jóvenes de su generación

Manuel Cayuela en su época de pinchadiscos en Las Vegas
Manuel Cayuela en su época de pinchadiscos en Las Vegas

Si tienes entre 40 y 65 años y hace veinte te gustaba bailar, esta noche tienes una cita. 

Manuel Cayuela comenzó a poner música en la discoteca Las Vegas, de Moraleja, cuando a los djs se les llamaba pinchadiscos. 

Pinchadiscos, pincha, disck jockey o dj lo cierto es que quien pone la música en las fiestas es quien parte el corazón. Y también lo alegra. El pinchadisco residente desde 1979 a 1992 en Moraleja recupera la música de aquellos años con una sucesión de ritmos que invitan a saltar a la pista de baile o a convertir cualquier rincón en un lugar ideal donde bailar. Para quienes ya peinamos alguna canilla, esta música se agarra a tus tobillos y te incita a moverte, a repetir las coreografías de tu primera juventud y a pedir, siempre, otra más. Que no suene la última. 

Manuel Cayuela ha realizado una exquisita selección con cuatro horas de duración y un ambigú para crear ambiente. A medianoche comenzará a sonar “una veintena de canciones de bandas como Triana o Nacha Pop, grupos bien guapos de los ochenta pero que no son bailables y hoy se trata de bailar”, declara sus Una canción, un recuerdointenciones el pinchadiscos. La fiesta comenzará con los acordes del himno del rock and roll nacional “Bienvenidos”, de Miguel Ríos. Por delante, cuatro horas de música para bailar los mejores sonidos disco de la década de los 80. 

Para Manuel Cayuela la fiesta de esta noche está cargada de emotividad y recuerdos. En Las Vegas, donde pinchó durante trece años, “he hecho a niños bailar en su fiesta de comunión y han continuado bailando en la fiesta de su boda”. El empresario de hoy fue hace 24 años el trovador de decenas de historias de amor al abrigo de la luz de las bolas giratorias de discoteca. Cayuela se ha propuesto que los jóvenes de su generación salten de nuevo con Tequila, proclamen su rencor con Alaska y se cuelen en la fiesta con Mecano. “Moraleja está en fiestas y vamos a disfrutar”, declara entusiasmado con esta primera sesión de música de baile con la que el moralejano vuelve a tocar la banda sonora de tantas generaciones.

Manuel Cayuela comenzó tocando en el intermedio de los conciertos dominicales y acabó convertido en el pinchadisco de cinco generaciones de moralejanos. Aquella época “era un sueño; tenía 17 años, ponía la música a las fiestas y estaba rodeado de toda la juventud, con mis amigos”, recuerda horas antes de su regreso a los platos. Esta vez va a tener a su disposición 40.000 watios de sonido, 15.000 watios de luz y 12 robots sobre un escenario de 60 metros cuadrados, donde sonará la música de sus vinilos y también la recopilada en mp3. 

Los jóvenes de la edad de Manuel Cayuela están entusiasmados. Muchos son los que se vestirán como en aquellos locos ochenta y hasta el propio pinchadiscos ha elegido traje para la ocasión: Se vestirá para besar a Sandy mientras suena “you’re de one what i want”. 

‘Una canción, un recuerdo’ es el nombre de la sesión disco que ha preparado este dj pionero. “Estoy seguro que la expresión que más se va a escuchar a lo largo de la noche va a ser “ay, madre, esta canción” porque muchas de ellas no hemos vuelto a escucharlas y nos van a transportar a aquellos años de nuestra juventud”. “Podremos bailar de nuevo aquellos temas que fueron éxito de verano o sólo se escucharon un invierno”. 

El pinchadiscos que fue nunca ha abandonado su afición y suele poner música en las fiestas de los amigos. Sin ir más lejos, dentro de pocas semanas pondrá banda sonora a unas Bodas de Oro. 

Para Manuel Cayuela, la cita de este viernes viene a satisfacer al grupo de los grandes olvidados en las programaciones de las fiestas de nuestros pueblos, esos jóvenes entre 40 y 65 años de edad, poco aficionados a los pasodobles o las nuevas tendencias electrónicas pero que hoy como ayer siguen teniendo ganas y cuerpo de fiesta. Y este viernes, 24 años después, regresa a la cabina del pincha, como aquella de su juventud, llena de humo y amigos.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481