Ecologistas en Acción pide la creación en la Asamblea Regional de una Comisión investigadora del incendio de Sierra de Gata

La organización ecologista se hace "eco de las voces de sus vecinos y es por ello que exigimos responsabilidades a las autoridades regionales sobre este incendio, responsabilidades que deben canalizarse a través de una comisión de investigación del incendio -a través de la Asamblea de Extremadura- que, dejando a un lado la supuesta autoría o negligencia, dé suficientes explicaciones de como se actúo en el incendio y si hubo o no descontrol en la coordinación, tal y como tiene sensación una parte de la población de la zona y que hubiera minimizado lo sucedido.

Panorámica del área afectada desde la carretera de Acebo al Puerto de Perales www.sierradegatadigital
Panorámica del área afectada desde la carretera de Acebo al Puerto de Perales www.sierradegatadigital

Ecologistas en Acción considera el incendio de la Comarca de Sierra de Gata un auténtico desastre ecológico, social y económico. Son más de 7.000 hectáreas que han afectado a una de las comarcas forestales más ricas de Extremadura en cuanto a sus valores ambientales, paisajísticos, faunísticos, ornitológicos y botánicos, que prácticamente han sido devoradas por las llamas en un acto propio de Terrorismo Ambiental. Con este incendio han ardido también los recursos económicos de una parte de la población rural de estos pueblos, como animales, huertos, cultivos agrícolas, recursos turísticos...

Es por ello que lo primero que queremos expresar es nuestra solidaridad con los vecinos y pueblos afectados, y reconocimiento a todas las personas que de una u otra manera han trabajado en paliar este desastre.

También, queremos hacernos eco de las voces de sus vecinos y es por ello que exigimos responsabilidades a las autoridades regionales sobre este incendio, responsabilidades que deben canalizarse a través de una comisión de investigación del incendio (a través de la Asamblea Extremeña), que dejando a un lado la supuesta autoría o negligencia, dé suficientes explicaciones de como se actúo en el incendio y si hubo o no descontrol en la coordinación, tal y como tiene sensación una parte de la población de la zona y que hubiera minimizado lo sucedido.

Entre otras cosas pedimos:

 Que esta comisión aclare las causas de la reactivación y si se tardó o no, en elevar al nivel 2 de emergencia por incendios forestales y por tanto, en pedir ayuda y otros recursos de extinción.

 Si los objetivos en la extinción han sido los adecuados y se ha actuado de manera adecuada en la protección de los pueblos, casas y bienes.

 Si los bomberos forestales estaban preparados para actuar sobre las viviendas en la interfaz urbana y si no estaban autorizados a actuar en el exterior de las viviendas. - - También se debe aclarar en que medida la política forestal ha influido en que se dé este tipo de incendios explosivos.

 Se debe aclarar si las labores de prevención de los montes en la zona han sido suficientes en los últimos años en los montes tales como El monte de la Cuesta.

 Si los planes de prevención de las fincas y montes particulares se han realizado y ejecutado, así como los Planes de Autoprotección de nucleos aislados. Así como si los Planes Periurbanos de Prevención aparte de estar aprobados han sido o no ejecutados por los ayuntamientos. Si se han inspeccionado y si se ha exigido su ejecución.

 Que se analice si la dotación del Plan Infoex es suficiente en la zona y a nivel regional, y si falla en algún tipo de medios materiales y humanos. Como pudieran ser la presencia de bulldozers en las zonas más forestales.

 Pedimos también que se analice una mejor manera de canalizar, coordinar y dirigir en los incendios de estas características el voluntarismo, las ganas de ayudar, y en definitiva de defender lo que es suyo, de una parte de la población que en esos momentos quiere y puede ayudar en muchos casos por el conocimiento del entorno en el que viven.

Es decir, Ecologistas en Acción de Extremadura, exigimos una Comisión Investigadora, Pública y que sea canalizada a través de nuestros representantes públicos en la Asamblea, que dé respuestas y aclaraciones a los ciudadanos, pero que también traiga soluciones y los cambios necesarios para que esto no se vuelva a repetir.

Así mismo, pedimos a la Junta de Extremadura que se comprometa a no desarrollar en las zonas afectadas por el incendio de la Sierra de Gata ninguna iniciativa de las que están recogidas en la nueva Ley de Montes y que implique el cambio de clasificación del suelo para realizar actuaciones de carácter urbanístico o infraestructural, o cambios de cultivo(aunque sí de especie, sobre todo de pinar a quercíneas)...Que habilite las ayudas necesarias y urgentes para ayuda a los ganaderos durante el tiempo que no puedan pastar en las zonas afectadas...para la recuperación de las explotaciones agrícolas, para las infraestructuras de turismo rural... Que se evalue la afección a las especies protegidas más sensibles y se cree un plan de acción para la fauna y flora de dicha zona, es especial las protegidas (como el Buitre negro o el Acebo)....

Que se haga un mayor esfuerzo en la planificación y ordenación de los terrenos afectados, disminuyendo la superficie de Pino resinero en la zona y sustituyéndolo en las siembras por especies frondosas tipo robles, encinas, alcornoques, castaños, nogales... creando modelos de combustible menos propensos a arder. Así como la intensificación en la aplicación e inspección de las medidas preventivas tanto en montes públicos como privados. Además de incrementar las acciones preventivas contra los incendios forestales durante el invierno en los montes que quedan en la comarca.

Finalmente creemos necesario la aprobación del PORF-Plan de Ordenación de los Recursos Forestales de la Comarca de Gata, donde se incluya la restauración forestal de la zona afectada, tanto en terrenos públicos como privados. Bien cuando pueda ser, mediante regeneración natural o sino artificial mediante siembras y plantaciones. Empezando por las medidas urgentes para la conservación-recuperación del suelo fértil de cara a las lluvias del próximo otoño-invierno.