Regresa a Hoyos el ‘estafador del gas’

Un año después de que una vecina de la calle Hernán Cortés sufriera la estafa de cincuenta euros por una falsa revisión del gas, vuelve la alerta a la localidad serrana. Al menos, dos mujeres de edades avanzadas han sido estafadas en sus domicilios situados en los aledaños del ayuntamiento. No admita la entrada de ningún operario a su vivienda cuya asistencia no haya reclamado usted mismo

Cuidado con las revisiones de gas
Cuidado con las revisiones de gas

El pasado 3 de octubre, dos vecinas soyanas de avanzada edad fueron víctimas de la estafa del falso revisor de edad. Como hace un año, un hombre vestido como un operario, llama a la puerta y se presenta como “revisor del gas”.

Aunque en esta ocasión ha estafado 280 euros en dos domicilios, el estafador tuvo un primer intento con una vecina que lo vio desde el balcón. “Mi madre acababa de realizar una revisión y había oído hablar de este tipo de estafas”, declara Lidia Arroyo Velasco, que acudió en su ayuda. Cuando llegaba a socorrer a su madre, el estafador ya había entrado en el domicilio de dos vecinas más que no tuvieron tanta suerte como la madre de Lydia y, en apenas unos minutos, había consumado una doble estafa. Se da la circunstancias que las víctimas residen en pleno casco urbano, en los aledaños del ayuntamiento y las estafas se han producido a primera hora de la tarde, lo que demuestra la seguridad y desparpajo con que actúa este estafador, un hombre blanco de mediana edad.

En la primera vivienda, el hombre exigió como pago a la vecina cien euros por una revisión que nunca efectuó. En el segundo domicilio “el precio subió a 180 euros”.  El modus operandi es prácticamente igual que el utilizado el año pasado por estas fechas con otra señora vecina de la calle Hernán Cortés. En aquella ocasión, la señora perdió 50 euros y la seguridad que ante sentía viviendo sola en su propia casa. El operario, una vez dentro de la vivienda, pide el móvil a su propietaria y realiza una llamada. Al otro lado del teléfono una mujer responde. El operario pasa el aparato a la  posible víctima y, al otro lado de la línea, una voz de mujer pregunta “¿Está con usted el revisor del gas?”. Tras la respuesta afirmativa de la vecina, la mujer contesta: “es para comprobar que ha ido a realizar su trabajo”. La conversación  finaliza y la señora, que va a perder su dinero, siente que está ante un instalador oficial.

Estafas como la de Hoyos se han producido también en Villasbuenas, San Martín de Trevejo y Villamiel. De hecho, este verano la Guardia Civil ha impartido charlas en estas dos últimas localidades con el programa Mayor Seguridad, destinado a la población de más edad, colectivo vulnerable para este grupo de desaprensivos delincuentes.

Estas charlas informativas, que se realizan periódicamente por toda la geografía cacereña,  pueden ser solicitadas por las Corporaciones Municipales, centros de día, residencias y otros lugares habilitados por la administración o entidades colaboradoras que trabajen con personas mayores.

Por favor, avise a sus mayores.