CON UNA APP PARA MÓVIL

Acebo Mágico quiere internacionalizar el Zápiti

Ha creado un proyecto de crowfounding para financiar la creación de una aplicación para teléfonos móviles con la que disfrutar de este tradicional juego de cartas con jugadores de todo el mundo. Súmate al proyecto y realiza tu aportación económica desde este digital, ayudarás así a la conservación de nuestras tradiciones

Página para microdonaciones de Kickstarter promovida por Acebo Mágico
Página para microdonaciones de Kickstarter promovida por Acebo Mágico

Acebo Mágico es una comunidad de serranos preocupada por el desarrollo de su localidad y la difusión de su patrimonio. En estos momentos se encuentra inmersa en un interesante proyecto con el que pretenden garantizar la continuidad del juego de cartas Zápiti al mismo tiempo que lograr su internacionalización. 

Para ello qué mejor que crear una aplicación para móviles (app) con la que poder disfrutar del zápiti con jugadores del todo el mundo. 

 “El zápiti es un juego de cartas con el que nos hemos criado desde pequeños, viéndoselo jugar a nuestros abuelos y mayores cuando veraneábamos en el pueblo”, declaran desde Acebo Mágico. “Por desgracia, --continúa la organización-- hemos constatado que cada vez se estila menos, sobre todo entre los jóvenes, y corremos el riesgo de perderlo”. Ante este peligro a corto plazo que ponga fin a esta larga tradición “nos hemos propuesto divulgarlo también entre las nuevas generaciones a través de un medio que manejan y dominan: los móviles”, declaran sus intenciones los creadores de Zápiti app.

Para crear la Zápiti app, Acebo Mágico ha puesto en marcha un programa de microdonaciones (crowfounding) para recaudar los 3.000 euros que necesitan para, entre otras cosas, desarrollar la aplicación en la que están trabajando. La campaña está activa en la plataforma kickstarter.com y con ella Acebo Mágico pretende “recaudar fondos que nos ayuden a que el proyecto se haga realidad, ya que como todos sabemos la creación de apps suponen numerosos gastos difíciles de afrontar, como cuota de desarrollador, contratación de servidores, servicio de diseñador gráfico”, entre otros gastos.
La colaboración de todos nosotros “es esencial para que el proyecto siga adelante y no muera antes de empezar”, señalan sus promotores. La donación mínima es de tres euros y con esa pequeña aportación, el donante podría disfrutar de la Zápiti app sin publicidad. 

Acebo Mágico resalta que si, lamentablemente, no alcanzasen los 3000 euros que necesitan para el desarrollo “a todos aquellos que hubiesen participado no se les cobraría nada”.
En definitiva “de lo que se trata es de apelar a la conservación de una de nuestras más queridas tradiciones y difundirla entre todos, incluidos los jóvenes, para que podamos jugar al zápiti desde cualquier punto de nuestra geografía”. 

Historia del Zápiti según Acebo Mágico

El origen de este juego con gran predicamento en la Sierra de Gata, parece retrotraerse a la época de dominación musulmana. Sin embargo, hay quien postula que su origen pueda situarse en tres regiones del noroeste de Italia. Con todo, lo que suele aceptarse es que el zápiti nació como variante del popular juego del truco, o truc, valenciano, que llegó a Galicia y Portugal, donde a la carta del cuatro de bastos (la más importante como veremos a continuación) comenzó a denominársele zápe o zap.
Y de ahí surgió toda la miríada de nombres por los que es conocido en la Sierra: zápiti en Acebo, zápite en Perales del Puerto, jápiti, zápete e incluso zapete en la vertiente salmantina de la Sierra (El Rebollar).

Se trata de un juego divertido y algo barullero, que se acompaña con gritos y aspavientos, y en el que casi nunca se juega con dinero.

Lo más importante que hay que saber es el valor de las cartas, que de mayor a menor, se empieza por:
Las cuatro matas (o cuatro de bastos), siete de copas, siete de oros y uno (o as) de espadas. A estas cuatro cartas les siguen los treses, doses, ases (salvo el de espadas), y a continuación, desde los reyes hasta los cuatros (salvo el de bastos) en orden descendente.

Se reparten tres cartas y se jugará una en cada ronda. Empieza el jugador inmediatamente a la derecha del que ha repartido. Quien gana la ronda, gana el turno (es decir, gana el privilegio de empezar la siguiente ronda echando primero) y quien gane.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481