LAS FAMILIAS CALIFICAN EL PROYECTO DE “CAÓTICO”

El AMPA soyana Nebrija reclama a la Consejera de Educación una solución para los centros con libros electrónicos

Los últimos estudiantes han recibido las claves para poder acceder a ellos en enero. La licencia para estos libros --veinte euros-- es anual y el 80 por ciento del profesorado del centro no había tenido experiencia previa en su utilización. Además, señalan los problemas derivados de la mala cobertura de internet que existe en varias localidades serranas

Esther Gutiérrez Morán, consejera de Educación www.sierradegatadigital.es
Esther Gutiérrez Morán, consejera de Educación www.sierradegatadigital.es

Nadie dijo que ser pionero fuera fácil y fe de ello pueden ver las familias de los estudiantes de la ESO en el instituto Valles de Gata, de Hoyos. Desde hace siete cursos, el centro forma parte del novedoso proyecto relacionado con la enseñanza y las nuevas tecnologías. En virtud de este programa, alumnos y profesores han sustituido desde hace dos cursos los manuales clásicos por libros digitales y disponen de un portátil como herramienta de estudio.

La Asociación de Madres y Padres Nebrija del IESO soyano han hecho llegar una carta a Esther Gutiérrez, consejera de Educación, y a los representantes de los grupos políticos Ciudadanos, Partido Popular y Podemos para poner en su conocimiento y buscar soluciones “a la esperpéntica situación que están viviendo los estudiantes que utilizan los libros de texto digitales”. Y es que las últimas licencias para libros digitales se entregaron a sus propietarios a la vuelta de Navidades. 

El AMPA habla en su carta del problema que supone poner el carro antes que el burro. El centro es pionero en este proyecto y el 80% de los profesores en el Valles de Gata son interinos aterrizados este pasado septiembre sin conocimiento previo del programa. “Todo el equipo directivo ha trabajado y dedicado muchas horas a apoyar este proyecto de implementación de nuevas tecnologías”, informa el AMPA en su carta. “Algunos profesores incluso han desarrollado su propio material que ponen a disposición del alumnado de forma altruista”, añade. “Esta apreciación es importante, --resalta la carta-- porque a pesar de llevar dos cursos en el proyecto y de la máxima implicación del equipo directivo, el acceso a los libros digitales ha sido una Odisea”.

Gracias a la comunidad educativa soyana y a la voluntariedad de sus profesores, los alumnos han llegado hasta enero bien utilizando libros de texto del depósito del Banco de Libros del instituto, utilizando fotocopias, estudiando el material que los profesores han elaborado o siguiendo su dictado. 

Un miembro del AMPA se queja a este digital que “la mayor parte de los libros llegaron en diciembre, a las puertas de la primera evaluación, y en el caso de los alumnos que obtuvieron beca en la segunda convocatoria, los libros no llegaron hasta enero”.

El AMPA y la dirección del centro mantuvieron una reunión para tratar el problema y en ella la asociación comunicó a los responsables del centro que iba a informar a la Consejería de Educación de los problemas derivados del uso de libros electrónicos. “No queremos polemizar, queremos soluciones”, insisten las familias. El escrito dirigido a los representantes políticos de los tres partidos con representación en la Asamblea lleva un encabezamiento en el que la asociación resume las intenciones de su carta-denuncia “no para polemizar, sino para que en su condición de responsables políticos hagan un seguimiento del tema, para que entre todos consigamos que la situación mejore”.

Miembros del AMPA muestran su asombro “ante el desconocimiento total del inspector de Educación sobre lo que estaba ocurriendo con los libros”. 

En este asunto de los libros digitales, desde el AMPA sostienen “que mucha gente no está realizando bien su trabajo en las editoriales, en el manejo de Escholarium y en la delegación de Educación”. 

Según ha podido saber este digital el procedimiento para que los alumnos puedan acceder a los libros digitales es rocambolesco y, en el caso de los alumnos no becados, el proceso se llega a alargar cinco meses. “Una vez comprados los libros, hay que facilitar las claves al centro y éste a su vez a Escholarium, para que dé de alta las licencias, lo cual retrasa la descarga”, señala la asociación en su escrito. “En algunas ocasiones los libreros, por falta de información, facilitaban claves que no eran correctas, confundiéndolas con otros códigos que les daban las editoriales. Lo cual no se descubría hasta que Escholarium hacía todo el proceso”. Y para más inri, “algunos  ISBAN que aparecían en las listas no eran correctos, bien porque eran ediciones antiguas o por error”.

El AMPA Antonio de Nebrija finaliza su escrito  señalando que “ponemos todo esto en su conocimiento, no por mera crítica, sino porque es el segundo curso con libros digitales y la situación ha empeorado”. 

Test de los usuarios

Dos años después de su implantación en el centro el AMPA detalla a Esther Gutiérrez de los problemas de los que adolece el proyecto. Estos son algunos:

El trámite para obtener la licencia del libro es complicado. En alumnos becados en segunda convocatoria estos plazos se alargan seis semanas más. 

Las licencias tienen una vigencia anual. De tal forma que tanto repetidores como hermanos o hermanas menores se ven obligados a adquirir el libro electrónico cada curso. Cada licencia tiene un coste mínimo de 20 euros. 

Los bloques de ejercicios no se pueden descargar con lo que dificulta la realización de los deberes parte de los estudiantes. 

En el instituto de Hoyos estudian alumnos de la localidad y Acebo, Villamiel, Villasbuenas, Torre de Don Miguel, Gata, Villasbuenas de Gata y Santibáñez el Alto. En algunos de estos pueblos la conexión con internet es muy deficiente --el AMPA cita en su carta el caso concreto de Santibáñez el Alto--.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481