El campamento de Villamiel celebra su XXV aniversario

Por este motivo en vez de tener una temática  lo han dedicado a dar a conocer cómo se inició este campamento, las personas que vieron  las cualidades estas instalaciones y el deseo de ponerla a disposición para realizar  tanto este tipo de actividades de ocio, como convivencias, entre otras

XXV años de campamentos Cáritas en Villamiel
XXV años de campamentos Cáritas en Villamiel

El pasado domingo 28 de Julio se clausuro el campamento  que cada año organiza Cáritas Arciprestal de Coria en la localidad de Villamiel y  en la que ha participado  80 niños del Arciprestazgo y 25 monitores voluntarios (cocinero, ATS, Socorrista y monitores).

Este año ha sido un campamento muy especial, pues se ha celebrado el XXV aniversario de las instalaciones y por este motivo en vez de tener una temática  lo han dedicado a dar a conocer cómo se inició este campamento, las personas que vieron  las cualidades estas instalaciones y el deseo de ponerla a disposición para realizar  tanto este tipo de actividades de ocio, como convivencias, etc…, Así mismo mediante relatos cortos pero muy interesante, alguno de los monitores que han estado o aún están activo han contado a los niños su propia experiencia, el trabajo que han realizado y multitud de anécdotas, que lo los niños han acogido en muchas ocasiones con sorpresa y alegría.

Como siempre, los juegos, las actividades, dinámicas, talleres, marchas etc… hace que los niños se diviertan y aprendan a convivir entre ellos, respetándose y compartiendo lo que cada uno tiene. Es una satisfacción observar como durante estos once días, la generosidad  y la ayuda mutua  entre los  niños es una constante  de forma que  llegamos a formar una gran familia, en el que cada uno aporta  su granito de arena.

Por ser el XXV aniversario, este año se celebró el día del Veterano, por el cual se  invitó a aquellas personas que durante este tiempo han pasado por el campamento. Fue un día de convivencia en las que se recordó muchas anécdotas sobre el campamento y se clausuró el día en una preciosa Eucaristía presidida por el Sr. Obispo D. Francisco Cerro,  y que contó con un emotivo  y sentido homenaje a aquellos voluntarios que ya no están con nosotros y que han sido importantes en la vida de estas instalaciones y del campamento.

No pudo faltar el día de Cáritas en las que los voluntarios de las distintas Cáritas (Torrejoncillo, Moraleja, Casa de Don Gómez, Calzadilla y Coria), compartieron con los acampados las actividades que se desarrollaron. Este día se celebra cada año porque es la forma de darles las gracias a todos ellos, puesto que por su trabajo  que desempeñan a lo largo del año hacen posible que esta actividad llegue a niños que no pueden vivirlo de otra forma. Gracias a la labor de estas Cáritas, el campamento tiene sentido.

Por ultimo queda el día familiar, en la  que los niños, como anfitriones, enseñan a sus padres y familiares la casa que han tenido durante estos 11 días, lo que han hecho y cómo lo han hecho, los amigos nuevos que tienen y las anécdotas ocurridas durante el  mismo. Se siente la felicidad tanto de los niños como de los padres al escucharlos.

Para los monitores voluntarios queda la satisfacción del trabajo realizado, cuando cada niño nos regala su sonrisa y  una vez terminado esté empezamos  con ilusión a preparar el siguiente.