Imprimir

El sauce blanco (Salix alba L.)

José Manuel Robledo Vinagre | 26 de abril de 2013

Salix alba
Salix alba

Antiguamente, por superstición, se daba de beber a las mujeres para evitar el embarazo, con dudosos resultados, ya que se creía que esterilizaba a la mujer.  También se le otorgaba la virtud de enfriar a los que eran demasiado ardientes en el amor, y se decía que si continuaban las tomas, incluso llegarían a ser insensibles para el sexo

Sauce, salce, sauz, saz, salga, salguero, salguera, salgueiro, sinceiro o mimbrera, son algunos de los nombres con los que se conoce por toda la Península al sauce blanco, un árbol de crecimiento rápido, que puede sobrepasar los 20 metros de altura y que vive en las riberas de arroyos y ríos, formando parte del bosque de galería que forman las plantas ribereñas.

De corteza pardo-grisácea, sus ramas finas y jóvenes, tienen hojas alternas, lanceoladas con bordes aserrados y lisas, algo blanquecinas por el envés.
Cada individuo posee un sólo sexo, por tanto, tenemos sauces macho y sauces hembra con flores diferentes, que aparecen en primavera o incluso antes de que salgan las hojas.  Los machos tienen gatillos con flores masculinas con dos estambres cada una; los hembra tienen flores en forma de capsulita que se abre en dos valvas y suelta una pelusa blanca, donde viajan envueltas sus pequeñas semillas.

La madera de sauce blanco es muy flexible y ligera, se emplea para fabricar cerillas, palillos, etc. Sin embargo, sus ramas más jóvenes y finas, denominadas también "mimbre", son ideales para elaborar todo tipo de cestería tradicional, de hecho en algunas regiones, se ha desarrollado toda una artesanía del mimbre. 

Virtudes

Ya en la antigüedad, Hipócrates utilizaba las hojas del sauce para aliviar los problemas relacionados con el dolor, ya que contiene salicina, que en el organismo se transforma en ácido acetílsalicílico (aspirina); de hecho fué utilizada como actualmente utilizamos la aspirina durante siglos por nuestros ancestros, ya que se puede encontrar en la corteza de cualquier tipo de sauce o chopo.

Las hojas, la corteza y los amentos femeninos son los que mayor cantidad de salicina contienen y debemos recolectarlos por la mañana y desecarlos al aire libre.   La mejor corteza es la de las ramas de más de 3 años, que recolectaremos preferiblemente en otoño, después de la caída de la hoja y durante el invierno.

Sus principales propiedades curativas son la febrífuga, antirreumática, tónica y sedante, sirve para paliar todo tipo de dolores, especialmente los de cabeza, pero debemos usarlo con precaución, ya que al igual que su pariente sintético, la aspirina, en dosis elevadas puede producir efectos secundarios indeseados o hipersensibilidad.

Como tónica y sedante, usaremos el "vino de sauce", que prepararemos con unos 50 gramos de corteza por cada litro de vino bueno de la Sierra de Gata, dejándola macerar durante al menos tres meses y filtrando el resultado para tomarlo antes de cada comida.

En infusión podemos utilizar la misma cantidad de corteza pero hervida en un litro de agua, que endulzaremos con miel casera, de esta infusión podemos tomar tres tazas al día después de cada comida.

Antiguamente, por superstición, se daba de beber a las mujeres para evitar el embarazo, con dudosos resultados, ya que se creía que esterilizaba a la mujer.  También se le otorgaba la virtud de enfriar a los que eran demasiado ardientes en el amor, y se decía que si continuaban las tomas, incluso llegarían a ser insensibles para el sexo.
 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/la-botica-de-la-sierra/-el-sauce-blanco-salix-alba-l-en-la-botica-serrana/20130425221604009703.html


© 2019 Sierra de Gata Digital