Imprimir

¿Estuvo Viriato por aquí?

Domingo Domené | Historiador

Sierra de Gata Digital | 25 de Mayo de 2012

Apiano, un historiador romano dijo que en Hispania unos de los pueblos más resistentes a aceptar la caliga (bota) de los legionarios romanos fueron los lusitanos y los vetones quienes se habían aliado para hacer frente al invasor. Y que el más famoso de los jefes de esa alianza fue el lusitano Viriato.

Apiano, un historiador romano dijo que en Hispania unos de los pueblos más resistentes a aceptar la caliga (bota) de los legionarios romanos fueron los lusitanos y los vetones quienes se habían aliado para hacer frente al invasor. Y que el más famoso de los jefes de esa alianza fue el lusitano Viriato.

Como a los lusitanos de entonces se les suponía tan cerriles y montaraces que no conocían la agricultura y de algo tenían que vivir se les catalogó como pastores. Viriato era, pues, según los antiguos cronistas un pastor lusitano.

Si tenemos en cuenta que la Lusitania comprendía el actual territorio portugués situado al sur del Duero, más la actual Extremadura española, casi toda la provincia de Salamanca y el Oeste de las provincias de Ávila (incluida la capital) y Toledo (tierras de Talavera) el lusitano Viriato pudo ser de cualquiera de esos territorios.

Los grandes personajes parece que han nacido en todas partes. ¿En cuántos lugares se dice que nació Cristóbal Colón? Con Viriato sucede lo mismo. Diodoro de Sicilia, otro historiador romano, dijo que Viriato era un lusitano que vivía junto al océano; por eso se le creyó portugués.

Los de Zamora, tanto los de la ciudad como los de la provincia, están muy dispuestos a afirmar que el caudillo lusitano nació en Torrefrades, pueblo de la comarca de Sayago. Por eso en su escudo aparece el brazo de Viriato sosteniendo una bandera con ocho fajas de gules (rojas) que simbolizan las ocho victorias que obtuvo frente a los romanos y en la plaza de la Diputación levantaron hace más de cien años una gran estatua en su honor.

Otros dicen que nuestro presunto pastor era de la Beturia Céltica (más o menos parte de la provincia de Huelva). Hay quien no se corta un pelo y afirma que no era lusitano, sino lusón (cerca de Cuenca). Para liar más la cosa también se asegura que no era ni lusitano, ni lusón, que era galaico, de Verín en concreto, nombre que derivaría no sabemos si de Viriato o de Viriatín.

Lo que nadie negará es que los historiadores, además de no aclararnos, nos divertimos bastante y podemos complacer a casi todo el mundo, incluidos nuestros amigos de Sierra de Gata. Verán.

El historiador Apiano, ya citado, decía que Viriato solía establecer su campamento de invierno en el Monte de Venus. (Aquí monte de Venus se refiere a un monte y no a una parte de la anatomía femenina que seguro conocía bien nuestro protagonista). Pero, el historiador no localizó con precisión donde estaba dicho monte.

Y entonces aparecieron otros historiadores que en torno al monte montaron diversas hipótesis. Para no aburrir, el monte de Venus debió estar situado en la parte vetónica de lo que hoy llamamos Sistema Central, esto es, entre Sierra de Gredos, Sierra de Gata, Sierra de la Estrella y sus estribaciones secundarias.

Se ha querido localizar en la sierra de San Vicente (Gredos, Norte de Toledo), en el antiguo castro de El Raso o el pico Almanzor (también en torno a Gredos, Ávila), en nuestro querido Jálama, en la Sierra de la Estrella, en la Sierra de Santa Marina (entre Cañaveral y Casas de Millán, Cáceres). Para no cansar hablaremos solamente de las sierras que hoy son cacereñas: Jálama y Santa Marina.

En torno a su posible ubicación en la comarca de Jálama recuerdo lo que me contó hace muchos años un viejo de Eljas. Más o menos era así. El antiguo nombre de nuestra villa era Ellas. Y se llamaba así porque cuando el infame y canalla pretor Galba asesinó a traición a los soldados del ejército lusitano-vetón, sus mujeres (esposas e hijas) se refugiaron en lo que la localidad que pasó a llamarse con el pronombre femenino antedicho. Se da por supuesto que el valiente Viriato vino a protegerlas. El relato no parece que sea muy verosímil, pero es bonito.

Todos hemos oído mil veces lo del asesinato de Viriato a manos de tres de sus capitanes, los canallas Ditalco, Audax y Minuro. Pues bien, hay una tradición que dice que dicho asesinato tuvo lugar en la Sierra de Santa Marina y que los tres traidores llegaron de la que hoy es ciudad de Cáceres para hacerlo.

Queremos pensar que si Viriato hubiese permanecido en Jálama, dado que a los traidores nuestra comarca les quedaba bastante lejos y que nuestros antepasados –y sobre todo las antepasadas de Eljas- debían quererlo bastante posiblemente se hubiese salvado.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/sara-fontan/-estuvo-viriato-por-aqui/20120525113721002598.html


© 2019 Sierra de Gata Digital