Imprimir

158. Lo sagrado

Agustín Rivas / Sierra de Gata Digital | 01 de Septiembre de 2015

Lo sagrado
Lo sagrado

Lo sagrado es aquello que toca la esencia que en ti vive, y evoca un sentimiento de pertenencia a algo que está más allá de tus propios límites. Lo sagrado es aquello que te lleva, más allá de las cambiantes olas superficiales, al océano de tus propias profundidades

A veces nos dejamos ir, nos ponemos en manos de otros pensando que lo sagrado es aquello que nos proporcionan las religiones. Sean estas de la orientación que sean. ¿Pero qué es lo sagrado realmente?

Lo sagrado es aquello que toca la esencia que en ti vive, y evoca un sentimiento de pertenencia a algo que está más allá de tus propios límites. Lo sagrado es aquello que te lleva,  más allá de las cambiantes olas superficiales, al océano de tus propias profundidades.

Es sagrado aquello que te eleva del deseo a la aspiración y desde el ansia de posesión al desprendimiento del amor. Es sagrado ese sentimiento de unión con los demás y te hace sentir que el otro es el sendero que te conduce a Dios.

Es sagrado ese sentimiento de trascendencia, que nos lleva a participar respetuosamente en la danza de la vida, de la creación y del Creador.

Sagrada es la mirada de los niños que reflejan la inocencia del alma. 

Sagrado es aquel momento presente, único e irrepetible en el que el Amor ha sido posible.

Sagrada es esa conciencia, cuando refleja, como agua en calma, la luz del alma. Sagrado es todo acto humano, cuando es de verdad hecho con humanidad. Sagrado es el hogar, cuando es aún hoguera.

Hacemos sagrada la tierra cuando comprendemos que es un organismo vivo, y que nosotros todos, somos sus células.

Sagrado es ese amor que nunca juzga y por lo tanto no tiene nada que perdonar.

Así como en todo huracán existe un centro de paz,  las tormentas de la vida se pueden experimentar desde ese centro sagrado del ser, donde reina esa paz profunda que da la serenidad. De ella nace ese potencial sagrado de amar que nos lleva a darnos a los demás sin esperar nada a cambio.

Y ¿Dónde se encuentra lo sagrado? Lo sagrado se concentra en Ti mismo, cuando de veras vives, te vives, y dejas a Toda vida vivir. Lo sagrado fluye a través de esa luz que te hace consciente de ti mismo y a la vez ver y sentir que eres uno con todo lo que te rodea.

La vida es como un rio cambiante, que da sentido a la corriente que se mueve entre dos orillas que lo definen. Como esa corriente que avanza descubriendo y recorriendo nuevos territorios y dejando atrás las diferencias que siempre existirán entre las dos orillas.

Lo sagrado no es ser perfecto. Lo sagrado es ser humano. ¿Y si fuéramos sensibles al amor y así en vez de la sensiblería de víctimas y verdugos, desarrolláramos la responsabilidad que conduce a  la humanización de la vida?

Hasta otro día amigos,

Un abrazo

Agustín 

 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/conocer-saber-crecer/158-sagrado/20150831114435018597.html


© 2019 Sierra de Gata Digital