Imprimir

Centenares de voluntarios arriman el hombro para detener el fuego

Sara Fontán / Sierra de Gata Digital | 12 de agosto de 2015

Carlos Asensio sonríe cansado en Cilleros el pasado domingo
Carlos Asensio sonríe cansado en Cilleros el pasado domingo

Medio centenar de vecinos de Santibáñez el Alto y Villasbuenas de Gata trabajaron duro el pasado jueves para evitar que las llamas se propagasen hacia el este y cruzara la carretera EX-109. Esta es una de las cientos de historias hermosas que han surgido en el fragor de la tragedia y nos la cuenta el capataz forestal Carlos Asensio

A Carlos no le gustó la imagen que contempló desde la terraza de su suegro en Gata. A las dos de la mañana, ya en su nuevo hogar de Villasbuenas de Gata, se revolvió en la cama e insomne despertó a su mujer. “Esperanza, esto tiene muy mala pinta, voy a ver cómo puedo ayudar”. 

Subió hasta Acebo y allí pudo comprobar que en la magnitud del incendio, en la zona cero, poco podía aportar. A su regreso, en el cruce de La Fatela se encontró con los trabajadores del ayuntamiento de Villasbuenas de Gata y un grupo de voluntarios prestos a presentar batalla. Trabajaron toda la noche estos cincuenta hombres ayudando a los brigadistas del retén de Deleitosa. 

Desde Cáceres, las llamadas de su jefe, Felipe González, desde Gedintegral, eran continuas motivadas por las constantes informaciones de la gravedad del suceso que llegaban hasta la capital cacereña y al resto del planeta. A mediodía del viernes, 7 de agosto, Gedintegral puso a disposición del Mando Único todos sus recursos para combatir el fuego. 

Así Carlos Asensio, capataz forestal desde los 25 años y gran conocedor de estas tierras serranas y las hurdanas, comenzó entonces las labores de apoyo a la extinción coordinando, con un segundo capataz enviado desde Cáceres para los relevos, la utilización de la maquinaria cedida gratuitamente por Gedintegral: 4 bulldozer, 4 cubas nodrizas y 2 góndolas --grandes plataformas para el transporte de maquinaria industrial--. Carlos no solo recibía el apoyo desde la matriz en Cáceres, el propio director general del grupo de empresas gallegas Extraco, Pedro Muñoz, se puso en contacto con él para poner a disposición de la Sierra de Gata todo el material disponible para sofocar el fuego o para ayudar a su extinción. 

Carlos recuerda y resalta la labor de aquel grupo de medio centenar de santibañejos y villasbueneros luchando en la madrugada del viernes contra el fuego. “Logramos parar su avance y que no fuera más allá del río, llegando a los pinares de Villasbuenas. En su opinion, la coordinación de los diferentes equipos de extinción “ha sido mucho mejor que en ocasiones anteriores, por ejemplo que cuando Gata pacedió aquel gran incendio hace tres años”. 

Carlos, que abandonó junto a su mujer, Cáceres para vivir en la Sierra de forma permanente, ha trabajado toda su vida como capataz forestal y conoce estos montes como si fueran el jardín de su propia casa. 

Carlos Asensio es el responsable de Gedintegral para la zona de Sierra de Gata y Las Hurdes. En nuestra tierra suyos son, entre otros, los trabajos realizados en la piscina de Torre de Don Miguel, el acondicionamiento de varios de sus regatos o las obras forestales llevadas a cabo en Robledillo de Gata y en la Almenara, entre otras. 

Carlos es uno de los cientos de vecinos voluntarios que han trabajado duro para apagar el incendio. Mucho nos gustaría contarles la historia de cada uno de ellos, las más duras y las más hermosas pero el flujo de información es tan abundante y urgente que apenas ahora podemos comenzar a asimilar lo que hemos vivido en esta última semana.

Gracias, Carlos. Gracias a todos. 

 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/sierra-de-gata/centenares-voluntarios-arriman-hombro-detener-fuego/20150811114743018377.html


© 2020 Sierra de Gata Digital