Imprimir

5. Los bárbaros a la vista

Sara Fontán | 10 de junio de 2012

Cualquier libro de Historia dice que el año 409 fue el de la entrada violenta e ilegal de los llamados pueblos bárbaros en Hispania. Y que esos pueblos eran los de los vándalos, suevos y alanos. Los bárbaros, aunque actualmente su nombre sea sinónimo de destructores, no eran más asilvestrados que los romanos

Cualquier libro de Historia dice que el año 409 fue el de la entrada violenta e ilegal de los llamados pueblos bárbaros en Hispania. Y que esos pueblos eran los de los vándalos, suevos y alanos. Los bárbaros, aunque actualmente su nombre sea sinónimo de destructores, no eran más asilvestrados que los romanos. Para quitarles ese matiz un tanto denigrante se les suele llamar también germanos, lo que puede inducir a confusión porque los tres pueblos citados no eran germanos en el sentido que le damos hoy a esa palabra. Para aclarar todo esto sería precisa una lección de Historia que no cabe en estas páginas.

Pero, sigamos. Esa entrada violenta fue legalizada por el imperio romano el año 711. ¿Qué pasó en esos dos años en los que los bárbaros presuntamente se dedicaron a hacer barbaridades? Pues, no lo sabemos. El profesor Ubieto dejó escrito, con toda razón, que “los historiadores de todos los tiempos han rellenado [esos dos años] con su imaginación”. Uno de esos historiadores imaginativos afirmó la destrucción de Laconicurgo año 410, enigmática ciudad supuestamente situada entre los ríos Árrago y Tralgas. De ser ello cierto, la Sierra de Gata hubiera sufrido entonces, por primera vez, las barbaridades de los bárbaros.

¿Pudo pasarles lo mismo a Lancia Oppidana (¿El Payo-Nacasvasfrías?) e Interamnia (Salvaleón, Valderde del Fresno), La Isla (embalse del Borbollón, Santibañéz el Alto) e incluso al poblado romano que había en lo que hoy conocemos como Los Pozos (campo de Trevejo, Villamiel)?. Posiblemente, porque después de la invasión de los bárbaros no se supo nada con certeza de las cuatro localidades e incluso de dos ellas, las que estaban en el actual embalse del Borbollón y en Los Pozos, se perdió hasta el nombre.Lancia Oppidana e Interamnia han sido relativamente bien estudiadas. De La Isla y Los Pozos se sabe poco. Eso es un tanto extraño y más si se tiene en cuenta que en Los Pozos y su entorno (Nava del Rey, Villalba, molino de la Churra, Berenguilla, Villamiel, etc.) se han localizado restos romanos en cantidad sólo inferior a los hallazgos de Mérida y Cáceres el Viejo. Hasta 6 aras votivas (altarcillos dedicados a los dioses) y 13 laudas supulcrales (similares a nuestras lápidas) hemos contabilizado allí. Eso sin contar otros restos: un pie de prensa de aceite, molinos de mano para cereales, rodillos de granito, discos de pizarra (tapaderas de recipientes), fragmentos de unos grandes recipientes de boca ancha y forma esférica (llamados dolia por los expertos), restos de escorias de hierro (lo que presupone la existencia de una fragua), tuberías (fistulae) de plomo, bronce, vidrio, monedas, …

El que el poblado de Los Pozos fuera destruido por los bárbaros (tanto da que fueran los suevos como los visigodos) puede ser verosímil si tenemos en cuenta los restos de la llamada terra sigillata hispánica (T.S.H.), vasijas de cerámica engobada en rojo, es decir, recubierta de un vitrificado rojo, y decorada mediante impresiones hechas en el barro fresco con una especie de estampilla o sello (de ahí el nombre de sigillata, sellada). Como estos restos cerámicos desaparecen en el siglo V, que es cuando llegaron a Hispania los bárbaros, cabe pensar de forma razonable que estos destruyeron el poblado y que al no vivir ya nadie en él no hubo necesidad de ir reponiendo las vasijas de T.S-H. que se fueran destruyendo por lo que ésta cerámica desapareció a partir de entonces.

De vez en cuando pasa, con nocturnidad, por Los Pozos algún descerebrado quien con un detector de metales se dedica a buscar tesoros inexistentes. Lo más que puede encontrar –si encuentra algo- serán escorias de hierro o restos de antiguas tuberías de plomo.

Lo que nos extraña es que a pesar de que la riqueza arqueológica de Los Pozos sea conocida desde comienzos del siglo XX nadie se haya propuesto hacer un estudio arqueológico serio de la zona. ¿Son cosas de Extremadura?

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/historia-de-sierra-de-gata/los-barbaros-a-la-vista/20120610172203002887.html


© 2021 Sierra de Gata Digital