Imprimir

Restos de carmín

Julián Puerto Rodríguez | Trabajador Sociocultural

Julián Puerto Rodríguez | 02 de septiembre de 2014

-- Hola don Silvestre.

-- Hombre Iñaki, pensé que te habías marchado.

-- Todavía quedo por aquí, ahí va la ostia. Me iría mañana a la mañana.

-- Pues yo estoy aquí sentado, sobre mi pared de piedra, viendo el lento caminar del pueblo.

-- Si que camina, ¡eh¡. Mire usted, esta foto es del año pasado en este mismo sitio.

-- No si ya lo sé. No tienes más que mirar el río que pasa por el pueblo.

-- La gente está muy contenta. El colector hacía falta.

-- Si, totalmente de acuerdo, pero ¿se puede dibujar sobre un lienzo de Picasso?. Yo creo que no, pero si no queda más remedio que sea por la parte de atrás. Lo que están haciendo es un atentado ecológico y un desastre estético y visual.

-- Bueno, yo le mandé un  wassap a aita, y casi le da un infarto.

-- Te imaginas Iñaki, ese mismo trazado, al descubierto, de un colector por la Gran Vía de Madrid o de Bilbao o, por poner un sitio más cercano, por la calle Pintores de Cáceres.

-- Imposible.

-- Pues eso mismo.

-- Aquí se consiente todo.

-- Y los del Proyecto Cultural Sierra de Gata de vacaciones.

-- Todos las leyes, todos los proyectos jodidos se tramitan y se ejecutan en agosto, cuando la gente baja la guardia.    

-- El río ya no huele mal, pero hiede los otros sentidos.

-- Tanta belleza expoliada, tanta técnica moderna para nada, tanto ingeniero en Alemania.

-- Mire esta otra foto don Silvestre.

-- ¿Coches de policía?. No me sorprende Euzkadi ya se sabe.

-- Qué no, don Silvestre, qué no, que es en el pueblo.

-- No me jodas. Pensé que era una intervención en una Erriko Taberna.

-- Unos se llevan la fama y otros escardan la lana.

-- ¡Madre mía!, la que ha liado el pollito. Esas me las tienes que pasar por wassap.

-- Ahora mismo.

-- Mira Iñaki, ahí viene Aniceto.

-- Sí, quedé aquí con él. Va a enseñarme las ruinas del convento franciscano del Huerto de los Frailes. El otro día estuve en el Cerro Moncalvo y fotografié la portada que queda del antiguo, antes de trasladarse al pueblo.

-- Como ocurre allí, ahí abajo, en la calleja del Gorronal, también queda poco. Lo que pudo salvarse está en la Iglesia.

-- No entiendo como pueden perderse estos edificios tan emblemáticos para la fe cristiana.

-- La gente no conoce su historia y van por las calles a Dios rogando y con el mazo dando.

-- Ahí va la ostia, que le pregunten a los de San Martín, pues. Menuda hospedería se han montado, de cuatro estrellas.

-- Esa es la raya entre los que cuidan su historia y los que la destruyen y la desprecian.

-- Conservan hasta una lengua propia.

-- Una lengua que vino del norte, Iñaki. Aditzaile onari, hitz gutxi.

-- Por allá arriba estas cosas se cuidan mucho. Esta de San Martín, se parece bastante a la forma de hablar de por aquí.

-- Paquí semus tos esturianulionesis –añadió Aniceto, incorporándose a la conversación.

-- Así será si no se pierde también. Pero volviendo al Conventual de San Miguel. Fíjate que los frailes franciscanos lo fundaron en 1451, luego fue asilo de ancianos, congregación de operarios cristianos, casa de los PP Capuchinos, convento de padres Jesuitas portugueses, seminario, … hasta que lo compró el Ayuntamiento de San Martín para ser definitivamente restaurado

-- Esto último es importante –dijo Aniceto-, por cuanto no pasó a manos privadas, como ha ocurrido en otros pueblos con todo el patrimonio.

-- Eh!, Aniceto, tú que estás siempre hablando de las piscinas naturales Teresa Perales –espetó Iñaki desenvolviendo un papel de periódico que sacó de su bolsillo-. ¿Has visto esto?.

-- Léelo en alto, Aniceto.

-- ¡Joder!. “Las  quince mejores piscinas naturales de España”. Dan una lista de una recorrido hecho por toda España y  seleccionan quince piscinas naturales. Fontcalda (Tarragona); Aniol d´Aguja (Girona); Beceite y la ruta del Parrisal (Teruel) y, en cuarto lugar, Piscinas naturales de Sierra de Gata (Cáceres). ¡Qué bueno!. Con foto y todo.

-- ¿Qué dice?.

-- Dice: “Acebo (L’Acebu) es un pintoresco pueblo de la Sierra de Gata, según sus habitantes “famoso por sus encajes de bolillo y las naranjas”. Lo encontrarás en Cáceres, al noroeste, cerquita de la frontera con Portugal y a resguardo en las faldas del monte Jálama. A 2 km del pueblo en dirección a Ciudad Rodrigo te toparás con las piscinas naturales Jevero y Carreciá y con los servicios de bar”.

-- Dónde sale.

-- Esto esta en “EscapadaRural.com”, pero también se encuentra en Scouts msc; MiraTu.es; Viajesporespaña.org… y muchos sitios más, todas revistas especializadas en turismo rural.

-- No me extraña nada, el maps.google dice que Sierra de Gata es la zona de España con más concentración de piscinas naturales.

-- La mayoría de ellas espectaculares, con cómodo acceso y con chiringuito.

-- Aguas limpias, con peces, paisajes vírgenes, sombras, arbolado, frescor y muy poco masificadas.

-- El mayor potencial de Sierra de Gata.

-- A Robe Iniesta le han dado la Medalla de Extremadura.

-- Merecida que es.

-- Pero ya no viene por aquí. Al principio era un visitante asiduo de la Sierra.

-- Se fue “Del to ya”. Cosas de la fama.

-- ¿Qué libro lee usted don Silvestre?.

-- “Restos de carmín”. Es este título de una de las novelas del escritor Juan Madrid. Me recordó, al pronto, que todos los veranos tienen un final y este deja marcado un recuerdo.

 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/julian-puerto-rodriguez/restos-carmin/20140901100726014657.html


© 2020 Sierra de Gata Digital