La Bruja y don Cristóbal

Relato corto cuya acción se sitúa en la dehesa de Amaniel, arrabal de Gramburgo, capital de la Astargea, principios del siglo XXI del cristianismo, durante la dominación de las llamadas razas cultas

La Bruja y don Cristóbal

Relato corto cuya acción se sitúa en la dehesa de Amaniel, arrabal de Gramburgo, capital de la Astargea, principios del siglo XXI del cristianismo, durante la dominación de las llamadas razas cultas

Mereció la pena compañeros

Mujeres y hombres perseguidos, encarcelados, fusilados que no mueren, porque los que están cegados son los que, de una manera u otra, les persiguieron, encarcelaron y mataron

Verdeguea

Seguiremos trabajando, como gusta decir a Sara Fontán, por dejar parte de nuestro trabajo personal en el humilde y altruista compromiso con nuestra tierra, pero –añado yo- que lo hacemos desde la sencillez de la opinión en libertad. Libertad de expresión para la Bruja y don Cristóbal, aunque ni yo sea don Cristóbal, ni sea bruja la directora

Tanto ruido de sirenas para nada

No cree usted que nos encontramos ante un cáncer en la sociedad, una peste en pleno siglo XXI, una epidemia que se extiende y acrecienta sin respetar edad, color, religión, situación económica o clase social

De cuando el otoño se llenó de Sierra

Quítate el mandil de “puedo solo y cada uno por su lado”. Apúntate a la asociación que más convenga, colócate la camiseta reivindicativa de tus años mozos, de cuando los bodegones hacían peña, y tírate por la ladera. Que vuelva a despertar Jálama.

La otoñá

Reivindiquemos una Moraleja serragatina y la unión de mancomunidades hermanas, que la unidad hace la fuerza y la soledad desgana. Unámonos en el espíritu quijotesco de la transición política, aquel que venció gigantes y atacó molinos

Un obispo acebano en la diócesis cauriense

El calor asfixiante de estos meses de julio y agosto, seguro culpable del azote que entristeció los pueblos serragatinos de Alba, me ha recordado con perseverante insistencia la obligación, voluntariamente adquirida, de satisfacer la curiosidad de algunos asiduos lectores por un noble personaje que da nombre a una de las calles del pueblo de Acebo

Esperanza en la Sierra 

En silencio se recupera el campo, negro sobre blanco, 

no hay tiempo para el dolor ni para el llanto

Afectados de Acebo unidos

La Sierra de Gata, pulmón de Extremadura, merece la deferencia de instituciones comarcales, regionales y nacionales, de asociaciones y de toda aquella gente que así lo desee. Agradecidos quedamo

Afectados de Acebo unidos

La Sierra de Gata, pulmón de Extremadura, merece la deferencia de instituciones comarcales, regionales y nacionales, de asociaciones y de toda aquella gente que así lo desee. Agradecidos quedamos

Moraleja es serragatina

No se habla de otra cosa por las calles de los pueblos desalojados, más que de la solidaridad en la acogida de la Villa de Moraleja, nuestra ciudad de Moraleja del Peral. Todo el mundo volvió impresionado por la atención prestada que, siendo improvisada, pareció que estaba, velei, de siempre, habiendo sido mil veces ensayada

Algún día será nuestro el mar

El antebrazo derecho aparecía flexionado hacia su brazo, y entre ellos estaban los huesos de la mano izquierda. Pero nunca se supo si aquel era su último saludo a los caciques de los vivos o su primer saludo a los caciques de los muertos

Oxi, oxi, oxi. Referéndum en España, ¡ya!

Los austericidas de la euroeconomía, arropados por los políticos de la eurozona, han puesto toda la carne en el asador y se les ha quemado. Pase lo que pase, Grecia ha ganado. La historia ya está escrita

Reformular la política

El pueblo griego, en nombre de todos los pueblos que componen la Unión Europea, está en disposición de gritarle a la política económica del mercadeo: ¡Basta ya!. Lo contrario será seguir escondiendo la cabeza bajo tierra, dejando el trasero fuera

Recreos inteligentes

No está nada mal que, de cuando en cuando, nos despierte en la Sierra un autor serragatino con la publicación de un nuevo libro. Ahora que las ediciones en papel parecen retroceder ante el empuje de los libros electrónicos, suponen un gran consuelo las noticias sobre las publicaciones y el ascenso de la venta de libros impresos

España tiene otro color

Ahora, tras el apagón del cuatrienio negro, que dirían los cronistas republicanos del 31, se inicia una nueva etapa de ilusión colectiva. No tanto porque en esta nueva fase se hagan más o menos cosas materiales, tangibles, sino porque se  buceará en la mejora de la calidad democrática, en la idea de la participación ciudadana, en el bienestar social y, en definitiva, en los cauces para contar con los ciudadanos de a píe, más y para más que cada cuatro años

El disputado Chaves o un vecino de Acebo en las Cortes de Cádiz (I)

Juan Capistrano de Chaves representó, en las elecciones de 1810, a Extremadura. La obligación adquirida para trasladarse a las Cortes ubicadas en la Real Isla de León, al amparo de la Constitución de Cádiz de 1812,  supuso un auténtico calvario para este natural de Trujillo y vecino de Acebo

La Sierra roja de Extremadura

El Partido Socialista Obrero Español mantiene en la Sierra de Gata una hegemonía insultante, donde los nuevos partidos políticos no consiguen abrir una brecha que les asegure un futuro cierto. Bien estaría que los políticos regionales tomaran buena nota de esta fidelidad electoral y emprendieran una actuación masiva sobre esta zona deprimida y olvidada