Si no está en la red ¿existe?

El gran filósofo René Descartes nos deleitó con una frase célebre «pienso, luego existo», durante muchos años nuestro sentido común podía mantener a flote el significado de este frase en toda su plenitud, pero en la actualidad carece de valor…

“Si no tengo redes sociales o whatsapp ¿existo? “

Fijaos en la trascendencia de esta pregunta…A mí se me revuelven las entrañas…se me entristece el corazón y me tiembla el alma…

Publicamos diariamente TODO de nuestras vidas, dónde estamos, con quién estamos, qué hacemos…la gestión eficaz del disfrute del tiempo solo adquiere sentido si presentamos dos síntomas notorios:

- Tortícolis, por mirar continuamente nuestra criptonita: el móvil.

- Pérdida de huella dactilar en los dedos índice y pulgar, por su continuo uso.

En mi profesión, Psicología, cada vez existen más trastornos causados por el PHUBBING (acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar más atención al móvil u otros aparatos electrónicos que a su persona), por ello me rebelo socialmente para que tomemos consciencia.

Os voy a confesar algo: Podemos dejar de ser borregos y Tener voz y voto a la hora de tomar decisiones, podemos disfrutar de compartir momentos, pero más importante aún, podemos dejar de ser esclavos y volver a ser libres, ¿cómo? Dejando de consumir días y empezar a vivirlos.

Los avances en las nuevas tecnologías nos están aportando multitud de cosas magníficas, nos están brindando infinidad de aportaciones positivas para nuestro desarrollo, pero en el punto medio está la virtud…bastantes cosas tenemos alrededor que pueden causarnos algún desajuste personal, como para añadir a nuestra mochila episodios de ansiedad si no hay Wifi o aparece el símbolo de Sin Batería en nuestro telefóno y no está a nuestro lado los dos agujeritos salvavidas (cualquier enchufe)

Predico con el ejemplo, no tengo whatsapp y SIGO FORMANDO PARTE DE ESTE MUNDO, río, lloro, salto de alegría, me rodeo de grandes personas y una familia maravillosa, absorbo sin dependencia movilística todo lo que tengo alrededor… sigo mirando al mundo con ojos de niño…que son los únicos que captan la esencia de todo lo que les rodea.

Os animo al buen uso de la tecnología, a abrazar a quien tenemos al lado, a decir te quiero, no pierde importancia sino publicamos un sentimiento, al revés, si emitimos esas expresiones emocionales por nuestros labios y no por nuestros dedos, adquirirán la importancia que se merece.

Seamos Multiplicadores de Ilusiones… piensen en su felicidad… y no vendan sus vidas para alcanzarla… 

Si Descartes levantara la cabeza…repetiría su gran aportación con más ahínco… 

“LA FELICIDAD NO SE PUBLICA, SE VIVE”

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481