Aquel correo que llegaba en "valijero"

Cuánto romanticismo, espera y esperanza, encierran aquellos viejos correos y, por ende, sus depositarios, los carteros, que hacían más cercanas las relaciones entre los hombres gracias “a las cuatro letras”. Aquellos lejanos, románticos años, españoles en Africa o en Argentina, siempre anhelantes de noticias o los novios con el corazón en el Sahara o en Sidi Ifni. Hasta un buen automóvil marca “Hispano Suiza” nos unía, mi aislada y pequeña aldea, Palomero con Hervás y, desde aquí, al resto del mundo. Además de las cartas, los más raros e incunables, viajeros en el coche correo o en el de línea. Otro tanto, nos sucedía en Villanueva de la Sierra –creo que tío Adolfo y Manolo – allí íbamos a buscar cartas con eco de Carlos Marcel, por los emigrantes argentinos. Pero, ¿y  vosotros, vecinos de Sierra de Gata? Todo sería espera y esperanza, leer esas letras a la luz de un candil o un carburo. 

Hasta he localizado una relación de pueblos y sus “valijeros” en los pueblos de la Sierra. “Entra y sale tres veces a la semana, tomándolos todos los pueblos en la caja de Perales, que depende de la estafeta de Coria, y esta de la administración de Plasencia; no hay correo directo para Castilla.”

Aquel tío Rufo, años ha y  su platero que depositaría las cartas en San Martín de Trevejo, en aquel rincón del mundo, procedente del pago de Torrelamata, cuatro kilómetros, recompensado con pocas pesetas. Siglos antes, a Hoyos, llegarían las cartas, procedentes de la estafeta de Coria y recibidas en Perales y, todo este rito, a pie, dos veces a la semana. En Torre de Don Miguel, el correo llegaría a Gata “por valijero dos veces por semana”. En Santibáñez El Alto “se recibe en Gata, por propio, dos veces a la semana.” Y, en Acebo, “se recibe de la estafeta de Perales dos veces a la semana”. Y, en Valverde del Fresno, “el correo se recibe en Perales por valijero dos veces a la semana”, y lo mismo ocurre en Trevejo. En Hernán Pérez, “se recibe en Gata por un propio cada tres días”. Y en Villasbuenas de Gata, “se recibe en Perales por carga vecinal, tres veces, a la semana”. “En Perales, el correo se recibe en Coria por el valijero de la estafeta del pueblo, dos veces a la semana”. En Eljas, también se recibía “por medio de valijero, que pagan entre los seis pueblos comarcanos.”

“En Descargamaría se reciben en la estafeta de Gata por un propio como carga vecinal, sin guardar regularidad en entrar ni salir”.

Creo que merece la pena, sucintamente, conocer este pasado. Qué dura era la vida, especialmente, en la comunicación, lo “mismo que ahora”. Aquí os dejo, queridos lectores, estas perlas, cuando vivir era una dura travesía. Pensad en las familias que tenían soldados en Africa, de ahí que nacieran familias entrañables, por su estancia, en el lejano continente. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481