LAS LETRAS DEL VIENTO. Plaza del Olivo

PLAZA DEL OLIVO    

Plaza del olivo /plaza tan tuya / tan mía /Yo no te olvido.

Cómo he ido dejando mis pies, El Collado arriba, Collado abajo, la luna cercana y clara, reflejada en un facistol los poemas de Antonio Machado y derramados hasta donde el Duero traza su curva de ballesta, en un olor a cera, en la ermita de San Saturio, cita mayor donde el hombre alivia penas, como endecasílabos mustios en un rumor de versos, por donde el padre Duero levanta acta de amores y penas, en su andadura de caballero medieval hasta pasado Almazán, donde los chopos lloran la orfandad de sus hojas mustias.

No tengo con qué pagar este rumor de ruiseñores, cuando me siento junto al olivo, en su plaza, para dar fe de este árbol bíblico, ramas líricas colgadas de los cielos extremeños. Hace unos años, ¿quién iba  soñar con un olivo en Soria?. Pues helo aquí, en su plaza y me siento junto a él y, escribano, doy fe de sus hojas plateadas y de las musas de la ciudad, notario mayor, por momentos, de afectos, palabras y silencio.

Sí, nos tuteamos, hermano olivo – que diría San Francisco -, por qué no. Y me muestra su decálogo, escrito con sus hojas en la plaza que lleva su nombre: Reza así: 

“Mandamientos de la dieta y cultura mediterránea”-. 

El primero: “Tomarás aceite de oliva todos los días de tu vida”. Segundo: “El pan y los Plaza del Olivo de Soria. Juan Antonio Pérez Mateoscereales no olvidarás”. Tercero:”Las frutas acompañarán tus comidas.” Cuarto:”Ensalada a diario comerás”. Quinto: ”Hortalizas, verduras y legumbres combinarás.” Sexto: ”Sin pescado no vivirás” . Séptimo: ”Diariamente leche beberás”. Octavo: ”No excederás el consumo de grasas saturadas.” ”Noveno: ”Laborables y festivos caminarás”. Décimo:·”Siempre compañías procurarás”.

Estos diez mandamientos se resumen en dos:”Amarás la dieta mediterránea como a ti mismo. Al prójimo trasmitirás sus beneficios”. Dr: J.M. Rué. Soria, octubre 2008. 

Quién iba a encontrar esta perla en la soledad soriana. “Soria pura; cabeza de Extremadura”. Aquí que respiras versos de Machado, compañero en Baeza de Arsenio Gállego, lírico y matemático, casado con Doña Mercedes Cantero, muchas vivencias en Villasbuenas de Gata, donde ejercerían el magisterio sus suegros. Qué lejano está todo y, sin embargo, qué cercano.

Juan Antonio Pérez Mateos, escritor y periodista.