-- Me lo dijo un amigo mío cuando se presentó como candidato a alcalde de lo que ahora dicen gran ciudad: “A partir de este momento, amigo Juan Bautista, me llamarán de todo y me acusarán hasta de ser el asesino de Manolete”.

-- Ja, ja, ja.., estos dichos son alucinantes, exactos como el refranero español.

-- Fíjese usted, amigo Nicasio, si lleva razón. No tiene más que mirar al entorno de Podemos. Su lider ha pasado, por el arte de birlibirloque,  de ser un respetado comentarista de televisión a ser el enemigo número uno de la nación.

-- Como diría el mismo mentado: enemigo de la casta.

-- Sobre todo de la casta que representa la caspa.

-- Si porque las acusaciones primeras, aquellas que decían friki o lo llamaban bolivarista eran chocantes, pero esta acusación de proetarra clama al cielo.

-- Estas afirmaciones ni son reales, ni espontáneas, están milimétricamente estudiadas, eso es lo que entristece a la gente. Los grandes partidos montan agencias de inteligencia que, en lugar de dedicarse a estudiar los problemas de España, que son muchos, trabajan incansablemente en buscar respuestas a todo lo que les estorba. Todas las mañanas salen correos con las consignas a defender.

-- Pero don Juan Bautista, Podemos le quita votos a los socialistas y a los comunistas, yo creo que lo confunden con Ciudadanos.

-- Nicasio, estas agencias no están regentadas por cuatro bobos que se dedican a escribir whatsapp anónimos o facebook sin firma, estos no twitean para perder el tiempo, bueno…, a lo mejor sí. Lo que ocurre es que Podemos se llevará los votos de centro sino se les mete miedo por donde más les duele a estos votantes. De paso manda aviso a los votantes de otros partidos de izquierda para que cambien su voto. Tienen muy claro que sólo se transforma un país desde el poder político.

-- Sí. Ahora que lo dice usted don Juan Bautista, hicieron lo mismo con Zapatero.

-- Ese hombre pecó de bueno, Nicasio. Demasiado buena gente para los tiempos que corren.

-- El se decía a sí mismo, talante.

-- Pues el talante se lo llevó por delante.

-- Harán lo mismo con Eduardo Madina, con Pedro Sánchez y con Alberto Garzón.

-- Téngalo usted por seguro, amigo Nicasio, en cuanto que salgan elegidos tardarán segundos en lanzarse a sus yugulares y acusarles de ser los causantes de la muerte de Manolete. Lo mismo da el grado de verdad que de mentira. Son capaces de llevarse por delante al mismísimo Felipe VI, si se le pone por delante. No está el cielo negro de nubes tormentosas, sino de buitres que acechan la presa.

-- Manolete, Manolete,.., si no sabes torear pa que te metes. Sabía usted que no murió de la cornada sino de una transfusión de sangre incompatible.

-- No, no lo sabía. No es mi fuerte el mundo de los toros. Ahora comprendo porque buscan a los causantes de su muerte.

-- Lo bueno, don Juan Bautista, es que se está produciendo una renovación política en toda regla.

-- Así es, primero la jefatura del Estado y ahora los partidos políticos.

- También las leyes. Primero la de aforamiento del rey Juan Carlos I y ahora la elección directa de alcaldes.

-- Es la única forma de evitar coaliciones de perdedores, Nicasio.

-- No bromee usted con estas cosas, don Juan Bautista, se me ponen los pelos como escarpias. Aquí hay coaliciones de perdedores cuando las crea el adversario y coaliciones para salvar España, cuando son los amigos.

-- Pues lo han titulado: “mejora de la calidad democrática de las instituciones”.

-- No, si por títulos que no quede, para eso se han gastado buenos cuartos en cursos para nombrar las cosas sin nombrarlas.

-- ¿Qué?. No sabía que había escuelas de esto.

-- Usted se encierra en su casa de la calle de los Olivares y venga antropocultura y vengan timbres. La gente se forma, don Juan Bautista. Hay cursos para todo: cómo hablar en público, la estructura del mensaje, cómo minimizar el sentido de las cosas, cómo poner nombres sin que sean el nombre exacto, yo que sé.

-- ¡Caramba!. Por eso para no decir “rescate económico”, se decía “préstamo”, “línea de crédito”, “apoyo financiero”, “recapitalización”,…

-- Ya nada se llama como debiera llamarse. Los autores de los diccionarios políticos, coleccionistas insaciables de nuevos vocablos, se están poniendo las botas.

-- La verdad es que los politicólogos sacan a la luz problemas absurdos que, ayudados del altavoz de los palmeros, consiguen la atención de la gente. Les basta con asegurar, una y otra vez, que estos debates son los que están en la ciudadanía.

-- Otra vez el pueblo soberano sin el pueblo soberano. ¿Pero con que parte del pueblo hablan los políticos?.

-- El escritor al que yo publico diría que hablan con las bestias y estás están manejadas por los caciques.

-- Anda que también, ese escritor suyo está obsesionado con los caciques, ¡eh!. Menuda tabarra. Los políticos deberían estar permanentemente consultando con la gente mediante referéndum.

-- Pero claro, consultas de temas que preocupen de verdad.

-- ¿Cómo por ejemplo?

-- ¿De estas tres afirmaciones señale la más adecuada según su soberano criterio?. Cree usted que los políticos deben dedicarse a:

  • Crear empleo.
  • Asuntos de sus partidos.
  • Rascarse el ombligo.

-- No está mal. Es directa, si.

-- Mejórela usted si puede, Nicasio.

-- Cree usted que los políticos deben dedicarse a:

  • Evitar los desahucios.
  • Arrastrar, tirando de los pies, a los desahuciados.
  • Silbar canciones del spaghetti western.

-- Cree usted que los políticos deben dedicarse a:

  • Meter dinero en el fondo de pensiones.
  • Meter la mano en el fondo de pensiones.
  • Aprender meneitos y bailes de salón.

-- Cree usted que los políticos deben dedicarse a:

  • Poner más médicos en el sistema público de sanidad.
  • Seguir quitando médicos de la sanidad pública.
  • Perseguir a los pacientes, por los pasillos del Hospital, con una sierra eléctrica.

-- Parto de la confianza clara, don Juan Bautista, de que de todos los ítem, saldría el primero, ¿pero que ocurriría si por un casual sale el tercero?.

-- Nada. Si sale el segundo nos quedaríamos como estamos y si sale el tercero, también, pero más divertido.

-- Y así podríamos tirarnos tardes enteras en este entretenido juego de esta España mía, esta España muerta…

-- ¡Joder!. Para ser tan culto que bruto se pone usted a veces, don Juan Bautista.

-- No si no es una frase mía, es de Cecilia. Decía esto en una de sus canciones.

-- Me suena la música, pero no la letra.

-- ¡Claro!. Porque la censuraron. Usted conocerá conmigo lo de: “esta España mía, esta España nuestra…”. Sabe que también al escritor que yo edito le censuraron una novela.

-- Si lo sé, y le impusieron multa y cárcel, pero se libró de ellas por un indulto real. Me lo ha contado 28. 500 veces.

-- Pues mira tú por donde. Las mismas cantidad en que se ha reducido la plantilla de trabajadores de la sanidad pública en dos años.

-- He soltado la cantidad al azar, podría haber redondeado en 24.000 veces.

-- Pues acertaría usted Nicasio, con la cantidad de profesores que se han perdido en dos años. Tenga 3 euros y cómpreme el cupón del viernes.

-- Déjelo ya, don Juan Bautista. Mañana hablaremos del Gobierno.

-- Y de su oposición, Nicasio, y de su oposición. No lo olvide.

-- Perdone usted, don Juan Bautista, no me acordaba que existe.

- No sabemos que exista, pero haberla, hayla.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481