El pasado mes de mayo de este corriente año de 2013 nació en Sierra de Gata un nuevo periódico impreso con el nombre de Sierra Viva. Fue el número cero una puesta en escena que ha continuado con la edición del número uno, para los meses estivales de julio y agosto. Se trata de un proyecto financiado con las ayudas europeas “Enfoque Leader”, gestionadas por Adisgata.

Esta publicación gratuita, que es bimensual, cuenta con dieciséis páginas. El periódico está editado por la Mancomunidad Integral de Municipios Sierra de Gata, con “El Periódico de Extremadura”, y se distribuye por los ayuntamientos, centros de salud, consultorios médicos y librerías de Sierra de Gata.

La responsable de la coordinación y redacción, de este proyecto gráfico, es la periodista serragatina Sara Fontán quien, desde hace más de año y medio, dirige magistralmente el primer periódico digital del noroeste de la provincia de Cáceres, con el nombre de “Sierra de Gata Digital”, autora, junto al diseñador José Luis Villa, de la idea original.

Sierra de Gata Digital

Hay que reconocer que este último diario mencionado, tal vez por su condición online, muestra una viveza impresionante en sus bloques de actualidad. A ellos añade una ingente cantidad de información de interés práctico, servicios al ciudadano y recursos de los espacios mancomunados. Sierra de Gata Digital ha conseguido cubrir, en este su primer año y medio de funcionamiento, las necesidades informativas de los vecinos y vecinas de Sierra de Gata y de todos aquellos y aquellas visitantes que se acercan, con más o menos frecuencia, con la intención de conocerla. Al menos esta es la dirección de los numerosos comentarios que he recibido durante estas vacaciones estivales.

En este sentido Sierra de Gata Digital está sirviendo de fuente de información a tres grandes grupos de lectores: los vecinos de la Sierra, aquellos que se marcharon a vivir fuera y, como decíamos anteriormente, a quienes se acercan a la Comarca con la mirada curiosa del visitante, una realidad que se ve reflejada día a día.

El equipo de Sierra de Gata Digital afrontó este reto bajo dos premisas básicas: proximidad y utilidad de la información para sus lectores. Información local, comarcal y regional e información y crítica económica, cultural, de interés social y deportiva. Toda la información de Sierra de Gata a un clic o a un golpe de ratón.

A estas secciones Sierra de Gata Digital suma otros apartados que narran lo que aquí sucedió antaño. Porque otra de las características de Sierra de Gata Digital es su férrea voluntad de conjugar el registro de la actualidad con el inventario de saberes tradicionales que han hecho de esta tierra lo que hoy es. Porque frases célebres, leyendas populares y hombres ilustres están a punto de perderse con cada doblar de campanas. Como también se perderán, con cada repique, las recetas culinarias de las bisabuelas o el uso medicinal de las plantas silvestres, este digital ha creado un espacio para ellas. Rutas y sendas, propuestas para visitantes, planes en familia, un mercado de segunda mano entre particulares y los estrenos de cine en las salas más próximas completan su contenido.

Sierra de Gata Digital se apoya en una extensa red de colaboradores y corresponsales que recaban la información sobre todo cuanto sucede en la sierra y su comarca. Sierradegatadigital.es, es una publicación viva que va creciendo y adaptándose a las necesidades y sugerencias de sus lectores porque, al fin y al cabo, ellos son los principales destinatarios de todos estos esfuerzos.

Algún día, cuando el transcurrir del tiempo deposite el suficiente poso, la larga sombra de Sierra de Gata Digital, se dejará ver por entre el laberíntico entramado de los diez mil caminos entrelazados, de las redes informáticas comunales. Leeremos entonces, como los marinos saben beber de las estrellas, la historia viva de la Sierra. Que es tanto como ahora, en este tímido presente, gritar Sierra de Gata vive.

Sierra Viva

Una estructura similar a la anterior con secciones de economía, sociedad, cultura, empleo, proyectos y actualidad, circunscritas al ámbito de Sierra de Gata es lo que pretende Sierra Viva. Emula en su nombre a otras publicaciones comarcales y regionales, de características similares, para dar con ello continuidad a lo perdido en la desaparecida publicación de “La Crónica de Sierra de Gata”, que antes fuera la “Crónica de la Comarca de Sierra de Gata”. Le diferencia, de la publicación digital, su tirada bimensual, por la que pierde la frescura necesaria para moverse por el ámbito articulista vivaz. Su función se torna entonces más documentalista, aunando el pasado reciente de dos meses con el futuro, que prevé, en los siguientes próximos dos meses.

Tiene, en ese sentido, una estructura más de revista gráfica que de periódico, aunque la fórmula final de su diseño imite más a este que a aquella. Posiblemente sea por un intento de acercar la publicación a la población de más edad, mayoritaria en la zona, más reticente a la utilización digital, lo cual no impide cumplir si finalidad en tanto pretende consolidar el espíritu, la unidad y la solidaridad entre los vecinos y vecinas de la comarca, difundir la historia, los hechos, anécdotas y costumbres y de informar sobre todos los aconteceres de esta nuestra Sierra de Gata.

En este sentido, a mi juicio, se hacen imprescindibles esos artículos que describen una visión general de las vivencias vecinales, individualizadas por cada localidad, con la fuerza imprescindible de lo común, generador de la entidad del territorio de la Sierra. Potencia, así mismo, la unidad de los vecinos y vecinas estantes y su capacidad turística dirigida al recuerdo del visitante endógeno, estremecido por añoranzas y nostalgias, y al visitante exógeno que descubre para él y su familia una nueva tierra. Quedan sólo limitados por el encuadre comarcal de la publicación.

Las pequeñas noticias de calado general y las interesadas por lo social, deportivo, humanitario y cultural completan la fuerza real de la publicación. Estas, aparte de aportar una lectura más amena, restan aspereza a la necesaria obligación de mantener informados, a los vecinos mancomunados, de los diferentes proyectos realizados o en fase de ejecución. Esta información mancomunada lo será sólo desde el infalible punto de vista institucional, que siempre, nos guste o no, volcará la noticia desde la particular visión del interesado, buscando la parte positiva que esta conlleva, y aporta, aparte de lo dicho anteriormente, nuevas ideas para intervenciones municipales futuras, que se trasmiten pueblo a pueblo.

Por tanto, al ser una publicación institucional, es lógico que sus objetivos principales vayan dirigidos a lograr el avance compartido de nuestra tierra y la cohesión como territorio. Empeño este que no es baladí, ya que la historia nos demuestra que, esta unidad territorial, fue denegada geográficamente hasta 1833 y, hasta hace bien poco, contó con no pocas reservas para entenderla con el sentimiento de una geografía, una economía y unos problemas comunes, como fue el caso de Moraleja, y que puede verse de nuevo truncada si la nueva ley sobre las administraciones locales elimina las mancomunidades.

No obstante, siendo estos objetivos loables, no se debe caer en la tentación de presentar un medio de comunicación, excesivamente burocratizado. Restará eficacia, a la propia difusión de la información pretendida. El excesivo beneficio de sus propios objetivos y fines, al final, se verán perjudicados si la publicación cae en unos índices mínimos de lectura.

A estos objetivos y fines, también puede colaborar, positiva o negativamente, la distribución que se encomienda a los ayuntamientos, centros médicos y librerías y que debería, al menos, encomendar a los primeros, la distribución de un número determinado de ejemplares por los bares y restaurantes de cada uno de los pueblos mancomunados, ya que estos son lugar de encuentro y lectura permanente, por parte de los parroquianos, de los periódicos de que disponen, ejerciendo de efecto  multiplicador.

Damos pues nuestra bienvenida, a esta nuestra Sierra de Gata, a este nuevo medio de comunicación que es “Sierra Viva”, y le deseamos lo mejor y un largo recorrido por el bien del común de los pueblos que componen esta mancomunidad de municipios.

¡Mucha mierda!.