Nunca he sido partidario de tratar los temas en “caliente”, especialmente este de los incendios forestales. Pero es cierto que este escrito, pensado para intentar poner cierto orden en la avalancha de informaciones tras el Incendio que afectó a la Sierra de Gata el trágico agosto de 2015, ya puede retomarse con algo de perspectiva pasado el medio año.

Pensando un título que sintetizase este artículo resulta que el primero que me vino a la mente ya lo utilicé en el año 1999 en un comunicado(Extremadura arde ¿insólito? - Comunicado PROFOR - enero de 1999) que escribí como Vicepresidente en Extremadura de la Asociación Nacional de Profesionales Forestales, PROFOR. En esa época también trabajaba como Agente de Medio Ambiente en Hoyos y otros pueblos de la comarca que han sido afectados. Aquel fue un mal año porque un invierno especialmente seco hizo que la mayor superficie quemada se produjera fuera del verano. Y es que en esa época el INFOEX (Servicio Autonómico de Prevención y Extinción de Incendios Forestales) no funcionaba a pleno gas todo el año. En el año 2000 volví a la carga pero esta vez en mitad de la campaña de verano, intentando relacionar el asunto con aquello que se empezó a potenciar o promocionar en aquella época: El Desarrollo Rural. (Incendios forestales y desarrollo rural – Comunicado PROFOR - agosto de 2000)

Y releyendo aquellos escritos sólo saco una conclusión, aunque el operativo de extinción se ha multiplicado, y el consiguiente gasto, en cuanto a los resultados: Pocas cosas han cambiado.

El último gran incendio que afectó a la zona fue el de 2003 que quemó parte de los términos de Acebo, Hoyos y Perales (con una semana de diferencia respecto a 2015 ya que fue durante las fiestas de Acebo) y que fue muy bien reflejado por el director Montxo Armendáriz en su película “Escenario Móvil”. En aquel año también ardieron las comarcas de Valencia de Alcántara y las Hurdes, siendo el peor año en superficie quemada de las últimas dos décadas en Extremadura.

Son raros los grandes incendios fuera de las comarcas del Noroeste de Extremadura y no es que no los haya (Valencia de Alcántara y Cañamero son ejemplos de 2003 y 2005 respectivamente) pero no son nada comparables con la magnitud y frecuencia de los de Sierra de Gata y Hurdes.
Es más, algunos incendios se repiten una y otra vez en las mismas condiciones, en los mismos parajes y en fechas parecidas con diferencias únicamente en las condiciones climáticas locales de esas fechas. Recuerden los incendios de Acebo de ¿1998?, 2003 y el de ahora de 2015. Estos tres incendios prácticamente se iniciaron en los mismos lugares, a la misma hora y tuvieron un comportamiento parecido en sus inicios, pero la superficie quemada se ha multiplicado por 10. 
 Si, en algunas comarcas como Sierra de Gata los grandes incendios se repiten con una precisión que asusta.

Y ¿como hemos llegado a todo esto? Pues vamos a entrar en detalle. Pero como hay mucho que decir voy a dividir este artículo en varias partes que trataremos en distintas entradas. Primero hablaremos de la comarca de Sierra de Gata, sus características y en especial las que la hacen sensible a siniestros de este tipo. Después trataremos de los incendios en general y del incendio de agosto en particular. Los dos últimosapartados se centrarán en el siempre polémico ¿y después qué?

LA COMARCA DE SIERRA DE GATA

La Sierra de Gata es una comarca del Norte de la Alta Extremadura con unas condiciones que la hacen más proclive que otras a los grandes incendios.

Por una parte es una zona de fuerte despoblación desde los años 60 que ha producido un paisaje donde se mezclan lo urbano, lo forestal y lo agrario, en buena parte sin explotar. Así se suceden terrenos forestales bien tratados (normalmente públicos y muy escasos) con otros en estado semi-salvaje (normalmente privados) con terrenos agrarios en explotación y muchos abandonados. La cabaña ganadera también está en fuerte retroceso, con una polarización hacia el ganado subvencionado en detrimento de otras especies más adaptadas pero de manejo más complicado como es el caso del caprino.

Otra particularidad es que las poblaciones normalmente se encuentran asentadas dentro de estas zonas sin espacios de transición. También existe mucha vivienda dispersa y un fuerte aumento de población en verano. Realmente es improbable, aunque no imposible, que en Moraleja, con una distribución entre lo rural y urbano muy distinta se lleguen a dar las situaciones vividas en Acebo, Hoyos y Perales el pasado verano.

Por otra parte una climatología de carácter atlántico, muy parecida a la de otras regiones como Galicia y el norte de Portugal, hace que la vegetación prolifere, especialmente la natural e incluyendo la forestal. No es casual que estas tres zonas de la Península se comporten de forma parecida en lo que se refiere a los incendios forestales.

Las especies favorecidas por estas características de climatología y abandono agrícola han sido algunas fomentadas por la Administración, como es el caso de los pinos, pero también han proliferado robles y castaños y también algunas especies de matorrales, especialmente los brezos

Un inciso: Volviendo a los pinos, antes, no es que no los hubiera, como se viene diciendo, es que no había casi nada de arbolado y el que había se mantenía limpio y aclarado. En la actualidad y debido al descenso de la cabaña ganadera y de la actividad agrícola y a una climatología con una pluviometría superior a la media, la superficie forestal avanza a unos niveles insospechados hasta hace unos años (se habla de 3500 Ha/año para el total del país). Lo que pasa es que es un crecimiento “desordenado" (o natural) que se traduce al final en un aumento de los grandes incendios.

Realmente y hablando con los viejos del lugar, estos no recuerdan semejantes siniestros que se vienen produciendo desde los años 70 con la despoblación y las primeras repoblaciones, que en la zona (Sierra de Gata, Hurdes, El Rebollar y Beira Alta Portuguesa) fueron casi monoespecíficas de pino. Pero puntualicemos: No todas las comarcas que mantienen estos pinares son pasto del fuego. Ya hablaremos más adelante de ello.

Una última característica que se me había pasado y que no ayuda precisamente en el caso de los incendios es que se trata de una Región Fronteriza. La frontera, que históricamente tiene mucha causa en la despoblación y el atraso de la Sierra de Gata, también ha sido una desventaja a la hora de afrontar los incendios. Y aquí tenemos dos: Con otra comunidad autónoma y con otro País. Esto añade problemas extra a todo tipo de gestión y que se presentan de forma muy marcada en las tareas tanto de prevención como en la propia extinción.

Cuadro 1

Características de la comarca de Sierra de Gata que más inciden en los incendios forestales:

1º Zona fronteriza con gestión limitada o dificultada políticamente por este hecho.

2º Zonas despobladas con fuerte aumento de la población en verano.

3º Unas condiciones climatológicas favorables durante casi todo el año a la proliferación de vegetación forestal.

4º Condiciones desfavorables en cuanto a topografía, vientos dominantes, baja humedad y altas temperaturas en verano.

5º Entorno rural en estado de semi-abandono lo que produce un paisaje donde la continuidad vegetal es la norma y no la excepción.

Cuadro 2

Grandes incendios en Sierra de Gata

Grandes Incendios Sierra de Gata

En la anterior tabla se aportan datos de los incendios forestales en Extremadura y se añaden los grandes incendios forestales (GIF) que sucedieron en Sierra de Gata en cada año desde 1991 hasta 2015. Puede que falte alguno. El de Santibañez el Alto no fue exactamente un GIF pero lo hemos incluido por la peligrosidad que representó para la población. Los más avezados podrán captar ciertos patrones en la secuencia de años y superficies. Volveremos a hablar de estos datos en capítulos posteriores y añadiremos datos muy interesantes sobre la organización y el coste de cada campaña...

NOTA. Este artículo ha sido publicado en el blog de Hermanamiento Hoyos-Sainte Verge por su autor. Allí pueden verse también las imágenes que acompañan a este texto. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481