Nuestra Sierra de Gata, como otros muchos espacios de nuestra tierra, es una explosión de naturaleza que en época estival, se convierte en un escenario propicio para incendios intencionados algunos, involuntarios otros, pero todos, atacan nuestro patrimonio más valioso.

Son muchos los análisis, reflexiones, informes y hasta comisiones, en los que se evalúan acciones, intervenciones, medidas y recursos, pero no incidimos en la prevención, que en este ámbito, como en el resto, es mucho más eficaz y eficiente. 

Son muchas las medidas que se podrían adoptar, pero la más inmediata es el cuidado y mantenimiento de esos espacios, algunos de titularidad privada y otros muchos de titularidad pública. Y no hay más que pasear por nuestras sierras, para comprobar el descuido y abandono en el que se encuentran muchos de éstos, con el riesgo que conlleva. 

Lo más evidente, la necesidad de desbroce, una técnica que de modo artificial tiene un elevado coste económico, además de ser necesaria destreza para el uso de las herramientas necesarias y para la que tenemos una alternativa natural, ecológica, sostenible y respetuosa con el  medio ambiente con el que convivimos. Podemos y debemos convertir nuestros rebaños de ovejas y cabras en un recurso preventivo, y minimizaremos los riesgos de incendio, que nos hacen mirar al monte durante todo el periodo estival, con temor a revivir sucesos pasados.

Es la combinación entre agricultura y pastoreo, patrimonio intangible, Una cultura milenaria acumulada durante generaciones que se rompe con cada abandono y que multiplica el riesgo de incendios por la dejadez del territorio.

El pastoreo preventivo, aclara el monte y favorece la biodiversidad, y ganamos la batalla a los incendios durante el invierno.  Emplear rebaños de ovejas, cabras y los caballos resulta un método alternativo y más barato que el desbroce en el que se requiere de personal y medios. Además, la antigua práctica del pastoreo mejora la estética del paisaje.

La Sierra de Gata es un lugar mágico, un espacio único, que como otros de nuestra Comunidad Autónoma, merece ser tratado con respeto y de manera sostenible. Es un patrimonio único, vulnerable, en el que es necesario invertir para prevenir, y la combinación entre agricultura y ganadería es ecológica y asequible, además de poner en valor ocupaciones tradicionales.

Si pastoreamos de forma preventiva en nuestros espacios naturales, algún día nos olvidaremos de cómo son los hidroaviones.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481