Tras más de 1.000 días sentada a este ordenador generando información sobre la Sierra de Gata, creo que ya puedo dar por cumplida mi palabra y mi compromiso con los vecinos  y con la tierra que tan bien me acogió y consoló cuando llegué a ella aquel otoño de 2006. Hace tres años prometí, cuando presentaba a los lectores este nuevo proyecto editorial, que nacíamos con vocación de permanencia, que queríamos situar para el mundo a Sierra de Gata en el mapa, que queríamos ayudar a conservarla y contribuir a su crecimiento.

De mi compromiso quienes mejor pueden hablar son aquellos que forman el equipo de colaboradores de este diario. Durante estos tres años me han acompañado como si fuera suyo este proyecto que vio la luz el 21 de febrero de 2012. No han fallado nunca a su cita semanal con nuestros lectores, a nuestra cita con la Sierra. 

Tres años después de aquel primer día he aprendido mucho gracias a la Sierra y a los serranos. Gracias a ellos, me he convertido en una moderna periodista digital, a mi edad. Gracias a ellos, manejo las redes sociales y los CMS. Gracias a ellos, ahora soy, además de periodista, Community manager.

Si en el plano profesional mucho he de agradecer a la Sierra, en el plano sentimental mi reconocimiento no puede ser menor, ni menos profundo. Muchos han sido los mensajes de agradecimiento por apoyar causas pequeñas hasta convertirlas en grandes causas, muchas las muestras de apoyo verbal al trabajo realizado. Y desde aquí quiero yo devolver estas muestras y confesar que el agradecimiento es, sinceramente, mutuo. Y es mutuo porque en no pocas ocasiones me han elegido para contarme sus problemas, para confiar en mi apoyo, en mi capacidad de cambiar los acontecimientos. Espero no haber defraudado nunca su confianza.

Pero ha llegado el tiempo, con la mirada puesta atrás, de seguir personalmente adelante. Aprovecho la red de contactos que he ido elaborando día a día en todos estos años para buscar un empleo remunerado. El proyecto editorial --Sierra Viva-- cuyos ingresos empleaba en sufragar los gastos de este periódico, que nunca ha contado de todo el apoyo económico necesario, ha llegado a su fin.Y ahora necesito un empleo, porque trabajo, y mucho, ya tengo.

Qué tiempos estos en los que hay que unir las palabras trabajo y sueldo, como si no fuera redundante, como si el primero no llevara inmerso el segundo.

En este enlace pueden descargarse mi historial profesional todos aquellos que estén interesados y puedan ofrecerme una salida laboral.

Gracias.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481