contrabando
La ruta del contrabando

La ruta del contrabando

Bastantes años después de la posguerra española todavía existía contrabando en la frontera hispano-lusa, presente desde tiempo inmemorial. Las dificultades económicas derivadas de una agricultura improductiva empujaban a gente humilde...
Crónicas del Contrabando y de Contrabandista VII

Crónicas del Contrabando y de Contrabandista VII

La casa se encontraba en un mutismo absoluto, y así fueron transcurriendo las horas; hasta que un fuerte golpe y unas pisadas en el sobrao de la casa, que hacía las veces de pajar, despertó al joven Emiliano

Crónicas del Contrabando y de Contrabandista VI

Emiliano y su hijo menor se quedaron pálidos; lo primero que les vino a la cabeza era que tal vez Simeón se hubiese confundido de sitio. Cuando éste asomó su rostro vampírico desde el interior de la galería éstos entendieron que no había lugar a equívocos; les habían robado el mineral...

Crónicas del Contrabando y de contrabandistas (V)

La última parada de la tía Cadiada en Acebo siempre la hacía a la altura del Crucero del Cristo, enfrente de la Ermita del Cordero Bendito. Allí, sobre los pequeños peldaños del Crucero exponía sus artículos y de inmediato se veía rodeada por un séquito de féminas a las que se les iluminaban los ojos...

Crónicas del contrabando y de contrabandistas (III)

Lo primero que se subastó fue la mercancía y el comerciante de la localidad no tuvo problemas para hacerse con la misma; ya que tan sólo recibió una única oferta, la suya. Sin embargo las mulas que parecía que sería lo que menos ofertas recibiese, se convirtió en el objeto deseado de ambos grupos rivales de contrabandistas....

Historias del contrabando y de contrabandistas (II)

Evidéntemente ambos sabían que si les cogían a ellos se jugaban bastante más que si las fuerzas del orden tan sólo decomisaban la carga, por ello decidieron picar espuelas y con su afilados cuchillos cortaron las cuerdas que fijaban la mercancía al lomo de sus mulas. Pero esta vez la Guardia Civil no estaba dispuesta a dejar escapar a estos dos contrabandistas...

Crónicas del contrabando y de contrabandistas

Era noche cerrada en Acebo, una densa niebla cubría todas sus calles; impidiendo ésta ver más allá de un metro de distancia. Aún así, Emiliano y su cuñado Macario se habían arriesgado a entrar en el pueblo con una pesada carga de azúcar, café y pan a sus espaldas, traído todo ello desde el vecino Portugal...