plantas
La Botica de la Sierra
El ajo

El ajo (Allium sativum L.)

En muchas civilizaciones como China, Roma y Grecia, el ajo se consumía a diario en grandes cantidades como medicina preventiva, para dar energía y proveer protección de todo tipo de males. Los antiguos judios lo recomendaban para los hombres que querían cumplir con sus deberes matrimoniales a causa de su fama de afrodisiaco

Cultura

La revista Folia Botánica Extremadurensis recoge diez especies de plantas desconocidas en la región

El Grupo de Investigación Habitat, integrado por investigadores del Centro La Orden-Valdesequera, ha publicado un nuevo número de la revista "Folia Botánica Extremadurensis", en el que se describen diez nuevas especies de plantas que se incorporan a la flora de Extremadura, algunas de las cuales eran desconocidas incluso para la ciencia, lo que supone una aportación a nivel mundial

La Botica de la Sierra
, ciprésportada.png

Ciprés (Cupressus sempervirens L.)

Por todas sus virtudes y su falta de peligrosidad, el denominado árbol de la muerte, bien podría denominarse "Árbol de la vida", pues eran tan famosas sus virtudes balsámicas, que los enfermos de asma u otras enfermedades del pecho acudían a respirar el aire de sus bosques para recuperar su salud
La Botica de la Sierra
, cilantro portada.png

El cilantro (Coriandrum sativum L.)

Sus frutos se emplean principalmente para cobatir la atonía gastrointestinal, como tónico estomacal y carminativo. Es recomendable en infusión durante los estados fébriles o gripales, cuando para recuperarnos necesitamos ese suplemento de vitamina C, y también durante los estados de fatiga o apatía en general.
La Botica de la Sierra
, Albahaca.jpg

Albahaca (Ocimum basilicum L.)

Planta de múltiples virtues, por ello siempre fué cultivada por las amas de casa con cariño, se considera estimulante, antiespasmódica, tónica estomacal, aperitiva y carminativa e incluso afrodisíaca
La Botica de la Sierra
Ajenjo

Ajenjo (Artemisia absinthium L.)

Esta planta es muy aromática con intenso sabor amargo, muy desagradable por lo persistente. El ajenjo se recolecta en verano, cuando florece, suelen cortarse sus ramas florecidas con las hojas que acompañan los ramilletes.Debemos procurar desecarlas rápidamente y guardarlas al abrigo del polvo y la humedad.